10 escenas de “El Chavo del 8” que recordaremos siempre

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Hay muchas cosas que decir de “El Chavo del 8”, pero más allá de los gustos personales y los estudios sociológicos que se hayan hecho, lo cierto es que Roberto Gómez Bolaños se ganó un lugar importante en el corazón de muchos gracias a este personaje. Traducidas en más de 50 idiomas y con un montón de catch phrases populares, estas son las que consideramos como las 10 mejores escenas del Chavo del 8:

Don Ramón vendiendo Churros

Es este el mejor meme para dejar en los comentarios de una publicación en Facebook? CLARO QUE SI (y por las dudas se lo dejamos aquí para que lo tengan siempre a mano).

Pues bien, seguramente este capitulo sea uno de los pocos que muestre otro escenario: la calle y el frente de la vecindad. Hay muchos capítulos donde lo muestran por momentos, pero aquí es en donde sucede toda la acción, mientras Don Ramón trabaja vendiendo los churros de Doña Florinda pero su principal preocupación es que el chavo no se coma ninguno. Espectacular capítulo.

escenas favoritas del chavo del 8

Cuando Don Ramón recuerda el día que el Chavo llegó a la vecindad

Están viendo un álbum de fotos y Don Ramón les cuenta la historia de la llegada del Chavo (cuando la Chilindrina tenía apenas 4 años), inocente y muerto de hambre, como siempre.

Un favorito de todos: las vacaciones en Acapulco

Todo el que no es mexicano, conoció Acapulco por el Chavo. Se dice que esta fue la única vez que todos los personajes se encontraron juntos en una misma escena.

El día que el Chavo se va de la vecindad

Cansado de que lo culpen de todo, el Chavo recoge sus 3 cositas y se va. Esta escena le rompió el corazón a más de uno.

Cuando los espíritus chocarreros atacan

A Don Ramón se le empiezan a desaparecer los platos y, al no encontrar explicación que valga, decide culpar a los espíritus. Al final resultó que era sonámbulo y él mismo los dejaba en el barril del Chavo.

La fiesta de la buena vecindad

Doña Clotilde -mejor conocida como la Bruja del 71-, organiza una fiesta para eliminar las rencillas entre los que viven en la vecindad. Gran idea, muy mal resultado. ¿Quién no recuerda la canción del sapito? ¿Y el poema del perro arrepentido?

Cuando entran a la casa de la Bruja del 71

La Chilindrina convence al Chavo y a Kiko de que la acompañen a dejarle un diario a la Bruja del 71, en la entrada de la casa los ataca el miedo, pero al final se llevan una grata sorpresa.

El Chavo y el Chapulín se conocen

El Chavo, preocupado por el mal humor de todos sus amigos, le pide ayuda al Chapulín Colorado con el clásico “¿y ahora quién podrá remediarlo?”.

Cuando el Chavo y Kiko preparan un pastel

En el cumpleaños del profesor Jirafales, Doña Florinda decide comprarle un pastel y decirle que ella lo hizo. Ese mismo día la Bruja del 71 le regala otro a Don Ramón. Entre notas, secretos y que el Chavo se come un pastel, todo termina siendo un embrollo. Finalmente el Chavo y Kiko toman un libro de cocina y se ponen a seguir una receta. De más está decir que todo sale mal.

https://www.youtube.com/watch?v=xPSoPWPKru4

El día que llegan las nuevas vecinas

Paty y su tía Gloria se mudan al departamento de arriba y los celos alborotan la vecindad cuando todos los chicos se enamoran de las nuevas vecinas.

El musical

Bueno, no, la verdad es que el musical no es de los grandes episodios, pero igual es lo suficientemente épico como para incluirlo en esta lista. Sean sinceros, ¿quién no se sabe “Qué bonita vecindad”?

Esto te puede interesar ...

Un ambicioso padre construyó un barco pirata de 15 metros para que sus hijas festejaran su mejor Halloween

Vaya suerte la de estas niñas que les ha tocado un padre obstinado y dedicado a colaborar con las tradiciones culturales que se celebran durante el año. Pues, tras el deseo de una de sus hijas de festejar Halloween bajo la temática de piratas, a este buen hombre solo le quedó dejar volar la imaginación y poner manos a la obra para la construcción de un barco pirata.

Pero no se trata de un barco pirata improvisado, más bien comprende una ambiciosa escenografía que posee unos 15 metros de largo: el resultad representa una espectacular embarcación que se extiende por todo el jardín de la casa. Para convertirlo en un navío casi verídico, durante la noche se ilumina con luces, humo e incluso se le suma el sonido de una banda sonora personalizada.

El responsable de esta obra de arte es Tony DeMatteo, residente de Rochester, en Nueva York. Según han reportado medios locales, comenzó a trabajar en el barco para su hija Ali, de 13 años, en noviembre del año pasado. Lo curioso y más rescatable del suceso es que Tony logró crear este barco pirata sin preparar un gran desembolso de dinero: todo el material que incluye desde madera hasta metales lo consiguió reciclado.

Un ambicioso padre construyó un barco pirata de 15 metros para que sus hijas festejaran su mejor Halloween
Un ambicioso padre construyó un barco pirata de 15 metros para que sus hijas festejaran su mejor Halloween
barco pirata

Cabe destacar que no es la primera vez que Tony se embarca en una aventura como esta. Tanto él como su familia llevan ya ofreciendo espectáculos de Halloween en su casa desde hace unos ocho años. Y la particularidad de esta edición estuvo en complacer a su hija, quien pidió que la temática se basara en Piratas del Caribe.

Para Tony, si bien hacer este tipo de escenarios implica muchas horas, también constituye tiempo para compartir en familia, uno de los motivos por los que Tony dice que el resultado merece la pena. Otra de las recompensas obtenidas es ver que amigos, vecinos y familiares disfrutan también del espectáculo. Y sin dudas, en este año más que nunca, ya que ahora todos los grandes eventos y celebraciones se han cancelando debido a la pandemia.

Si quieres conocer más curiosidades como esta, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO