Las leyendas más famosas de Puebla

6 min


Puebla de Zaragoza, también conocida simplemente como Puebla, es una de las 10 ciudades mexicanas que son Patrimonio de la humanidad. Esto se debe a que la ciudad conserva su centro histórico de manera fantástica. Con su impresionante catedral y una gran cantidad de hermosas iglesias, Puebla abraza a cualquier viajero que visite su suelo.

A través del tiempo, en Puebla, surgieron una cantidad innumerable de mitos y leyendas a partir de los grandes acontecimientos históricos y de la vida común. Puesto que fue una de las primeras ciudades del México colonial, los históricos y la vida cotidiana, le dieron su propia identidad al estado.

Es por eso que en esta nota queremos contarte cuales son algunas de las leyendas más famosas de Puebla.

Puebla

Leyendas de Puebla

1. La casa del que mató al animal

Cuando pases por la casa que se encuentra ubicada en la avenida 3 oeste al te va a llamar la atención la interesante construcción. Pero más aún lo hará la leyenda que allí cuentan.

Esta casa era propiedad de un señor llamado Pedro de Carvajal, un hombre de mucho prestigio y fortuna. Sin embargo, tuvo la desgracia de perder a su joven y hermosa mujer cuando daba a luz a su segundo hijo varón.

Puebla Zona de Monumentos

Transcurrieron los años hasta que en la casa de los Carvajal pudo volver el ambiente de festividad. Cuenta la leyenda, que una noche, mientras allí se brindaba un gran banquete, apareció una bestia, una suerte de monstruo que se dirigió al lugar donde se encontraba su hijo. La bestia estaba decidida a comerse al joven, y así lo hizo.

Resignado a la desgracia e inundado por el sentimiento de venganza, el señor Pedro ofreció grandes riquezas a aquel que capturara a la bestia. Pasaron muchos años hasta que llego el día en el que la bestia pudo ser cazada. El valiente joven llego una noche con la cabeza de la bestia, montado en un hermoso corcel.

Tantas influencias tenía Pedro que hizo que el señor Virrey de la Nueva España nombre al joven noble y por su hazaña le concedió la mano de su hija Teodora.

Barrio de Santiago, charming historic neighborhood in Puebla

2. La Fuente de los Muñecos

Esta particular fuente tiene como atractivo principal la estatua de un niño y una niña. Él sujeta un paraguas y ella unos libros escolares. Cuenta la leyenda que esta fuente se construyó después de la desaparición de los hijos de dos importantes personajes del actual barrio de Xonaca, allá por la década de los años treinta.

Los niños eran conocidos como “los muñecos”, ya que los padres se esmeraban en vestirlos de forma impecable a pesar de que todos los días, al regresar de la escuela, los niños llegaban con las rodillas raspadas y los zapatos sucios de tanto jugar.
6

A pesar de todo, su desaparición fue misteriosa y jamás se encontró rastro alguno de ellos. La leyenda dice que por las noches las estatuas desaparecen, se les escucha cantar o reír por las calles. Y que antes de que el sol salga los dos niños estatuas regresan a su lugar. Algunos vecinos aseguran ver los zapatos sucios y las rodillas raspadas de las estatuas.

La fuente se está en la calle 18 Norte (entre la 24 y la 22 Oriente),

3. Casa de los Enanos

Según la leyenda, esta casa de la Avenida Juárez, fue habitada por una familia típica de Puebla, de la que solo quedaron dos hermanos. Un hombre y una mujer a los que no les gustaba salir a la calle. Tanto así que, con el correr de los años, los hermanos se enamoraron el uno del otro.

En consecuencia de este particular amor, los hermanos dieron a luz varios hijos enanos. Podían observarse a los pequeñitos chicos jugando por los jardines. Más de una vez ellos se escapaban, por lo que tuvieron que tapiar las rejas de la casa. Es por esto que hoy en día ya no pueden contemplarse los hermosos jardines de la casa.

Puebla, Mexico

Sin embargo, otros cuentan que en realidad era una familia normal la que allí habitaba. Pero que tuvieron una hija deforme y que al asomarse por las ventanas espantaba a la gente. En consecuencia cubrieron las rejas y ventanas y solamente la gente de mucha confianza podía entrar.

4. La China Poblana

Esta leyenda de Puebla pareciera tener origen mucho más allá del continente americano. Según se cuenta fue a pedido de Diego Carrillo de Mendoza y Pimentel, marqués de Gelves y virrey de Nueva España, que un mercader trajo desde Filipinas una hermosa joven que debía estar al servicio personal del virrey.

Esta joven, llamada Mirra, fue capturada en el viaje por piratas portugueses y llevada a Cochin, en el sur de la India. En ese sitio, logró escapar de sus raptores y se refugió en una misión jesuita, donde fue bautizada con el nombre de Catarina de San Juan.

Puebla Mythology Mural

Sin embargo, Mirra fue raptada nuevamente por los piratas y la entregaron a quien luego la llevó a la Nueva España. Pero en lugar de entregarla al marqués de Gelves, el mercader la vendió como esclava al comerciante de Puebla don Miguel de Sosa por diez veces el valor que el virrey había prometido por ella.

Unos pocos años después de su llegada, don Miguel de Sosa murió, dejando en su testamento la orden de liberar a la esclava. Fue recogida en un convento, donde se dice que comenzó a tener visiones de la Virgen María y el Niño Jesús. Catarina de San Juan murió el 5 de enero de 1688 a la edad de ochenta y dos años. En Puebla se le rendía veneración como santa, hasta que en 1691 la Santa Inquisición debió prohibir las devociones populares.

China Poblana

En la actualidad, el Templo de la Compañía, en Puebla, es conocido como La Tumba de la China Poblana, puesto que en su sacristía reposan los restos mortales de Catarina de San Juan.

5. El Puente de Ovando

Cuenta la leyenda que la familia Ovando, una de las más ricas de la ciudad de Puebla, mandó construir el Puente que lleva su apellido. De esta manera, podrían unir su lujosa casa con el resto de la ciudad al cruzar por encima del río San Francisco.

Esta familia de Puebla tenía dos hijos, un joven fuerte y una hermosa joven. Esta última se había enamorado de un joven de clase media, acto totalmente repudiado por su padre. Él pensaba que si ella perdía su virginidad con su enamorado, los interesados pretendientes quedarían descartados.

Puente de Ovando

Tanta fue la suerte de los jóvenes enamorados, que fueron descubiertos en pleno acto amoroso por el hermano de la chica. Enfurecido, sacó su pistola e intentó dispararle al joven. Pero ella se interpuso antes que la bala lo alcance, muriendo en el acto. Insistiendo, el hermano acuchilló al novio, causándole una muerte inmediata.

El hermano nunca fue juzgado ni enviado a la cárcel debido a que cometió un “crimen de honor”. Eso no evitó su muerte, pues poco tiempo después fue encontrado tirado en un callejón.

Se cuenta que el padre, a causa de ambas tragedias, se volvió adicto al alcohol. Una noche, en la madrugada, caminado por el Puente de Ovando, se le acercó una mujer pidiendo limosna. El se negó, pero la misteriosa mujer resultó ser el espíritu de su hija. Asustado y huyendo, cayó al río y se ahogó.

Puebla, Mexico

Afirman los vecinos de Puebla que se puede ver al espíritu de una mujer en el puente pidiendo limosna. En caso de no hacer caso al pedido del espíritu, no se puede cruzar el puente. Más aún se es arrastrado al fondo de lo que un día fue el río San Francisco.


¿Te gusta? Compártelo con tus amig@s!

Ger Centurión

"Cuando alguien busca, fácilmente puede ocurrir que su ojo sólo se fije en lo que busca; pero como no lo halla, tampoco deja entrar en su ser otra cosa, ya que únicamente piensa en lo que busca, tiene un fin y está obsesionado con esa meta. Buscar significa tener un objetivo. Encontrar, sin embargo, significa estar libre, abierto, no necesitar ningún fin." Siddartha. Herman Hesse.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

Selecciona el tipo de publicación
Historia
Cuéntanos tus experiencias con fotos, videos y links!
Lista
Los clásicos listados de Internet
Video
Youtube, Vimeo o Vines