Mini guía para comer helado en Buenos Aires

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram
I Scream for Icecream!

 

Siempre pensé que no me gustaba el helado, hasta que llegué a Buenos Aires. Y es que los argentinos se toman el helado muy seriamente, más aún en la capital.

Los porteños comen helado todo el año, la única diferencia es que prueban sabores más cremosos cuando hace frío y optan por las variedades al agua cuando hace calor, pero la calidad se mantiene, evidenciando la gran influencia italiana de este país sureño. Pero con una heladería cada 3 cuadras (este es un número aproximado, seguramente una exageración, ¿eh? Favor tomarlo con precaución) es muy difícil decidir. Es por eso que te dejamos esta guía. ¡Esperamos que se te haga agua la boca!

 

Tipos de helado

En este país descubrí la diferencia entre el gelato y el helado común y corriente que todos conocemos. Principalmente esta diferencia tiene que ver con la cantidad de aire que tiene la mezcla (mientras más aire, menor es la calidad) y el uso de los ingredientes lácteos (el gelato usa leche entera y el helado crema de leche, con lo cual es mucho más grasoso). Además, por lo general las recetas de gelato incluyen más huevos, lo que resulta en un sabor más intenso.

El helado en argentina es algo en el medio entre estas dos cosas, pero mientras más artesanal, suele parecerse más al gelato. Así que vamos por esas opciones, por las artesanales, mezcladas a la piedra y hechas con amor, que las grandes cadenas (como Persicco, Freddo y Volta), aunque son muy buenas, no necesitan introducción.

Coppa Italia
Autor: l a b e t e

Los sabores

Hay algo que tienen en común todas las heladerías de esta ciudad: infinidad de variedades de chocolate y dulce de leche (algo parecido al manjar, cajeta o arequipe, según el país en el que vivas). Los más comunes son chocolate con almendras, chocolate suizo, chocolate amargo, dulce de leche con frutos rojos y la combinación estrella: dulce de leche con brownie.

Nota: el gusto por el dulce de leche suavizará todas tus relaciones en Argentina. Pruébalo y haz que te guste. Si no te gusta, probablemente debas irte a otro país lo más pronto posible.

Además de estos, encontrarás especialidades en cada restaurant. Sabores frutales al agua o a la crema (el de melón es popularmente favorito), las cremas blancas, los de “señora” (sin ofensas acá) como el de pistacho, malbec con frutos rojos, kinotos al whisky y sambayón y, finalmente, los exóticos. También hay opciones para celíacos, veganos y kosher.

Gelati
Autor: Veronica Jauriqui

Dónde comer el mejor helado en Buenos Aires

Hay infinidad de lugares, pero intentaré acomodar una lista que involucre al menos mis favoritos de cada barrio.

  • Jauja (Cerviño 3901), una heladería de la Patagonia, tal vez la única que vende helado de Maqui, una fruta de la zona. También se destacan por su chocolate profundo.
  • Occo (Dorrego 1581) se destaca por sus exquisitas combinaciones como chocolate picante, coco y manzanilla, café colombiano y mascarpone con melón.
  • El podio (Rivadavia 3778), especialistas en cremas.
  • Cadore (Cuenca 2977), atendida por la misma familia desde siempre, venden el mejor dulce de leche y chocolate amargo de la ciudad, aunque desde hace poco sorprenden con sabores más modernos como naranja con jengibre y crema chai.
  • El ciervo (Carhue 124), famosos por el dulce de leche de la casa (con cereales cubiertos con chocolate).
  • Monte Olivia (Fernández de Enciso 3999), donde la gente no se queja por hacer una larga fila, porque saben que el helado de mousse de limón valdrá la pena.
  • Arkakao (Quintana 188), los helados más cremosos, hechos en el día sin químicos ni colorantes artificiales. Mis recomendaciones: el de gianduia y el de yogurt con higos turcos.
  • Gelée (Corrientes 5076), sabores clásicos, pero hechos con esmero. La especialidad de la casa: el sambayón con cremas al caramelo.
  • Furchi (Cabildo 1508), famosos por sus helados bajos en grasas y sabores exóticos como mascarpone con batata y piña con perejil.
  • Via Flaminia (Florida 121), atrapa-turistas, pero no se le puede negar que los sabores de los helados de fruta al agua son lo más delicioso que hay.
  • Tino (Díaz Vélez 4520), de los más cremosos de la ciudad, pero lo especial es la gran variedad de granizados.
Esto te puede interesar ...
Bruce, el tiburón inspirado en la película 'Jaws', estará en exhibición en el Museo de la Academia de Cine

Bruce, el tiburón inspirado en la película ‘Jaws’, estará en exhibición en el Museo de la Academia de Cine

Bruce es uno de los cuatro tiburones que se hicieron para la película ‘Jaws’, conocida también en español como ‘Tiburón’. Su estructura pesa alrededor de 550 kilogramos y mide 7,6 metros de largo. Si bien la realidad es que este cuarto tiburón no aparece en la película, es el único que quedó de su producción.

Para la realización de la película de Steven Spielberg del año 1975 se construyeron tres tiburones mecánicos y los tres fueron destruidos luego de su filmación. Una vez que el film se convirtió en un éxito en las salas de cine, hicieron un cuarto tiburón que es el que será exhibido en la muestra del Museo de la Academia de Cine de Los Ángeles, California. Por quince años, Bruce estuvo disponible en Universal Studios Hollywood, donde las personas se acercaban a tomarse fotos y luego terminó en un vertedero. Estuvo allí por 25 años, hasta que Nathan Adlan, propietario del negocio de basura, lo donó al museo de Los Ángeles en 2016, según informó la agencia de noticias Associated Press.

Bruce, el tiburón inspirado en la película 'Jaws', estará en exhibición en el Museo de la Academia de Cine
Imagen vía AP

Finalmente, hace nada más y nada menos que 7 días, Bruce fue colgado sobre la escalera mecánica del Museo de la Academia de Cine, o Academy Museum of Motion Pictures. Esto solo fue posible luego de siete meses de trabajo de restauración por parte de Greg Nicotero, artista de efectos especiales y maquillaje que ha trabajo para series como The Walking Dead. Según informó la agencia de noticias, fue él mismo quien se ofreció a restaurarlo luego de ver la película.

Este trabajo no era menor, por supuesto, pero una vez restaurado lo complicado era ingresarlo al museo. Para eso, debieron trasladarlo en una plataforma de más de 21 metros y con la ayuda de ingenieros, obreros y manipuladores de arte lograron ingresarlo al salón, habiéndole sacado primero las aletas a Bruce. “Una de las cosas maravillosos de ser el Museo de la Academia de Cine es que tenemos acceso a miembros de la Academia de todas las áreas de la industria”, declaró Bill Kramer, director del museo.

Bruce, junto a las otras muestras disponibles en el museo, podrá ser disfrutado a partir del 30 de Abril del año próximo, que es cuando la institución abrirá sus puertas según informó el sitio USA Today. “Planeamos tener a Bruce recibiendo a nuestros visitantes tanto tiempo como sea posible”, agregó Kramer.

Para más noticias como esta ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO