¿Cuántos días necesito para conocer La Habana? (y qué hacer en cada uno de ellos)

7 min


La Habana es una de esas mágicas ciudades que te enamoran a primera vista. ¿Y es que cómo no amarla? Esta ciudad lo tiene todo: desde sus coloridos pasajes, la calidez de su gente, su música y su inmejorable gastronomía!

Cuba es una isla llena de atracciones en la que desearás no tener un ticket de regreso. Por eso si planificas tu viaje con tiempo, debes saber que visitar La Habana en 3 días es una misión cumplida! Y ni hablar si luego de tu corrida por la capital cubana, planeas unos días de descanso y relax en sus paradisíacas playas.

Si estás buscando planificar un viaje a La Habana, este post es ideal para ti, ya que reúne algunos de los lugares imprescindibles durante tu visita y otros que normalmente no aparecerían en las típicas guías de viaje pero que también valen la pena!

¿Qué ver y hacer en La Habana en 3 días?

Día 1: Recorre la Habana Vieja y sus plazas

La Habana Vieja es la zona más antigua de la ciudad y también la más turística. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y es una de las recomendaciones que aparece en todas las guías de cosas que hacer y ver en la capital cubana.

aquí se encuentran algunos de los hoteles y restaurantes más populares de la habana, además de algunos de los edificios más antiguos y emblemáticos de la ciudad.

El primer día tienes que descubrir a fondo esta maravillosa ciudad y vas a caminar mucho, así que llévate calzado cómodo para perderte por las calles de La Habana Vieja, sus increíbles plazas, charlar con los locales y saborear platos únicos!

Para comenzar el día, por la mañana visita la Plaza de la Catedral. Si bien es la más pequeña de las 4 plazas, aquí encontrarás la impresionante Catedral de La Habana, que sin dudas te impactará por su belleza.

Este imponente edificio de estilo barroco, posee dos torres con campanarios a los costados y se puede subir a ellas pagando una donación de 1 CUC.

Recorre la Plaza de Armas, una de las más importantes en La Habana. Allí hay muchísimas cafeterías, bares y edificios que datan de la época de cuando Cuba era una colonia española.

Camina por la tradicional calle Obispo, la calle O´Reilly o Mercaderes, las vías principales de Habana Vieja y disfruta de la arquitectura de estilo colonial y barroco. Aprovecha para recorrer los mercados y puestos de artesanías locales.

Piérdete en la energética Habana Vieja y enamórate de sus calles, su gente y su cultura.

Admira el Convento de San Francisco de Asís, cuya plaza se encuentra situada cerca frente a la Avenida del Puerto, entre las calles Oficios y Amargura. Aquí se encuentra también una de las fuentes más bonitas de la ciudad, la fuente de los Leones.

¿Hora de disfrutar como un verdadero local?

Después de tanto caminar, finalmente puedes tener tu tan merecido premio: una visita a la Bodeguita del Medio, el mítico bar que solía visitar el gran Hemingway, y allí a disfrutar de un rico mojito!

No te olvides de dejar tu huella firmando el mural en la entrada.

La Bodeguita del Medio

es una visita obligada en tu paseo por La Habana Vieja. Allí podrás disfrutar de un ambiente típico cubano, así como de una deliciosa gastronomía basada en la cocina criolla y una excelente música.

¿Dónde queda?

Empedrado No. 307 entre Cuba y San Ignacio.

También puedes visitar alguno de los bares de la Plaza Vieja. 

Esta es sin dudas la más colorida por sus edificios barrocos y sus terrazas siempre llenas de vida con bandas tocando música al aire libre. Es un lugar ideal para disfrutar de un atardecer con amigos.

Día 2: Empápate de la vida local en Centro Habana

Otro barrio que hay que ver en carácter obligatorio en la Habana es Centro Habana o simplemente Centro. Si quieres empaparte de la vida local, con mercados en las calles, restaurantes y un ambiente cotidiano, sin dudas este es el barrio ideal. Los precios además son mucho más accesibles que en la Habana Vieja.

Aquí encontrarás el edificio más emblemático de la Habana y probablemente de todo el país, el asombroso Capitolio Nacional. Fue construido en 1929 y está abierto a los visitantes, que pueden recorrer los salones que ya han sido restaurados.

El Paseo de Martí es un atractivo boulevard que va desde la Fuente de Indias hasta el Malecón. Si caminas por este paseo, te encontrarás a su costado con el Gran Teatro de la Habana y el Hotel Inglaterra, uno de los más emblemáticos de esta ciudad.

Del otro lado, está el Parque Central con la tradicional estatua de José Martí, uno de los poetas y pensadores cubanos más queridos y respetados.

Si te interesa saber más sobre la historia de Cuba, entonces debes visitar el Museo de la Revolución. La visita está coordinada en orden cronológico para que puedas seguir paso a paso la historia del país y los acontecimientos más importantes.

La entrada cuesta 4 CUC y abre de 10:00 a 17:00. 

La Plaza de la Revolución es la esencia de la revolución cubana y es también el hogar de muchos símbolos como la tradicional imagen del Che Guevara, con la frase que acompaña “Hasta la victoria, siempre”. En el centro de la plaza se encuentra la estatua de José Martí a la cual se puede subir.

¿Qué hacer por la noche en La Habana?

La vida nocturna en La Habana te ofrece diversas opciones para todos los gustos. El Vedado y Miramar acogen la mayoría de clubes, teatros y centros culturales. La música es parte de la vida de los cubanos, y cada calle en La Habana se puede convertir en un concierto al aire libre.

Para comenzar la noche, no puedes dejar de visitar el famoso bar El Floridita, o también conocido como “la cuna del daiquiri”. Este bar funciona desde 1817 y se hizo mundialmente popular gracias al escritor Ernest Hemingway, quien acrecentó su fama con una frase que atrajo a turistas de todo el mundo:

“Mi mojito en La Bodeguita, mi daiquiri en El Floridita”. Click to Tweet

Una estatua a tamaño natural de Hemingway se encuentra hoy en día en un rincón de la barra de este tradicional bar cubano.

¿Dónde queda? Calle Monserrate, esquina Calle Obispo, La Habana Vieja.
Horarios: Abierto todos los días de 12:00 a 24:00 horas.

Después de unos daiquiris, puedes disfrutar de un espectáculo en los famosos cabarets cubanos. Puedes visitar el cabaret Parisien o el emblemático Tropicana, ubicado en la zona de Marianao. Este legendario salón ofrece una experiencia retro con todo el glamour de los años 50.

Las entradas para el espectáculo cuestan 75 dólares y para el espectáculo y la cena 85 dólares. La entrada incluye 1 copa de bienvenida, 1/4 de botella de Ron Havana Club Añejo Especial y un saladito. Puedes reservar tu entrada en la página web del cabaret.

¿Dónde queda? 72 e/ 45 y Línea del Ferrocarril , Marianao, La Habana. Cuba.

Horarios: Abierto todos los días de 8:30 PM A 12:45 AM.

Los amantes de la rumba también pueden visitar “El Palacio de la rumba” donde tocan las orquestas de este género. Después de las 2 AM hay otras discotecas que permanecen abiertas en hoteles como “El Comodoro”, “El Riviera” o el “Copacabana”.

Día 3: El malecón y las maravillosas vistas de La Habana

No puedes despedirte de La Habana sin antes disfrutar de sus maravillosas vistas. Para ello, debes tomar el ferry y cruzar al otro lado de la bahía. Es un programa muy barato y agradable para disfrutar de otras vistas de la isla.

El ferry llega a Casa Blanca y cuesta 1 CUP por trayecto. Ya del otro lado, tienes varias opciones como miradores: la estatua de mármol de Cristo está ubicada en una colina y es allí donde tienes las mejores vistas de la ciudad.

En este lado de la bahía se encuentran también dos fortalezas importantes, la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña y el Castillo de los Tres Reyes del Morro. Si te sobra algo de tiempo, puedes visitar la casa de Ernest Hemingway en la Finca Vigía.

Por la tarde, no puedes dejar de recorrer el Malecón! Durante el atardecer los locales eligen este escenario para tocar música, disfrutar de la puesta del sol y hacer amigos. Este lugar logra crear un ambiente muy especial para los cubanos y todos los que lo visitan.

El Malecón mide 8 kilómetros de distancia desde la Habana Vieja hasta el principio de Miramar. Uno de los tramos más visitados es el que abarca Habana Vieja, ya que desde allí puedes visualizar el Castillo del Morro.

Cerca de El Malecón se encuentra la tradicional Heladería Coppelia de La Habana. No importa la hora del día, siempre encontrarás filas de gente pero lo vale porque probarás el helado más rico y barato del mundo (cuesta solo 0.25 CUC)

Hay sabores para todos los gustos: desde los más tradicionales como la fresa, el chocolate y la vainilla, hasta otros más tropicales como la guayaba, el coco y la naranja-piña.

Tener en cuenta!

  • Recuerda solicitar el visado de turista y seguro médico para poder ingresar a Cuba.
  • La moneda de uso para los turistas es el CUC.
  • No te olvides de que los museos cierran los lunes así que planea bien las actividades en tu visita.
  • Descárgate el mapa offline de la Habana para poder consultar el gps sin necesidad de conexión a internet.
  • No te pierdas un viaje en bicitaxi o en cocobici!

Cuando termines tu visita por La Habana, no dejes de disfrutar de todas las demás atracciones que te ofrece Cuba. Si quieres alejarte de la ciudad y saber más sobre qué otros lugares poco conocidos visitar en la isla, mirá este post!


¿Te gusta? Compártelo con tus amig@s!

Delfina Velarde

Soy un poco de todo. Por momentos escritora, cada tanto fotógrafa y desde siempre una exploradora. Viajar me ayuda a conocer quién soy. Seguí mi ruta de viaje en @travelersintranslation

Un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comentarios

Seleccionar formato
Cuestionario de personalidad
Serie de preguntas que intenta revelar algo sobre la personalidad
Cuestionario Trivia
Serie de preguntas con respuestas correctas e incorrectas que intentan verificar el conocimiento
Historia
Texto formateado con objetos insertados y visuales
Lista
Los clásicos listados de Internet
Video
Youtube, Vimeo o Vines
Gif
Formato GIF