Reproducir vídeo

Itinerario para conocer lo mejor de Lima en 2 días

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Cuando hablamos de Perú, lo primero que nos viene a la cabeza es Machu Picchu. ¡Es increíble!, pero no es lo único que tiene para ofrecerte este hermoso país, también vale la pena y mucho conocer Lima, su capital.

Durante la época colonial esta ciudad fue una de las más importantes de Sudamérica, y hoy en día es una de las principales de la región. Está llena de historia y es un importante polo gastronómico mundial. 

No es un sitio muy popular en cuanto al turismo se refiere, debido a su mal ganada reputación de caótica y gris, pero es un destino increíble, dinámico y está preparado para ser re descubierto por los viajeros más curiosos e intrépidos.  

Ubicada frente al Pacífico, ofrece interesantes contrastes: por un lado, sitios arqueológicos precolombinos y lugares tradicionales, y por el otro, barrios bohemios que combinan naturaleza y modernidad.

Para que no te pierdas nada en tu visita a Lima, se me ocurrió realizar una mini guía que resume los mejores atractivos de esta ciudad en dos días súper completos e intensivos ¡Espero que te sirva de orientación para tu próximo viaje! 

Día uno: Lima, una ciudad llena de historia. 

Arranca el día visitando La Plaza de Armas, el corazón de la ciudad y un emblemático sitio turístico.

¿Qué puedes conocer? Como toda capital colonial, alrededor de la Plaza Mayor encontrarás los edificios más importante para la sociedad de la época (también para la actual). Puedes visitar la Catedral Metropolitana de Lima, una iglesia de lo más ecléctica que presenta estilos arquitectónicos muy diferentes: barroco, gótico. neoclásico y romántico. Además, se encuentra el Palacio del Arzobispo, el Palacio de Gobierno, la residencia del presidente donde puedes ver el cambio de turno de la guardia todos los días al mediodía y el Museo del pisco, ¡no te puedes ir de Lima sin probarlo! 

Centro histórico

A una cuadra de la plaza mayor está la Casa de Aliaga, una mansión magnífica con mucha presencia, grandes escaleras, muebles de madera y un bello patio interior. Es la residencia más antigua de Lima y fue construida sobre un templo prehispánico. 

Otros símbolos histórico y arquitectónicos de Lima que debes conocer son los pintorescos balcones ubicados por todo el centro histórico. Hay dos edificios a los que se les adjudican los mejores: El Palacio de Torre Tagle y la Casa de Osambela, una mansión de color celeste que goza de 5 de estos balcones. Además, ya que estas allí, sube al último piso y obtén una de las mejores vistas del océano pacífico. 

Ya es hora de almorzar, así que dirígete al mercado central como en casi todas las grandes ciudades aquí encontrarás un inmenso mercado que ocupa toda una cuadra y donde se puede comprar de todo. Este es el sitio perfecto para correrte de tu postura de turista y vivir la capital como todo un lugareño. 

La tarde es perfecta para visitar el parque San Martín, que como su nombre lo indica, es en homenaje al libertador gestor de la independencia de Perú.

Lima Peru
Parque San Martín

Aquí puedes hacer un recorrido por el Gran Hotel Bolívar, un imponente edificio de los años veinte y si quieres sube al mirador, es una experiencia increíble. También tienes la posibilidad de degustar un pisco sour o conocer el impresionante vestíbulo que es custodiado por un antiguo Ford T.

Un dato de color sobre esta plaza es que la estatua de San Martín lleva un casco con una llama encima. Parece ser que cuando fueron a encargar al escultor que la hiciera hubo un problema de traducción y entendió que querían una llama (animal) cuando en realidad querían una llama (de fuego).

Ya para terminar este día tan agotador (¡tus pies te pedirán un descanso!), recorre el circuito mágico del agua, un complejo con trece fuentes que se localiza en el Parque de la Reserva. Este uno de los atractivos turísticos de más concurridos por las familias, pero también encontrarás jóvenes enamorados, sobre todo al caer la noche, cuando las fuentes se iluminan y el ambiente se torna romántico.

Lima, Perú 209
Fuente de Fantasía

No te pierdas el espectáculo de la Fuente de Fantasía, un juego de lasers e imágenes de danzas tradicionales peruanas, proyectados en ciento veinte metros de chorros de agua, y acompañadas de música típica.

Día dos: Lima, naturaleza y modernidad 

Vamos a dejar de lado la historia de Lima para adentrarnos en su veta natural y moderna recorriendo los barrios El Barranco y Miraflores.  

El Barranco es conocido, además de por su paseo marítimo, por ser uno de los barrios más “top” y bohemios de la ciudad. 

Comienza el día dando un paseo por la costa y tal vez, si el clima acompaña, hasta puedes darte zambullida en las aguas del Pacífico.

Aprovecha la media mañana y visita la Bajada de Baños (una animada avenida peatonal que desciende hasta la playa) y el Puente de los Suspiros, uno de los lugares más románticos y turísticos de Lima. La leyenda cuenta que quien lo visite por primera vez debe cruzarlo sin respirar, para que se le conceda el deseo que escoja.

Puente de los Suspiros, Barranco. Lima-Peru
Puente de los Suspiros

El paseo entre Miraflores y Barranco es el Malecón, un lugar agradable para disfrutar de la costa, el horizonte y los espacios verdes. 

Aquí puedes tomarte un respiro y almorzar liviano en El Beso Francés, un café que se caracteriza por su  selección de crepes saladas, su buen capuccino y sus jugos frescos de naranja (¡Es uno de mis lugares favoritos en Lima!).

La tarde es para disfrutarla de lleno en el barrio Miraflores, el más moderno y con mayor movimiento de la ciudad. 

Miraflores

Aquí el destino obligatorio es El Parque del Amor, inaugurado un día de San Valentín de 1993. Su atractivo principal es la escultura llamada «El beso», hecha por Victor Delfín, un escultor peruano que consiguió representar a la perfección el sentimiento.

DSC_0327
Escultura El Beso

También puedes aprovechar y conocer cualquiera de los otros parques que hay en este barrio como el Parque Raimondi, el Parque Yitzhak Rabin o el Parque María Reiche.

Y por último, visita La Huaca Pucllana un sitio arqueológico con forma de pirámide precolombina de los años 1600 que se localiza en pleno Miraflores y es un secreto para la mayoría de los turistas.

Huaca Pucllana

Es para mí el mejor lugar para cenar, encontrarás un restaurante con una hermosa terraza que ofrece una vista impresionante de la pirámide que a la noche de ilumina y es todo un espectáculo admirable.

Si  has llegado al final del artículo estarás con muchas ganas de conocer Lima y también te debes estar preguntado cual es el mejor barrio para alojarte estos dos días. Mi recomendación es sin dudas ¡Miraflores! Todos tienen su encanto, pero los hoteles y las opciones de alojamiento en este sector de la ciudad me enamoraron más allá de que es completamente seguro tiene ese encanto bohemio que se robó mi corazón. 

Publicado en
Destino
Hay más sobre esto
Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO