Científicos examinan plantas que han vuelto a la vida a partir de semillas de 32,000 años de antigüedad

planta
Redactor
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

¡Una locura! Científicos rusos afirmaron que lograron hacer florecer una planta cultivada a partir del material que extrajeron de las semillas depositadas en el permafrost (una capa permanentemente congelada en los niveles superficiales del suelo) siberiano hace 30,000 años.

El trabajo de los científicos del Instituto de Biofísica Celular de Rusia durante el año 2012 generó mucho entusiasmo en la comunidad científica y ahora los investigadores austriacos están tratando de secuenciar el ADN de la planta para descubrir cómo pudo sobrevivir tanto tiempo.

El material de semillas más antiguo hasta ahora conocido, con el que habían podido crear vida anteriormente, data de hace casi 2.000 años, según informó el escritor de ciencia Ed Yong en un blog de la revista Discover, dando detalles del trabajo revolucionario de los científicos rusos.

Plantas

La historia comienza hace más de 10 años, cuando un equipo de científicos rusos, húngaros y estadounidenses recuperó las semillas congeladas en 2007.

Estas semillas se encontraron cubiertas de hielo y enterradas a 125 pies bajo tierra, en las profundidades del permafrost siberiano. ¡En el momento de este fascinante descubrimiento, este grupo de científicos estaba investigando las madrigueras de las ardillas antiguas!

La planta que había crecido a partir de estas semillas era, de hecho, una Silene stenophylla, una flor que se ve sorprendentemente similar a su doble moderno que todavía crece en Siberia.

Increíblemente, estas plantas son de la época en la que los mamuts y los tigres dientes de sable vivían en Siberia.

Plantas

Hasta el día de hoy, nadie sabe realmente cómo estas semillas lograron sobrevivir durante tanto tiempo. Recientemente, algunos científicos en Austria decidieron comenzar a abordar este misterio investigando el ADN de estas plantas antiguas.

«Creo que la humanidad debe estar agradecida por cada conocimiento que podamos crear para proteger nuestras tierras de cultivo», dice la profesora Margit Laimer, biotecnóloga de plantas de la Universidad de Recursos Naturales y Ciencias de la Vida en Viena.

Esta investigación se está llevando a cabo actualmente en la Universidad de Recursos Naturales y Ciencias de la Vida de Viena. El objetivo principal de esta exploración es descubrir si hay cambios en los genes de las plantas que pueden adaptarse a condiciones muy secas, calientes o frías. Tales hallazgos podrían ser realmente útiles cuando se trata del cambio climático y se buscan formas de ayudar a otras plantas a sobrevivir.

Además, como el permafrost ruso se está descongelando, los investigadores también podrán investigar el medio ambiente más a fondo para ver qué factores podrían haber ayudado a que las semillas se mantengan viables.

“Seguinos en Instagram para conocer más historias como esta”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *