7 experiencias inolvidables para los amantes de los animales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Viajar siempre es un placer pero más aún si podemos dejar nuestra huella ayudando a especies animales en peligro de extinción o simplemente disfrutando de estar en contacto con ellos en su hábitat natural.

1. Pandas protegidos en Lougantai, China

El animal que se convirtió en el símbolo de la lucha conservacionista recientemente dejó de estar en peligro de extinción. Si bien es una excelente noticia, todavía sigue necesitando mucha ayuda, por eso este refugio creó un programa de voluntarios que se desarrolla en dos o cuatro sesiones semanales y ofrece una oportunidad única de trabajar directamente con los animales!

2. Parque Natural de elefantes en Tailandia

Elephant Nature Park de Chiang Mai es un santuario de elefantes donde el turista está al servicio del animal y no al revés. No sólo se los protege y cuida con toda dedicación sino que la organización está reforestando la selva constantemente. Puedes quedarte a dormir o tmbién participar como voluntario del parque por un período de hasta cuatro semanas.

3. Parque Nacional Yellowstone, el lado salvaje de Estados Unidos

Es la reserva natural más antigua de los Estados Unidos y es absolutamente increíble. Allí podrás pasear al lado de manadas de búfalos, alces gigantes, bisontes, ovejas, linces rojos, coyotes, cabras de montaña,  ciervos, lobos y por supuesto grandes osos. No tengas miedo porque las recomendaciones que te darán los casi ochocientos guardas del parque harán que vivas una experiencia única, además de contarte todo acerca de los animales y su comportamiento.  Todo esto en un escenario lleno de lagos, cascadas,  cañones y  la mitad de los géiseres del mundo entero!

4. Pingüinos en la Antártida

Para llegar a este destino inusual (y algo costoso) deberás hacerlo desde Argentina entre los meses de noviembre a marzo. Todo valdrá la pena cuando llegues al glaciar Dawson-Lambton, hogar del pingüinos emperador. Ellos no le tienen miedo a los humanos, así que mientras mantengas tu distancia, seguramente regreses de tu viaje con algunas fotos asombrosas mostrándolos en el lugar al que pertenecen y no en un acuario!

5. El mejor safari de Sudáfrica

Realizar un safari es una de las mejores formas de conocer animales salvajes en primera persona, pero antes de elegirlo tenemos que tomarnos el tiempo de averiguar cómo cada compañía trata a las especies. Por eso dirígete a la Sociedad Humanitaria aprobada por SanWild, Refugio de Fauna y Flora. En este santuario podrás disfrutar de los animales en su hábitat y visitar el centro de rehabilitación sin fines de lucro. También ofrece a los visitantes un espléndido campamento de arbustos para pasar la noche.

6. Ayuda a los orangutanes en Sumatra, Indonesia

El Parque Nacional Gunung Leuser es uno de los pocos lugares del mundo en el que se puede ver a los orangutanes e  incluso pasar la noche allí. La población de estos animales en ese país está al borde de la extinción a causa de la deforestación. Allí los voluntarios están trabajando par revertir la situación, rehabilitándolos y reintroduciéndolos en su hábitat. Si te animas a comprometerte con la causa existe un voluntariado de seis meses con el que dejarás una huella duradera, también hay programas más cortos en  Animal Experience International’s.

7. Conservación de tortugas marinas en Grecia

La especie de tortuga marina Mediterranean Loggerhead  se encuentra en peligro de extinción, su base de anidación principal es en las playas de Gerakas donde los voluntarios las protegen monitoreánolas durante todo el proceso de reproducción y limpiando la playa. Existe un programa que consiste en un trabajo voluntario de 14 días donde se las ayudará desde un nuevo centro de rehabilitación para tortugas marinas en la isla Zakynthos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Cámaras-trampa confirman el nacimiento de dos cachorros de yaguareté en Iberá, Corrientes

Dos cachorros de yaguareté nacen en el Centro de Reintroducción que funciona en el Parque Iberá, Corrientes. Los cachorros y su madre se encuentran en el corral más grande del centro por lo que, en general, no son avistados. El equipo técnico de la Fundación Reiwilding ante la sospecha de que se puede  haber producido el parto por comportamientos de la hembra, pero esto se da recién la semana pasada, cuando lo registran a dos cachorros en videos de cámaras-trampa.

Los cachorros son producto de la cruza entre Mariua (hembra) y Jatobazinho (macho) dos ejemplares salvajes que fueron rescatados de cazadores furtivos y en muy malas condiciones físicas en Brasil por el Instituto Brasilero del Medio Ambiente (Ibama) a través de las organizaciones NEX y Onçafari, que los recuperaron y luego los enviaron a la Argentina.

Magalí Longo, a cargo de los proyectos de reintroducción de especies en la isla San Alonso, donde se encuentra el Centro de Reintroducción de Yaguareté, comenta

yaguareté

“teníamos indicios de que la hembra había parido, ya que pasaba mucho tiempo en un mismo sector del monte que se encuentra al norte del gran corral. Un día pudimos observar y vimos que tenía los pezones hinchados, signo bastante inequívoco de que habría parido, pero no sabíamos cuántos cachorros ni si habrían sobrevivido. Ella es madre primeriza, así que tampoco era raro que perdiera la camada”.

La confirmación llega recién unas semanas después. Pablo Guerra, a cargo del manejo de los yaguaretés en el Centro, menciona que “habíamos puesto cámaras-trampa para tratar de confirmar el nacimiento. Y después de varias semanas sin ningún registro pudimos observar a los dos cachorros. Cuando vimos los videos saltamos de alegría y emoción. Estimamos que tienen entre uno y dos meses y aparentan estar en perfectas condiciones”.

Después de esta observación ya no son vistos a verlos, pero se espera que pronto realicen caminatas más extensas siguiendo a su madre y sean más fáciles de avistar. Los cachorros observados son dos, que es el número usual de crías que tienen los yaguaretés. La madre de los cachorros es Mariua y el padre Jatobazinho, quien se mantiene en otro enorme corral, separado de la madre y sus cachorros. Ambos ejemplares tienen un origen silvestre y provienen de Brasil, de donde son rescatados, de cazadores furtivos en el caso de Mariua, y en muy malas condiciones físicas, Jatobazinho.

Sebastián Di Martino, director de conservación de la Fundación Rewilding Argentina destaca la colaboración de las instituciones del país vecino, especialmente del Instituto Brasilero del Medio Ambiente (IBAMA) y de las organizaciones NEX y Onçafari, que recuperaron a los animales y luego los enviaron a Argentina.

“El nacimiento de estos cachorros es un paso muy importante para el proyecto. Desde el año 2012 estamos trabajando en Iberá tratando de regresar al depredador tope a este ambiente, 70 años después de haberse extinguido en la provincia de Corrientes. Es un proyecto a largo plazo cuya ejecución demandará varios años más, pero estamos en buen camino y desde hace un año trabajando en la fase de liberación progresiva”, asegura Sebastián.

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO