Insólito: amenazó con una bomba para que su pareja no perdiera el vuelo y podría ir preso

bomba ezeiza
Redactor
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

La voz femenina anunció al call center de AA2000 en Ezeiza: “Puse una bomba dentro de una mochila en uno de los baños del sector de arribos internacionales”. La amenaza obligó a movilizar todos los recursos de seguridad para enfrentar el hipotético peligro; se evacuaron baños y se revisó palmo a palmo cada rincón del aeropuerto Ministro Pistarini. Fue una falsa alarma, pero bastó para entorpecer las operaciones de la terminal aérea.

Eso fue hace poco menos de un mes. Ahora, una investigación de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) permitió identificar a la mujer que ejecutó aquella intimidación pública. Vive en Cañada de Gómez –a 72 kilómetros al oeste de Rosario–, e hizo la falsa amenaza de bomba mientras llevaba en auto a su pareja hacia Ezeiza. Llegaban tarde, y la excusa de la bomba en la terminal fue su intento para ganar tiempo y lograr que él pudiera abordar su vuelo hacia Santiago de Chile. Fue en vano: lo perdió igual.

Ahora enfrentará un proceso penal acusada por la presunta comisión del delito tipificado en el artículo 211 del Código Penal, que prevé que “será reprimido con prisión de dos a seis años el que, para infundir un temor público o suscitar tumultos o desórdenes, hiciere señales, diere voces de alarma, amenazare con la comisión de un delito de peligro común, o empleare otros medios materiales normalmente idóneos para producir tales efectos”.

Según informó la fuerza de seguridad federal, el hecho ocurrió el 27 de abril a la mañana. Tras el aviso del personal del call center de AA2000 en Ezeiza, se activó el protocolo de seguridad previsto para estos casos: la presencia del Grupo Especial de Control de Explosivos y Armas Especiales (Gedex) de la PSA, y de personal de Sanidad y Bomberos. También se evacuaron y registraron los baños.

Mientras, se determinó que la llamada intimidatoria provenía de un número con código de área de Rosario. Eso hizo que las autoridades también activaran el protocolo preventivo en el Aeropuerto Internacional Islas Malvinas, del sur santafesino.

“Con el avance de la investigación, los oficiales establecieron que la amenaza de bomba había sido generada por una mujer radicada en la provincia de Santa Fe, que ese día estaba trasladando en auto a un hombre hasta el aeropuerto de Ezeiza para que abordara un vuelo con destino a Santiago de Chile. El pasajero finalmente llegó tarde y lo perdió, debiendo ser reprogramado, motivo por el cual el llamado habría tenido como finalidad demorar el embarque y así lograr que el hombre pudiera viajar”, explicaron fuentes de la PSA.

Con las pruebas recabadas, el juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena ordenó el allanamiento de la casa de la mujer que realizó la intimidación. Estaban ella y el hombre que había realizado el viaje. Se secuestró el teléfono celular con la línea desde donde se hizo la amenaza.

En Rosario, dos veces en 24 horas

Como se dijo, la falsa denuncia obligó a suspender preventivamente las operaciones aéreas en Ezeiza y también en Rosario. Lo curioso es que en el aeropuerto Islas Malvinas hubo, el día anterior, una intimidación similar. Cecilia Gabenara, vocera del aeropuerto, indicó que el 26 de abril pasado, personal de la PSA había comenzado con las tareas de rastreo y prevención por la amenaza de bomba alrededor de las 8.10 de aquel día.

En ese momento estaba en pista un avión de Aerolíneas Argentinas procedente de Aeroparque, con 76 pasajeros, que debieron permanecer a bordo mientras duró la emergencia. Esa misma aeronave debía regresar a la aeroestación porteña con 96 pasajeros, entre los cuales estaba la exintendenta y actual diputada nacional Mónica Fein.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.