24 horas en Praga

6 min


Autor: Roman Boed

¿Tienes una escala de un día en la capital checa? Eso es un total de 24 horas para explorar lo que la “Ciudad de las Cien Agujas” tiene que ofrecer. Puedes pasar innumerables días en esta ciudad, pero en este viaje sólo tenemos el uno, así que vamos a hacer que valga la pena.

Por la mañana

Primero lo primero: sacar un poco de dinero en efectivo o cambiar los dólares que tengas por la moneda local. Encuentra un cajero automático, un banco, un lugar seguro para hacer esto, sea cual sea su situación. Esto es un paso obligatorio, por que sino vas a tener problemas con tu tarjeta de crédito durante todo el día.

Breakfast

En segundo lugar: obtener algunas monedas. Una de las cosas que aprendí en Praga fue la importancia de las monedas, y definitivamente no las sacas del cajero automático. Afortunadamente, resolver el problema de conseguir monedas es una gran excusa para ir a disfrutar de un buen desayuno. Hay miles de opciones, de todos los tipos y para todos los gustos, solamente tienes que encontrar uno que vaya contigo. Ya con monedas en el bolsillo dirígete al potraviny (mercado) más cercano. Ahhh, algo muy importante es que compres una botella de agua para tener todo el día por las dudas, ya que el agua no es gratis en todos los restaurantes, y en la mayoría de los casos es más caro que la cerveza.

Todo este lío de conseguir monedas no es en vano, es para conseguir 110 CZK para poder comprar el pase de 24 horas para utilizar el transporte público. (Nota: el pase se puede comprar con tarjeta o billetes en las ventanillas, pero a veces las están cerradas, incluso si están abiertas, a veces los que atienden son tímidos si no hablas checo, así que sería un problema.)

El paso final es bajar en una de las paradas de metro y poner tus monedas en la máquina expendedora para obtener tu pase diario. Recomiendo encarecidamente comprar el pase. He oído muchas historias de personas que reciben una multa de hasta 1000 CZK (alrededor de 40 dólares) por no hacerlo.

Vyšehrad

Una vez en el arriba debes subirte a la línea C rumbo a Vyšehrad, que es el nombre de la parada y de una fortaleza barroca con vistas a la Ciudad Dorada. Sigue las señales hacia “K Rotunde”. Esa hora del día es muy tranquila, por lo que vas a tener un montón de tiempo para explorar el pasado de Praga. En la cima de las imponentes murallas del complejo del siglo X se encuentran las iglesias neogóticas de Sans Pedro y San Pablo, las cuales datan del siglo XV. Así como uno de los edificios más antiguos de Praga, la Rotonda de San Martín.

También puedes visitar el cementerio de Vyšehrad, el lugar de descanso final de muchos de los más famosos e influyentes checos a lo largo de la historia, entre ellos el artista Alphonse Mucha. Asegúrate de hacer el camino hacia el “Castillo en las alturas” para pasar por arriba del río -si tienes suerte, puedes llegar a ver un la niebla de la mañana a través del valle del río-.

Almuerzo

150405_Brno_390

Si no encontraste uno de los tantos lugares para comer que hay en Vyšehrad, ve hasta Náměstí Míru. Allí vas a encontrar otra iglesia neogótica. En este punto capaz no quieres ver más iglesias, pero está bien porque no te mando para allá para eso… es la hora del almuerzo y este lugar es lo suficientemente lejos del centro de Praga, ahí vas a poder disfrutar una deliciosa comida checa gastando muy poco. Todo el patio de la iglesia está rodeado de suficientes opciones para almorzar, incluso el paladar más exigente va a estar feliz. Dondequiera que te detengas, recomiendo svíčková (solomillo con verduras) o guláš (goulash), y una buena cerveza checa como Pilsner Urquell o Staropramen para bajar la comida. Una vez que ya estés lleno, tómate unos minutos para apreciar la magnífica arquitectura de todo el lugar, incluyendo el famoso Teatro Vinohrady.

Tarde

Palackeho náměstí

Sube al tranvía (cambia el horario, así que echa un vistazo antes), dirígete hacia el río, y baja en Palackého náměstí. Hay una impresionante estatua de Francis Palacky justo en la parada del tranvía, que está flanqueada por algunos ángeles de bronce de aspecto asustadizo y figuras de demonios, vale la sacarles unas fotosantes de bajar las escaleras a Náplavka. Náplavka es un camino justo abajo del río que tiene bares, mercados de pulgas, comerciantes… la lista continúa. Es un lugar estupendo para pasar el rato cuando el tiempo es agradable, y si tienes buena suerte con el clima, puedes conseguir una mesa en uno en alguno de los barcos para disfrutar de algo de comer o beber sobre el río.

Mientras estás en el agua asegúrate de buscar la ‘Casa Danzante’. Su diseño se basó en el famoso dúo de baile, Fred Astaire y Ginger Rogers. Si tienes tiempo de sobra te recomiendo subir hasta lo más alto de esa casa para tener una vista única del lugar.

Riegrovy sady pohled na Prahu

Dependiendo de cómo quieras disfrutar de tu tarde en Náplavka, una buena opción es mirar la puesta del sol sobre castillo de Praga. La mejor vista la vas a encontrar en parque cercano llamado Riegrovy Sady, al cual se puede llegar caminando -dos cuadras al noroeste de la estación de Jiřího z Poděbrad en la línea A-(vas a saber que estás en la parada derecha cuando veas la torre de la televisión de Žižkov).

Temprano en la noche

Old Town Square

Después de la alucinante puesta de sol, ve hacia la plaza Wencelaus, una de las plazas cívicas más populares de toda Praga. La iluminación en la plaza por la noche está a la par con la de Times Square en Nueva York o las luces de Las Vegas. Después camina hacia el norte, lejos del Museo Nacional y diríjete hacia Old Town Square, uno de los lugares artificiales más hermosos que he visto en mi vida.

A medida que vas atravesando calle tras calle trata de tener en cuenta la hora. Tendrás que llegar por lo menos cinco minutos antes al Antiguo Ayuntamiento para ver el reloj astronómico más antiguo del mundo y la danza mecánica que hace cada hora -desde 1410-. Hay un montón de lugares para sentarse a tomar algo, pero tal vez uno de los más raros es U Medvídků, una cervecería medieval que data del siglo 15.

Entretenimiento nocturno

Letná

Sería fácil pasar el resto de la noche perdido en la Plaza de la Ciudad Vieja. Hay un montón de pequeños rincones para explorar, así que no te culpo si lo quieres hacer, pero si por casualidad estás buscando algo con un poco más nocturno, echa un vistazo a la Cross Club. Este lugar fue construido por varios artistas a lo largo de los años, que se encargaron de que sea uno de los lugares más emocionantes e interesantes, no sólo en Praga, sino del mundo. Chapeau Rouge también es una buena parada – si la música en vivo en uno de los pisos no es para ti solamente tienes que subir las escaleras para encontrar otro estilo-. Otra opción, si no quieres saltar, sudar y ver neón, el jardín de la cerveza de Letná es el lugar indicado: buenas vistas y buena cerveza.

Recuerda que en Praga, la fiesta no suele detenerse, y si estás despierto cuando los pájaros comienzan a cantar, lo mejor es que vayas hacia el Puente de Carlos para disfrutar del amanecer. Nunca lo olvidarás.


¿Te gusta? Compártelo con tus amig@s!

Claudia Franco Alcántara

Mexicana de cuerpo y alma, argentina de corazón. Lo mejor de los dos mundos. Viajera. Aventurera. Me gusta recorrer el mundo.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comentarios

Seleccionar formato
Cuestionario Trivia
Serie de preguntas con respuestas correctas e incorrectas que intentan verificar el conocimiento
Historia
Texto formateado con objetos insertados y visuales
Lista
Los clásicos listados de Internet
Video
Youtube, Vimeo o Vines