10 cosas que todo mochilero odia de un viaje

3 min


Viajar produce sensaciones increíbles y para nadie es un secreto que te permite conocer personas cada día y ver el mundo con otros ojos. Sin embargo, hay situaciones inevitables en la vida de todo viajero que a veces desearía no tener que vivir.

  • Tener que despedirte cuando no lo deseas: Conocer grandes personas con las que         deseas compartir más tiempo, viajar con alguien por un tiempo, pasar tiempo con tus amigos y familiares sabiendo que siempre llegará el momento en que tendrás que decir adiós. Para mí, es una de las cosasmás difíciles en un viaje. Aún no me acostumbro a las despedidas.
  • Encontrar “a tu media naranja” y dejarla ir: Bueno, no necesariamente debe ser el amor de tu vida. Pero nada más difícil que conocer a esa persona con la que tuviste un romance especial y a quien te gustaría conocer mucho mejor, que dejarla ir porque deben tomar caminos distintos. Saber desde un principio que no puedes tener una relación a largo plazo porque eventualmente alguno de los dos debe irse, es una de las partes difíciles de todo viaje.
  • Dar explicaciones de tu viaje y de tu vida: Al salir de la rutina y crear una cada día, crea mucha intriga para aquellos que nunca lo han hecho. Personas que no entienden el por qué de un largo viaje o de tu estilo de vida. ¿De qué vives? ¿Estudiaste? ¿No te cansas de vivir así? Llega un momento en el viaje en que sientes que estás repitiendo un disco y dándole explicaciones a quienes tal vez, nunca vayan a entenderte.
  • Responder a las mismas preguntas todos los días: Preguntas como, ¿De dónde eres?, ¿Por cuánto tiempo estarás aquí?, ¿Desde hace cuánto viajas?, las escucharás cada día de tu vida viajera. Conocer nueva gente es una de las partes más emocionantes de un viaje, pero llega un punto en que te cansas de responder las mismas preguntas.
  • Tener que ser social cuando no lo deseas: Seamos honestos, cuando se viaja (solo o acompañado) uno siempre está rodeado de gente. Algunas veces, quieres estar solo y no tienes ganas de hablar con nadie. Deseas estar contigo mismo, leyendo un libro, escribiendo o acostado en la cama sin hacer nada. Tener que fingir en ese momento que deseas compartir, puede ser agotador.
  • Soñar con un destino y decepcionarte al momento de estar ahí: A todos puede pasar. Llegar a un lugar con el que siempre has soñado y por alguna razón no fue como te lo esperabas. No tiene nada de malo, no todo en la vida nos tiene que gustar, tenemos derecho a odiar un lugar, pero es una sensación definitivamente incómoda.
  • El miedo de cruzar una frontera: Esto es algo que nunca superaré. Cada vez que debo pasar por inmigración los nervios me ganan. Incluso si mis documentos están en orden y mi pasaporte lleno de sellos. La última palabra de entrar o no a cualquier país, la tiene el agente fronterizo y es un miedo difícil de superar. Además saber que te pueden acosar con preguntas, causa ansiedad.
  • No poder anticipar nada: Viajar también se trata de acostumbrarte a las sorpresas de la vida e ir planeando a medida que vayas avanzando. Pero algunas veces, esto puede ser realmente fastidioso, en especial cuando quieres planear algo y necesitas saber más del futuro, a sabiendas que ninguno de esos planes pueden funcionar y todo puede fallar. Muchas veces, es una sensación desesperante.
  • El mochilero sabelotodo: Nunca falta en un viaje la persona que se crea el viajero más experimentado de todos. Aquel que interrumpe las conversaciones con sus experiencias y quien te dice que no debes ir a aquel lugar porque es lo peor que puedes hacer. Que una persona no haya disfrutado de un lugar o tenido una mala experiencia, no significa que a ti también te pueda pasar. Recuerdo que en una conversación una chica le dijo a otra que jamás fuera a Pompeya porque “no había nada que ver”. Enseguida yo opiné y le dije a la chica en cuestión que para mí, era uno de los lugares más especiales que jamás haya visto y que no tenía por qué decirle a la gente que jamás fueran, cada quien se crea su experiencia. En un viaje nunca van a faltar estos sabelotodos que te pueden poner de mal humor.
  • Tener que regresar a casa: Después de un largo viaje, de haber vivido tantas experiencias y haber dejado a tantas grandes personas atrás, volver es la parte más difícil.

¿Te gusta? Compártelo con tus amig@s!

Lina Maestre

Lina, la administradora hotelera que dejó todo atrás para vivir viajando. Relata sus historias de viajes a modo de diario personal además de dar ideas y recursos,para toda la comunidad latina que se sienta identificada con los mismos obstáculos al viajar: Dinero y visas.

Comentarios

Selecciona el tipo de publicación
Historia
Cuéntanos tus experiencias con fotos, videos y links!
Lista
Los clásicos listados de Internet
Video
Youtube, Vimeo o Vines