Las peores modas en viajes de los últimos 100 años

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Al principio de cada año a las publicaciones de viajes les gusta ver en su bola de cristal y predecir cuales van a ser las tendencias en viajes: safaris están de moda, los glampigs ya fueron, e ir al espacio… ya puedes reservar tu viaje a Marte con todo incluido.

Pero en vez de mirar para adelante esta vez vamos a ver al pasado. Y hacer una lista de los las peores modas del siglo pasado. Hay algunas que recordamos con risas, otras que mejor que se fueron y otras que no queremos ni recordar.

Viajes en carretera en casas rodantes

Trailer

La idea de llevar todo lo que necesitabas en un viaje sin la necesidad de ir a un hotel y comer en restaurantes sonaba más que genial, no? Bueno, pues pregúntales a las mamás, que tenían que encargarse de tosas las tareas del hogar y la comida… como si nunca hubieran dejado su casa. Osea no tenían vacaciones ni estando de vacaciones.

Diapositivas de las vacaciones

slideshow-0347

Durante la década del ’60, si un amigo se iba de vacaciones, lo más probable es que cuando volviera te invitara a su casa a que te sentaras en el sillón para ver cada una (una, por una) de las diapositivas de TODO su viaje. Usando un proyector. Obvio que de cada imagen te contaban una “súper historia”. Ahora es más fácil, entramos en Facebook y le ponemos “me gusta” al álbum completo sin tener que oír las mil y una historias.

Fumar en los aviones

#smoke

Es difícil pensar que hasta 1990 era legal fumar en muchos vuelos (que no fueran de muchas horas). Al principio iban todos mezclados  y para los ’70 se separaron a los pasajeros entre fumadores y no fumadores. Pero como lo único que los separaba era una cortinita, casi todos los pasajeros, incluyendo las azafatas, salían del avión con olor a cigarro.

Riñoneras / Cangureras

Fanny pack

En algún momento, entre los ’80 y ’90, las personas que viajaban decidieron que la mejor idea para llevar sus cosas personales era con una riñonera. Si, era mucho más cómodo que una bolsa, no necesitabas manos. Y si, eran menos fácil de que te la abrieran para robar por que la tenías súper cerca. Pero a veces, solo a veces, la moda le tiene que ganar a la funcionalidad. Las riñoneras era una de esas veces.

Fotos súper ingeniosas

Everybody's doing it...

OHHH que genial estas levantando la Torre de Pisa, uhhhhh me encanta que justito tocaste la punta de la Torre Eifel, ahhhh me encanta el piquito a la esfinge. No no y no! No no eres la persona más original del mundo. Es la típica foto que todo turista hace. Mejor saca buenas fotos y listo.

Piernas y más piernas

Hotdogs or legs

Si una chica va a la playa y no se saca una foto de sus piernas y el mar es casi como que no hubiera ido. Si, gracias a los smartphones, esa es la foto que no puede faltar. Y la verdad que esa moda sigue y sigue, y no sabemos cuando va a parar. Pero, por favor, ¡PAREN!

Glamping

life is good

La mezcla entre glamour y camping. Si tu eres tan “elegante” como para no armar tu carpa y hacer tu comida en la fogata por favor evita toda la idea de camping. Si alguien más es el que te hace la cama, te sirve champagne y una cena súper gourmet… bueno, eso no es camping, metetelo en la cabeza, eso solo se llama irse de vacaciones.

Selfie sticks

Selfie Stick everywhere

El 2014 fue el año del selfie stick, aparentemente ya no necesitamos acercarnos a un extraño para preguntarle si nos puede sacar una foto. Ahora todos llevamos el palito para todos lados por que en cualquier momento nos pueden dar ganas de sacarnos una “gran” foto. Pero la verdad a veces son muuuy pero muuuy molestos para los que están al rededor.

Desconectados

Texting

Hoy que vamos todos a todos lados con nuestras computadoras pegadas en nuestras manos lo mejor sería dejar todos los aparatitos cuando salimos de viaje. Pero el problema es que parece que nadie es capas de desconectarse de Facebook, Instagram y Twitter. Todos quieren avisar en qué andan o qué están haciendo. El problema de hoy es que parece que no vale la pena irse de viaje si no se entera medio mundo por las redes sociales.

Esto te puede interesar ...

Ahora puedes dormir en una pequeña cabaña llena de abejas en Rumania

¿Alguna vez te has preguntado cómo sería vivir en una colmena? ¿No? Yo tampoco, pero ahora puedes experimentarlo durmiendo en una pequeña cabaña llena de insectos zumbantes.

No parece la experiencia más relajante, pero en realidad se ofrece como una forma de calmar a los clientes estresados, según el propietario Vasile Nasca.

El hombre de 45 años trabaja como apicultor en la comuna de Santana de Mures, en el condado de Mures, en el centro-norte de Rumanía, y afirma que el zumbido de las abejas ayuda a las personas a relajarse, estimula el sistema nervioso y mejora la audición.

Después de haber trabajado con abejas durante 20 años, Nasca sabe lo que hace y ahora ofrece a las personas la oportunidad de disfrutar de sesiones terapéuticas en una cabaña de madera donde los clientes pueden acostarse en una cama junto a cuatro colmenas horizontales y escuchar los zumbidos de las abejas.

Nasca explicó: ‘Heredé la pasión de mi padre Alexandru Nasca, conocido en la zona como Sandy Stuparul, quien tiene 83 años y aún trabaja como apicultor’.

‘También es mi principal ayudante, aunque algunas personas pueden pensar que es demasiado mayor. De hecho, el trabajo le ayuda a mantenerse activo y todavía se siente joven de corazón’.

‘No me considero mejor que otros apicultores, pero teniendo tanta pasión y experiencia con las abejas, y viendo lo que han estado haciendo otros países, pensé que sería una buena idea ofrecer esa terapia’.

Nasca agregó que, si solo produjera miel, no ganaría suficiente dinero para mantener el negocio en marcha, por lo que “decidió hacer más con las abejas”.

Nasca dijo que el zumbido de las abejas puede usarse como tratamiento terapéutico para muchas dolencias, como pérdida de audición, depresión, migrañas, estrés o fatiga, y que acostarse en una cabaña con los insectos también puede evitar que las personas les tengan miedo.

El apicultor recibió fondos de la UE para desarrollar su centro de terapia del zumbido y, después de probar el servicio con conocidos y clientes, recibió una gran respuesta.

Nasca dijo: ‘La gente está muy entusiasmada con esto… hemos tomado todas las medidas necesarias para minimizar el riesgo de picaduras de abejas. En realidad, el riesgo de ser picado accidentalmente por una abeja en el exterior es mayor que en nuestras cabañas’.

Soy optimista sobre el futuro de las abejas. No creo que todos desaparezcan porque conduciría al desastre. Einstein tenía razón cuando dijo que todos moriríamos en unos pocos años si las abejas se extinguieran’.

Nasca continuó señalando que, si bien no cree que las abejas desaparezcan por completo, su número está en “constante declive” y se deben tomar medidas para ayudar a salvarlas.

Otras publicaciones que pueden interesarte
Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO