La Ciudad de México cumplirá 500 años en 2021 y estas son las razones por las debes visitarla

méxico
Redactora Social
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

En el 2021 México se cumplirán 500 años desde la fundación de la Ciudad de México, y también 200 años desde que México logró su independencia de España.

Si bien muchos viajeros suelen elegir destinos costeros como Tulum o Cabo, la Ciudad de México ofrece una variedad de experiencias que valen la pena. De verdad, no te arrepentirás.

La Ciudad de México está llena de historia, pero los lugares de moda con estilo también están dando nueva vida a los 16 distritos que conforman la ciudad más poblada de América del Norte. Cualquier día se puede pasar en un bote de madera a la deriva por un antiguo canal y escuchar bandas de mariachis en vivo, seguido de una copa en un salón en la azotea con vista a la ciudad. Ya sea escalando una pirámide antigua o cenando en uno de los mejores restaurantes del mundo, estas son todas las razones para visitar la Ciudad de México.

Experimentar una ciudad extranjera es más fácil con un local, especialmente con un guía como Francisco Sandoval, quien construyó su empresa de conducción privada basándose completamente en referencias. Opera su negocio con su esposa, Rocío Pérez, quien se sienta en el lado del pasajero como traductora de inglés.

Mientras conduce, Sandoval explica que la Ciudad de México está situada donde los aztecas «encontraron un águila parada sobre un cactus devorando una serpiente, tal como lo había predicho su dios Huitzilopochtli, por lo que comenzaron a construir [su imperio], Tenochtitlán».

Al llegar al sureste de la ciudad por las vías fluviales de Xochimilco, que eran utilizadas por los aztecas para cultivar y transportar cultivos, se ven coloridas góndolas mexicanas (o trajineras) atracadas y esperando ser dirigidas con postes que llegan al fondo de los canales. Los pasajeros pueden pedir a los vendedores flotantes que venden micheladas, tamales y elote, o pagar una pequeña tarifa para recibir una serenata con una banda de mariachis.

Al noreste de Xochimilco se encuentra Teotihuacán, una ciudad que estuvo abandonada durante más de un siglo antes de que llegaran los aztecas hace 700 años. Si bien no se sabe mucho sobre los constructores iniciales, se han descubierto pistas tan recientemente como hace seis años, cuando se desenterraron 75.000 artefactos.

Después de subir unos 250 escalones hasta la cima de la Pirámide del Sol, se puede disfrutar del almuerzo bajo el nivel del suelo en La Gruta, un restaurante dentro de una cueva que utiliza técnicas culinarias prehispánicas e ingredientes locales para crear platos sabrosos. Sillas de madera de colores compensan los manteles blancos formales del interior, y los espectáculos de danza folclórica mexicana suben al escenario los fines de semana.

Otro de los lugares que vale la pena visitar es Coyoacán, uno de los barrios más antiguos de la Ciudad de México. Cuenta con una arquitectura colonial española y calles adoquinadas bordeadas de mercados artesanales, cafés, parques y heladerías. La artista mexicana Frida Kahlo, considerada hoy como un símbolo feminista e ícono de la moda, vivió en la Casa Azul en esta área a principios del siglo XX. Desde entonces, la casa se transformó en el Museo Frida Kahlo, donde sus obras de arte y vestidos se exhiben junto con placas con datos menos conocidos sobre la artista, incluidos detalles de su discapacidad, que impulsaron tanto su creatividad como su depresión.

Mansiones viejas cubiertas de fachadas coloridas y enredaderas rastreras albergan restaurantes prometedores y bares emergentes que conforman el moderno barrio de Roma Norte.

En la popular avenida Álvaro Obregón se encuentra la Licorería Limantour, clasificada anualmente entre los 50 mejores bares del mundo desde 2014. Un barman llamado Alfredo recomienda visitar Casa Franca, un salón de cócteles y jazz de mal humor al otro lado de la calle en el segundo piso sobre una pizzería. Continuando con este recorrido de bares, la siguiente parada debe ser Bar Las Brujas, dirigido por camareras que mezclan bebidas diseñadas con los remedios herbales de la “brujería mexicana” en mente.

Podría decirse que la mejor vista del vecindario se puede disfrutar desde el bar de la azotea Supra Roma, donde los DJ mantienen a la multitud bailando hasta la madrugada. Desde allí, puede divisar el siguiente distrito, La Condesa, donde el circuito de Amsterdam Avenue, un antiguo sendero para caballos, es el favorito de los corredores locales, y el Parque México es frecuentado por perros obedientes sin correa que siguen a sus dueños a los cafés.

Al noroeste de Roma y La Condesa se encuentra el exclusivo distrito de Polanco, un destino para comprar en elegantes tiendas de los más prestigiosos diseñadores mexicanos, como Marika Vera, Kris Goyri y Raquel Orozco, así como marcas de fama mundial como Louis Vuitton, Cartier. y Prada.

Es casi imposible hablar de México sin dedicar parte de la conversación a la comida, y específicamente a los tacos. Los clásicos tacos al pastor de los vendedores ambulantes se cortan en rodajas de un asador de cerdo marinado y se cubren con cebollas, cilantro y piña.

La comida casera mexicana se ha considerado comúnmente barata, pero el chef Enrique Olvera cambia la mentalidad de la gente. El restaurante, Pujol, que ocupa el puesto número 12 en la lista de los 50 mejores restaurantes del mundo y figura en la mesa del chef de la serie documental Netflix, presenta una experiencia gastronómica mexicana de primer nivel. Ubicado en el lujoso barrio de Polanco, el restaurante ofrece un menú de degustación de siete platos que aplica sabores tradicionales mexicanos a platos elevados de Oaxaca. Un mole (comúnmente servido como salsa) es el plato principal aquí, añejado más de 2,000 días.

En algún lugar entre los tacos callejeros y la buena comida se encuentra el Mercado Roma, un salón de comida gourmet de varios niveles donde los lugareños se mueven hasta los mostradores o se sientan en mesas comunes con platos llenos de barbacoa, tacos, tapas y más.

Otros restaurantes destacados incluyen Rosetta, un concepto de fusión italo-mexicano de la chef Elena Reygadas; Contramar, con su menú a base de mariscos; Azul Histórico, un restaurante tradicional mexicano del notable chef Ricardo Muñoz Zurita; y Yakumanka, destino de ceviche y pisco sour peruano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *