Buenos Aires de terror: 5 historias para conocer su lado más oscuro

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Cae el sol en la ciudad de Buenos Aires. Lo que durante las horas del día fue vorágine, caos de tránsito, gente caminando el centro, oficinas funcionando a un ritmo desorbitante, de noche parece dormir. Pero es, quizás, el momento ideal cuando surge y reflota la oscuridad de historias que representan crímenes, mitos urbanos, maldiciones sobre este lugar.

Yiya Murano, la envenedadora de Montserrat

Si hablamos de una Buenos Aires misteriosa, no puede faltar la historia de María de las Mercedes Bernardina Boya Aponte de Murano, más conocida como “Yiya” Murano. ¿Qué misterios involucran a esta mujer? Se trata más bien de una criminal. Yiya fue considerada la primera mujer asesina en la historia del país: según cuenta la historia, se encargó intencionalmente de colocar cianuro en el té para provocar la muerte de dos amigas y una prima a quienes dicen debía devolverles plata prestada. También se dice que cocinaba masitas caseras, las cuales, por supuesto, tenían dosis de veneno. Por tales crímenes, Yiya fue condenada y luego detenida el 27 de abril de 1979.

Los asesinatos sucedieron durante febrero y marzo del año 1979. Yiya comenzó frecuentemente a invitar a estas personas a su casa, y luego con el correr de los días las víctimas fueron percibiendo los síntomas en su cuerpo hasta que unos 45 días después fallecieron. En abril del mismo año, deciden investigar a Yiya Murano por presunta responsabilidad de los actos. Tres años más tarde, en 1982, la sentencia del juicio dictaminó prisión perpetua. Los detalles más exclusivos de esta historia puedes conocerlos recorriendo el barrio y los lugares que Yiya frecuentaba, ya que el departamento donde vivió y llevó a cabo los crímenes está situado en la calle México al 1177.

Una familia secuestradora

Arquímedes Rafael Puccio fue un contador, abogado y empresario. Aunque ninguna de sus profesiones lo hicieron tan famoso como sí la historia de horror que lo volvió protagonista. Puccio fue mayormente conocido por secuestrar y asesinar junto a sus hijos, involucrando así a toda la familia. Por tal motivo se los bautizó como “el clan Puccio”. Aparentaban ser una familia común, nadie sospechaba de ellos. Luego de que hayan realizado algunos secuestros y torturas, la policia logró encontrarlos y detenerlos, poniendo fin a planes macabros que los Puccio tenían en mente.

Puccio nunca reconoció sus crímenes, por lo que siempre sostuvo ser un patriota y un preso político.​ En diciembre del año 1985 fue condenado a prisión perpetua. Finalmente, Arquímedes falleció a los 83 años. Esta historia se convirtió en un tema recurrentemente hablado en la sociedad argentina a partir de la edición de una película llamada “El Clan”, que relata y dramatiza los hechos delictivos de la familia.

La Media Estación

Abajo de la tierra pasan cosas. El Subte de Buenos Aires ha visto, ve y verá encuentros y desencuentros, anécdotas sin igual y recuerdos memorables. En especial, en la línea “A” se corren leyendas urbanas como la que ha sido apodada como “La Media Estación”. Según cuenta el mito, durante las estaciones Pasco y Alberti suelen apagarse las luces que iluminan al subte.

Y la explicación puede tener como origen el siguiente hecho paranormal: la compañía que ha trabajado en la construcción de la Línea “A” sufrió la pérdida de dos de sus obreros empleados. Ambos fallecieron durante el desprendimiento del terreno, y según las autoridades del Subte se trataba de inmigrantes italianos, por lo cual no quedaron registros establecidos de su muerte. Quienes se encargaban de dirigir los planos y la obra habrían escondido y ocultado todo para no generar sospechas.

La Dama de blanco 

El Cementerio de la Recoleta es por definición uno de los lugares con mayor variedad de historias ocultas. Leyendas sobre políticos argentinos, fantasmas, muertes dudosas, entre algunas de las que puedes escuchar de visita por este emblemático sitio de la ciudad de Buenos Aires. Esta vez, la historia que resulta más asombrosa para relatar es la de “la Dama de Blanco“.

Según cuenta la leyenda, se apodó dama de blanco a una bella joven de 15 años, hija del famoso escritor Enrique García Velloso, quien murió de manera casi repentina por culpa de la leucemia. Por su belleza, la joven contaba con muchos hombres interesados en convertirla en su esposa. Algo que no pudo ser frente a su triste final.

Sin embargo, lo cierto es que la continuación del relato incluye que, durante una noche, un joven caballero se encontraba tomando tragos en un bar junto a amigos hasta que se aparece una joven mujer vestida de blanco. Ambos comienzan a dialogar y hasta habrán aprovechado a seguir bebiendo. Horas más tarde, la joven habría manifestado sentir frío, y en acto de simpatía, el joven le prestó su campera.

Hasta entonces la historia parece no tener nada de extraordinario. Sin embargo, cuando estuvieron de regreso a la salida del bar, ambos se separaron en la misma esquina donde se sitúa el Cementerio de la Recoleta. El joven pierde rastros de la muchacha hasta que un día decide consultar al encargado de la seguridad de las puertas del cementerio si no habría visto a la chica. Acto seguido, el guardia indagó en las características de la joven y decidió acompañar al joven hacia una tumba blanca. Fue allí donde el chico descubrió que se trataba de la misma persona con quien había conversado. Y como si fuera poco, se percató que ahí mismo en el umbral estaba colgada su campera.

Un menú tenebroso

Emilia Basil fue una inmigrante árabe que llegó a la Argentina en busca de una mejor calidad de vida.. Emilia trabajó en la ciduad de Buenos Aires incansablemente para poder tener cómodos ingresos económicos para realizar y proyectar sus sueños. Cuando pudo hacerlo, decidió abrir su propio negocio: un restaurante al cual bautizó “Yamile”. Tal nombre, en su origen árabe significaba mujer bella y agraciada. Dos características que no parecían prever el desenlace fatal que iba a involucrar a Emilia. Esta mujer tenía un amante, José Petriella de unos 60 años. Ella con unos 58 años de edad, decidió asesinarlo dentro del restaurante. Pero eso no es lo más aterrador: Emilia descuartizó el cadáver y prosiguió a hervir los trozos del cuerpo en una olla. ¿Por qué? Según cuenta la historia, la mujer utilizó el cuerpo para rellenar empanadas. Las cuales, seguramente, habría vendido en su restaurante.

Al igual que Yiya Murano, también pasó a la historia como una de las mujeres asesinas con una historia aterradora en la ciudad de Buenos Aires. Por tal hecho, Emilia fue detenida y condenada a 10 años de cárcel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

The New York Times lanza portada con los nombres de las casi 100.000 víctimas de Covid-19 en Estados Unidos

Porque más que los números y estadísticas, importan los nombres. Y vaya que si han de ser nombres trascendentales si se trata de personas que han perdido la vida a causa de la pandemia de coronavirus.

Sin dudas, una portada histórica para un acontecimiento histórico en el país. Desde hace unas semanas, Estados Unidos supera ampliamente al número de soldados estadounidenses fallecidos en la Guerra de Vietnam por culpa de la propagación del virus y la consecuente cuestionable gestión de las autoridades nacionales.

The New York Times es uno de los diarios impresos más prestigiosos del mundo y no ha perdido su importante rol como medio de comunicación ante la sociedad. Más bien estos tiempos que corren han hecho que se reafirmara su misión, algo con lo que a partir del suceso de este domingo se ha valido de un gran aplauso y reconocimiento.

Se trata de su escalofriante portada publicada este domingo 24 de mayo que muestra, sin imagen de por medio, seis columnas dedicadas a homenajear por su nombre a algunas de las víctimas del Covid-19. Así la tapa aparece ocupada por el nombre, la edad y una brevísima pincelada biográfica de 1.000 víctimas del coronavirus en Estados Unidos.

El titular principal que acompaña a las víctimas reza “Las muertes en Estados Unidos se acercan a 100.000, una pérdida incalculable”. Así mismo, el diario estadounidense ha expresado que “no eran simplemente nombres en una lista. Eran nosotros mismos“.

A su vez, han explicado el por qué de la realización de la misma. Simone Landon, editora asistente del departamento gráfico, ha indicado que ante la llegada de la cifra de 100.000 muertos, pretendían “representar el número de una forma que expresara tanto la vastedad como la variedad de las vidas perdidas”.

Por otra parte, el director creativo jefe del diario asumió que no recuerda ninguna portada sin imágenes en sus 40 años de experiencia: “aunque ha habido algunas páginas que solo llevan gráficos, esta es sin duda la primera (sin imágenes) de los tiempos modernos.

La portada se ha vuelto viral de manera inmediata y ha llegado a países de todo el mundo. Desde luego, el gesto tiene mucho que enseñar y servir para la reflexión de sociedades que habitan el planeta. Nadie querrá ver los nombres de una persona que conoció entre las víctimas publicadas en la tapa de un diario. Ni, por supuesto, nadie querrá ser un nombre inmortalizado en una portada que aguarda por algún lector en un puesto de diarios.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Ver esta publicación en Instagram

Everest a la vista! 🙏🏻♥️

Una publicación compartida por Intriper (@intriper) el

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO