Guía de viaje para ver Ballenas y Pingüinos cerca de Puerto Madryn

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Dentro de los muchos lugares para ver vida silvestre en la Patagonia, se destacan Península Valdés y Punta Tombo, por su cercanía a la ciudad de Puerto Madryn (de fácil acceso vía aérea, marítima y terrestre) y por la enorme riqueza faunística que en ellos habita.

Foto: Omer Tamir

Los principales personajes en esta historia son las Ballenas y los Pingüinos, aunque pueden verse muchos otros animales como elefantes marinos, focas, una innumerable cantidad de aves (desde las más pequeñas hasta otras muy grandes como el petrel gigante del sur ó el choique), armadillos, zorros, maras, guanacos, y en algunas oportunidades, Orcas !

Foto: Doriana del Sarto

Cuándo ir a la Patagonia

Independientemente del destino que se escoja, algunos animales suelen estar presentes sólo durante determinados períodos del año, los cuales se repiten regularmente.

Las Ballenas, por ejemplo, llegan a finales de Mayo, con una presencia máxima  de ejemplares entre los meses de Julio y Septiembre, y migran nuevamente hacia el sur durante los primeros días de diciembre.

Los Pinguinos, llegan a mediados de septiembre, y dejan de verse entre marzo y abril.   Esto revela que es muy conveniente ir entre septiembre y diciembre,  para poder aprovechar bien el viaje y ver a ambas especies.  Lo mismo sucede con otros animales de la región, aunque también muchos otros permanecen visibles durante todo el año.

Fuente: Kartenn

¿Hace frío en la patagonia argentina?

El clima en puerto Madryn es muy seco y ventoso,  por eso es en invierno es importante estar bien abrigado; por otro lado, las temperaturas normalmente no bajan de los 0° y rara vez nieva, por lo cual es posible ir durante todo el año.

En verano muchas veces la temperatura supera los 30°, y a pesar de ser caluroso, no es agobiante ya que como dijimos antes, es un clima seco.

Cómo llegar hasta aquí

Puerto Madryn está a unos 1400 km de Buenos Aires; en avión, Aerolíneas Argentinas tiene vuelos frecuentes a la ciudad de Trelew (principalmente desde Buenos Aires), situada a unos 40 km al sur de Puerto Madryn, con tarifas desde aproximadamente USD 280* (ida y vuelta, tarifa residentes). Otra alternativa es Líneas Aéreas Sol .  *Las tarifas en este artículo son solo a modo orientativo, calculadas según el valor oficial del dólar, y acorde a lo publicado en distintas plataformas de compra.

También es posible llegar en Bus, desde una variedad de destinos mucho mayor y de forma más económica; por ejemplo, las empresas Don Otto y Vía Bariloche ofrecen servicios desde Buenos Aires con una duración aproximada de 18 horas y con un costo que ronda los USD 130 por tramo.

Por otro lado, el automóvil es la opción ideal para aquellos aventureros que disfrutan marcando su propio ritmo. Podrás encontrar un buen mapa de rutas en Ruta Cero, y si no cuentas con vehículo propio, algunas de las rentadoras en las que puedes conseguir uno son Hertz  y Avis.

Dónde Dormir:

Puerto Madryn tiene una amplia variedad de alojamientos, que van desde Hostels (desde aproximadamente USD 20 por persona la noche) hasta hoteles  5* / Estancias (con tarifas superiores a USD 300 la habitación por noche).

Algunos lugares recomendados son los Hostels La Tosca y El Gualicho, el Hotel La Posada (opción estilo casa) y el Hotel Territorio (muy Premium).

Por otro lado, Península Valdés ofrece también lugares de ensueño como la Estancia Rincón Chico, inmersa en el corazón de la península y especial para hacer turismo de naturaleza, u otros hoteles ubicados principalmente en Puerto Pirámides.

Otros alojamientos a tener en cuenta, muy conectados al ecoturismo, son:  El Pedral & Bahía Bustamante.

Qué ver y hacer, en cada lugar:

1. Península Valdés:

A menos de 90 km de Puerto Madryn, es la Meca de la fauna marítima en Argentina. Aquí habitan numerosos animales, quienes año a año se establecen de forma temporal en distintos puntos de la Península.

Foto: Aris Gionis

Los imperdibles dentro de la Península, son:

Navegar en Puerto Pirámides junto a la Ballena Franca Austral:

Las Ballenas Se acercan al Golfo Nuevo (dentro del cual también se encuentra la ciudad de Puerto Madryn) para reproducirse y amamantar a sus crías, y si bien se las puede ver fácilmente desde la costa, navegar junto a ellas es una experiencia inolvidable.   Es importante destacar que esta zona es la más adecuada a nivel mundial para avistar ballenas.

Con tarifas desde aproximadamente USD 90, algunas de las empresas que prestan estos servicios son Punta Ballenas y Yellow Submarine.

Recorrer la Península en excursión:

El valor agregado que puede darle un guía o biólogo en este tipo de actividades es notable, y permite no solo aprender más sobre la naturaleza sino también encontrar los lugares más impactantes de la zona.

Autor: Morgana Morandini

Una de las empresas que ofrece excursiones de día completo a la Península (desde Puerto Madryn), es Argentina Visión.

Hay distintos circuitos  que se pueden hacer, los más clásicos son el circuito sur (con highlights como Puerto Pirámides, donde dan espacio como para poder hacer la navegación;  Punta Delgada, donde pueden avistarse elefantes marinos; y Caleta Valdés, donde esporádicamente pueden verse Orcas) y el circuito norte (zona norte de la península, incluyendo también una visita a Puerto Pirámides. La principal diferencia con el circuito sur es que en la parte norte hay una colonia de pingüinos magallánicos de más de 25.000 ejemplares, por lo cual, ésta es la opción ideal si se tiene muy poco tiempo de viaje y se desea ver la mayor cantidad de especies).

A lo largo de la península pueden avistarse también Guanacos, Choiques (Avestruces), Maras, muchas aves, etc..

2. Punta Tombo:

A 180 km al sur de Puerto Madryn, Punta Tombo es la pingüinera más grande de Latinoamérica, con más de 500.000 parejas de pingüinos que llegan a reproducirse y criar a sus pichones durante los meses de septiembre y marzo.

Es realmente impresionante: sus nidos están a la vista y se esparcen alrededor de la costa, llegando en algunos casos a más de 3 kilómetros dentro del continente.

punta tombo

Hay senderos preparados para que los visitantes puedan observarlos,  que permiten mezclarse con la naturaleza misma, viéndolos caminar entre las personas.

También pueden avistarse Guanacos, Choiques y Armadillos, entre otras especies.

Es posible hacer la visita en excursión desde Puerto Madryn ó también por cuenta propia.

3. Un imperdible en Puerto Madryn: snorkel con lobos marinos

 Si tienes un poco más de tiempo como para explorar la zona, no te pierdas la experiencia de hacer snorkel y nadar junto a lobos marinos; es un buen rato de pura aventura y diversión en el agua, donde estos simpáticos animales juegan entre las personas. Una de las empresas que proveen este servicio, es Aquatours.

Hay muchos otros atractivos que son hogar de numerosas especies, como por ejemplo Bahía Bustamante o Rawson (avistaje de Toninas), y también es posible complementar el viaje con actividades culturales como la visita a los típicos pueblitos galeses ó la visita a museos notorios de Trelew  y Puerto Madryn.

Dónde comer:

Uno de los manjares más ricos de esta zona es la merluza negra, y hay varios restaurantes donde podrás probar también los frutos de la pesca local, por ejemplo, Mariscos del Atlántico y Plácido.  Si quieres algo más tradicional, hay una pizzería muy buena cerca de la playa: Lizard.

Esto te puede interesar ...

Nueva Zelanda probará por primera vez en el mundo la transmisión de energía inalámbrica de largo alcance

EMROD, una empresa emergente de Nueva Zelanda, ha desarrollado la primera transmisión de energía inalámbrica de largo alcance y alta potencia del mundo como alternativa a la tecnología de línea de cobre existente.

La tecnología Emrod funciona utilizando ondas electromagnéticas para transmitir energía de forma segura y eficiente de forma inalámbrica a grandes distancias. El prototipo recibió algunos fondos del gobierno y fue diseñado y construido en Auckland en cooperación con Callaghan Innovation.

Ha recibido una nominación al premio Royal Society, y la segunda empresa de distribución de electricidad más grande de Nueva Zelanda, Powerco, será la primera en probar la tecnología Emrod.

La compañía fue fundada por el empresario tecnológico en serie Greg Kushnir, quien estaba decidido a encontrar una tecnología que pudiera reducir los costos de distribución de energía, evitar cortes y respaldar la energía renovable.

“Tenemos una gran cantidad de energía eólica, solar e hidráulica limpia disponible en todo el mundo, pero existen desafíos costosos que conlleva la entrega de esa energía mediante métodos tradicionales, por ejemplo, parques eólicos marinos o el estrecho de Cook aquí en Nueva Zelanda que requieren cables submarino que son costosos de instalar y mantener ”, dijo el Sr. Kushnir.

“Quería encontrar una solución para mover toda esa energía limpia desde donde es abundante a donde se necesita de una manera rentable y ecológica.

“Los métodos de generación y almacenamiento de energía han progresado enormemente durante el último siglo, pero la transmisión de energía se ha mantenido prácticamente sin cambios desde que Edison, Siemens y Westinghouse introdujeron por primera vez redes eléctricas basadas en cables de cobre hace 150 años”.

Cuando el Sr. Kushnir investigó formas de transmitir energía de forma inalámbrica a grandes distancias, le sorprendió lo poco que se había hecho en el campo.

“Todo el mundo parece estar obsesionado con la idea de que la energía llega a los consumidores como electricidad a través de cables de cobre y sabía que tenía que haber una mejor manera”.

Kushnir se acercó al distinguido científico neozelandés Dr. Ray Simpkin de Callaghan Innovation, quien dirigió un estudio de viabilidad y trabajó en el prototipo. Callaghan Innovation respaldó a Emrod con una subvención de investigación y desarrollo y secundó a su científico principal para trabajar en el prototipo que cambia las reglas del juego.

Al reducir significativamente los costos de infraestructura, la tecnología de Emrod tiene la capacidad de apoyar a comunidades remotas como en África y las Islas del Pacífico al brindar acceso a energía barata y sostenible para alimentar escuelas, hospitales y economías.

“Las estadísticas son bastante convincentes. Estamos hablando de un aumento potencial del 50% en el consumo de energía sostenible, hasta un 85% de reducción en los cortes y hasta un 65% de reducción en los costos de infraestructura eléctrica debido a la solución Emrod ”, dijo Kushnir.

Emrod entregará el próximo prototipo a Powerco en octubre y pasará de dos a tres meses realizando pruebas de laboratorio y capacitando al personal de Powerco antes de pasar a una prueba de campo.

“El sistema que estamos construyendo actualmente para Powerco transmitirá solo unos pocos kilovatios, pero podemos usar exactamente la misma tecnología para transmitir 100 veces más potencia a distancias mucho más largas. Los sistemas inalámbricos que utilizan la tecnología Emrod pueden transmitir cualquier cantidad de corriente de potencia que transmitan las soluciones cableadas ”, dijo Kushnir.

La seguridad del prototipo también es una prioridad para Emrod, que está utilizando una banda de frecuencia industrial, científica y médica (ISM) no ionizante para transmitir energía.

La compañía se ha estado comunicando con el regulador Radio Spectrum Management (RSM) continuamente desde el principio y manteniendo los más altos estándares de seguridad.

“El proceso riguroso que estamos llevando a cabo tiene como objetivo demostrar que la tecnología es segura con niveles de potencia más altos a mayor escala. También ayuda a crear pautas de mantenimiento para empresas como Powerco que utilizarán nuestros dispositivos ”, dijo Kushnir.

“Hemos elegido esta frecuencia ampliamente utilizada y bien regulada porque existe una larga historia de uso seguro entre humanos y sus pautas de seguridad científicamente probadas, que son aceptadas internacionalmente.

Otras publicaciones que pueden interesarte
Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO