Un laberinto inspirado en Jorge Luis Borges emociona a cientos de turistas en Argentina

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Se trata de un homenaje que la familia Aldao construyó en la finca Los Álamos, lugar donde Jorge Luis Borges disfrutó de su estadía en San Rafael, provincia de Mendoza. Desde hace años, se ha convertido en un gran atractivo turístico y puedes recorrerlo ya que se encuentra abierto a todo público.

En el año 1979, Susana Bombal, amiga de Borges, encargó al diseñador inglés Randoll Coate el armado de un laberinto natural. Veinticinco años después, Camilo Aldao, nieto de Susana, se enteró de la existencia de este espacio, y propuso construir el mismo diseño en Los Alamos, una finca del año 1830 que también formaba parte de las propiedades de Bombal.

Borges es, indudablemente, uno de los referentes de la literatura por excelencia para Argentina y otros países del mundo. Considerado uno de los mejores escritores del Siglo XX, su obra fue traducida a más de 35 idiomas. Entre sus escritos se puede distinguir como describía y qué valor adjudicaba Borges a conceptos como el tiempo, espacio, destino y realidad.

Sólo aquello que se ha ido es lo que nos pertenece.

Jorge Luis Borges

Borges nació en Buenos Aires en 1899, y según cuentan en los relatos sobre la biografía de este autor, Jorge desarrolló su pasión por la literatura desde muy joven. Ya a los 4 años sabía leer y escribir, y para cuando cumplió 10 ya había escrito su primer relato, con la traducción al español de un cuento de Oscar Wilde, el cual fue publicado en un periódico local.

Su primer cuento publicado fue “Historia universal de la Infamia” (1935). Años más tarde, el escritor se adentró en el universo de fantasía con sus narrativas, entre ellas los cuentos más reconocidos son “Ficciones” (1944) y “El Aleph” (1949).

Este parque construido y enmarcado en formato de libro, contiene en su interior el diseño de un laberinto con distintos obstáculos. El laberinto imaginado por Coate, ocupa una superficie de aproximadamente una hectárea y está compuesto por más de 9 mil arbustos de buxus. Allí se observan distintos símbolos de la ‘literatura borgeana‘: reloj de arena, rostro de un tigre, un bastón. También se distinguen el nombre y apellido del escritor y las iniciales MK del nombre de su viuda (María Kodama).

El laberinto como elemento ha tenido una gran importancia en la literatura del mundo, y en especial ha generado gran atracción en Borges, por su simbología y representación:

No habrá nunca una puerta. Estás adentro y el alcázar abarca el universo, y no tiene ni anverso ni reverso, ni externo muro ni secreto centro.

Fragmento de Elogio de la sombra (1969)

Actualmente se puede acceder al lugar y disfrutar de un día entre medio de la naturaleza, respirando el aire de la zona cordillerana del territorio argentino. Muchos turistas extranjeros y visitantes nacionales asisten a la estancia para recorrerlo y apreciar la simbología con una vista desde la altura en la torre mirador que permite la observación total del predio.

Además, dentro de Los Álamos se pueden degustar vinos de esta zona, líder en vitivinicultura, y la gastronomía típica del lugar.

¿Dónde encontrarlo?

La Finca Los Alamos se encuentra en el partido de San Rafael, perteneciente a la provincia de Mendoza. Para llegar al lugar, debes acceder a Calle Bombal s/n. Cuadro Nacional.

Para más información y/o reservas puedes contactar a [email protected]

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

Una de las mejores mesas de la casa en un restaurante de la ciudad de Nueva York es (o era) también una habitación de hotel. ¿Cómo? En medio de reglas estrictas para cenas en interiores y un menor número de viajeros debido a la pandemia, Le Crocodile, un restaurante francés del Wythe Hotel en Williamsburg, ha optado por una solución innovadora y oportuna para los tiempos que corren.

Se trata de la posibilidad de acceder a una experiencia de restaurante totalmente privada dentro de una habitación de hotel vacía. Si bien la iniciativa tiene su sustento en propiciar espacios seguros y garantizar el menor contacto posible entre personas desconocidas, también ha servido como una estrategia para compensar las pérdidas comerciales debido a la ausencia de turistas internacionales en la Gran Manzana.

Así, por una cifra de cien dólares por persona, los comensales obtienen la habitación durante toda la noche para disfrutar de comida y bebidas francesas. Por lo pronto, según ha trascendido, las habitaciones privadas están completamente reservadas la mayoría de los fines de semana. No obstante, Le Crocodile todavía tiene su comedor interior principal y su jardín al aire libre con asientos limitados y mesas distanciadas físicamente según lo dictado por las pautas del estado neoyorquino.

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada
Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

El propietario del restaurante y chef de este hotel de Nueva York, Aidan O’Neal, dice que se le ocurrió la idea de reemplazar las camas por mesas de comedor, pero al principio nadie pensó que fuera una buena idea. Revisaron la idea nuevamente en el verano y ahora todas las habitaciones del segundo piso del hotel se han convertido en comedores.

Conoce Wythe Hotel: cómo es por dentro el hotel de Nueva York que convirtió sus habitaciones en comedores

El Wythe Hotel ocupa una antigua fábrica centenaria, tiene 70 habitaciones y está situado en el litoral de Brooklyn. Se ha conservado su carácter industrial y algunas habitaciones tienen paredes de ladrillo visto.

hotel de Nueva York

Todas las habitaciones cuentan con techos altos (casi 4 metros) de madera originales, ventanas y suelo de hormigón con calefacción. Algunas habitaciones ofrecen vistas al perfil urbano de Nueva York, y otras dan a los barrios de Brooklyn y Williamsburg.

hotel de Nueva York

El hotel tiene un restaurante en la planta baja, Le Crocodile, y un bar en la 6ª planta, el Lemon’s. El Lemon’s ofrece platos pequeños, y Le Crocodile sirve desayunos, almuerzos y cenas a base de platos americanos. Para las comidas, se utilizan ingredientes de origen local. Hay un comedor privado.

hotel de Nueva York

La parada de North Williamsburg del ferry de East River está a 644 metros del alojamiento, t el Music Hall de Williamsburg se encuentra a 483 metros del Wythe Hotel.

Si quieres conocer más curiosidades como esta, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO