in

13 experiencias reveladoras que todos hemos tenido en nuestros primeros viajes

Autor: Michael Matti

Los primeros viajes son inolvidables. En realidad todos los viajes son inolvidables, pero los primeros son los que te hacen abrir un poco más la cabeza, lo que te hacen dar cuenta que vivías en una realidad paralela. Las primeras veces te das cuenta que lo bueno de los viajes en realidad puede llegar a ser maravilloso. Y que lo malo, no es tan malo… de hecho puede convertirse en genial. Todo depende solamente de ti.

1. La primera vez que te sientes en la portada de National Geographic

IMG_7466

Pero no lo estás. Estás en un lugar que para otros es su rutina, caminar a través de un mercado construido con carpas mientras hace 45° a la sombra. Eres muy alto como para entrar en los puestos y tus manos demasiado grandes como para maniobrar con las pilas enormes de frutas. Estás viviendo la vida de alguien más, caminando por un camino todo embarrado, los niños viéndote fijamente mientras vuelven de la escuela y algún valiente que se anima a acercarse a ti y sonreír.

Simplemente estas en el mundo de otras personas, no en la portada de una revista. Es la vida real. Es la realidad de viajar.

 

2. Cuando te das cuenta lo efímera que la palabra “extraño” es…

talk

Capaz es el yogui  mexicano-israelí que te toco junto en tu viaje a Guadalajara y te dijo que estás entrando en tu cuarto ciclo de  conciencia y que esa es la razón por la que te sientes todo un viajero. Horas después estás abrazándolo y deseándole la mejor de las suertes en su vida. O la pareja en el hostel que te hospedas que resulta que va a ir en los próximos meses al lugar en el que vives, y obviamente tu vas a estar ahí para mostrarles cada rincón de la ciudad.

Los extraños son extraños solamente si tu dejas que lo sea. Sino, lo son solamente por un instante.

 

3. …la primera vez que uno de esos extraños cambia tu vida por completo

Backpacker

Cada paso que das es una nueva posibilidad. La cantidad de extraños en tu vida crece exponencialemnte con cada lugar al que vas. Y la primera ves que alguien logra influenciarte positivamente en algo te pones a pensar todas las oportunidades que te perdiste de que otras personas lo hicieran. Tal vez te comparten un poco de su sabiduría: “Nunca sabes quién puede ayudarte por lo que debes preguntarle a tooodos”. O quizás algo más concreto, como, “Este es el número de mi hermano, el es un reclutador. Llámalo”. Sea lo que sea, nunca lo olvides.

Y algún día -o capás ya pasó- tu vas a ser ese extraño para alguien más. Vas a dejar una gran impresión con nada más que un nombre.

 

4. La primera vez que te das cuenta que crecer en donde creciste te hace ser quien eres…

Hometown

Resulta que tu acento no es lo único que te dejó. De repente estás sentado en un grupo con personas de Canadá, Turquía, Tailandia, Inglaterra, Rusia… y te das cuenta que la forma en que ves el mundo se debe al lugar en el que creciste y viviste todo este tiempo. Si hubieras nacido 1000 kilómetros más a la derecha capaz te hubieras dedicado a otra cosa. O hubieras sido más alto, o más bajo, o más flaco, o menos tolerante, o más religioso…. mil cosas podrían haber sido diferentes.

No son solo tus genes. Eres todo lo que has (y también lo que no) experimentado.

 

5. …y la primera vez que sientes que te estás convirtiendo en alguien más

Traveller

De la misma manera que crecer en donde creciste te marcó, y hace que seas de determinada manera, viajar también te marca y te cambia. Y si prestas atención te vas a dar cuenta. Y de repente es lista con cosas para hacer que tienes tirada en el cajón te empieza a llamar más y más fuerte.

 

6. La primera vez que viajas miles de kilómetros solo para ver miles de kilómetros del cielo…

Clear night

Tu cuerpo entero esta dormido, y en Spotify han estado sonando las canciones de la lista “viajes de verano” desde la hora del almuerzo, pero en el segundo que te bajas del coche y ves el cielo cubierto de estrellas te olvidas si puedes o no sentir tus piernas. El piso flota y tu flotas sobre el piso… es sin dudas uno de los momentos más memorables de un viaje.

 

7. …y la primera vez que te das cuenta que un café hecho con leña le gana a cualquier latte macchiatto

camp

El café es lo mejor que te puede pasar si: tienes que estudiar tooooda la noche para un examen final o si te levantas en una bolsa de dormir, agarras un sweater, y vas afuera de tu casa de campaña hacia la fogata. La segunda opción sin dudas le gana a la primera, y es cuando te das cuenta que el aire fresco, el silencio y todo lo que te rodea, hacen que esa taza de café sea lo máximo… los granos orgánicos y tazas súper no le llegan a los talones.

 

8. La primera vez que usas un baño todo viejo, sucio…. Ah, y que solo es un agujero en el suelo

DSC01239

Cuestiones de cultura, privilegio, confort personal, necesidades biológicas… si tan solo hubiera una única manifestación física de todo lo que nombre anteriormente habría inodoros en todos lados. Pero la realidad es que el mundo funciona de una manera misteriosa.

 

9. La primera vez que te das cuenta lo poco que en realidad necesitas

Traveller

¿Chamarra llena de polvo? Lista ¿Cartera? Lista ¿Pasaporte, identificación, gloss? Listo ¿Un par de calcetines limpios, un par de botas y lentes de sol? Listo, listo, listo. El resto es solo extra. Vas a sobrevivir, es mucho más fácil  (sin olvidar lo barato) de lo que imaginaste.

 

10. La primera vez que realmente sientes que estas por tu cuenta

on the road
Puede ser escalando la montaña más grande del mundo, o caminando por las calles de alguna ciudad, o simplemente manejando por horas… y comiendo solo tu bolsa familiar de Doritos, con el objetivo de llegar a cierto lugar. Cuando te das cuenta que tu eres tu mundo. Da miedo, mucho, pero no cambia nada. Sigues estando bien

 

11. La primera vez que te despides de un lugar, y es tan fuerte como despedirte de una persona

carlo

Ciertos lugares se pueden quedar en tu cabeza. Te llegan. Pueden entender, pueden tener valores similares, y pareciera que te reciben con los brazos abiertos. De cierta manera (rara, no lo voy a negar) se siente como si te estuvieran ofreciendo un segundo hogar, como si tu familia fuera quien lo hace, solamente que sin preguntarte nada. Dejar el primer lugar que te hace sentir así es difícil… pero abre la puerta a que otros lugares te hagan sentir así. A que tu pasaporte se llene de sellos.

 

12. La primera vez que te das cuenta que puedes empezar una nueva vida en el momento que quieras

backpackerQuieres tomar el siguiente barco a Alaska. Sabes que hay alguien en Saigón que te dijo que eres bienvenido cuando quieras, y que vive junto a la mejor tienda de banh mi en toda la ciudad. Ese momento en el que no querías otra cosa más que tomarte un gelato en el medio de la nada en Italia. ¿Y sabes qué? Todas estas cosas son posibles. Todas estas son vidas que podrías estar viviendo, te diste cuenta recién cuando empezaste a viajar… pero hace mucho que estaban ahí (y lo mejor, es que todavía están).

 

13. La primera vez que parece que la naturaleza te esta hablando directamente a ti

hikeGeneralmente pasa cuando un rallito de luz pasa entre las ramas de un árbol para alumbrar algo en específico.A veces nos habla con un soplido del viento o con una mariposa que se posa sobre nosotros. Y cuando no estas solo, no hay razón para no pensar que  es un mensaje para ti, para dejar de lado el celular, auriculares, compus. Es, simplemente, cuestión de entender.

Vía: Matadornetwork

Escrito por Claudia Franco Alcántara

Mexicana en Argentina, lo mejor de los dos mundos. Viajera. Aventurera. Amo recorrer el mundo. Positiva ante todo. Live, Laugh & Love.

Qué piensas?

0 points
Upvote Downvote

20 fronteras de países europeos que te darán paz al verlas

Navagio fue elegida como la playa perfecta, pero NO estamos de acuerdo