Puede alguien volverse adicto a los viajes?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Todos tenemos ese amigo… que no está en un mismo lugar durante más de una semana y que siempre publica fotos de platos y cosas que ni sabías eran comestibles, delante de una montaña que tampoco sabías que existía. Está de vuelta por un día, y mientras tu almuerzas, él ya está en un avión camino a Tailandia para navegar un río de la selva que limita con Myanmar.

Tal vez es un muchacho con mucho dinero. Tal vez tiene un trabajo que puede hacer desde cualquier lugar. O tal vez sólo viaja por el mundo enseñando yoga y a tocar la guitarra en la calle en una máscara de Chewbacca. Sea cual fuera la razón, esta persona lo hace: nunca se queda quieto y a pesar de que un poco lo envidias, piensas “Este muchacho no está bien.”

Es realmente un “adicto” a los viajes? Es incluso algo diagnosticable?
Y son las personas con seis cifras de viajeros frecuentes adictos a los viaje o simplemente viven la vida al máximo?
Esto es lo que cuentan los especialistas:

Adicción u obsesión?

Las adicciones deben tener tres características: una necesidad de involucrarse en un comportamiento particular, la negación de las consecuencias dañinas, y el fracaso para modificar el comportamiento.
Los viajes no tiene ninguno de esos. Así que más allá de lo que muchas gráficas o bloggers digan, no puedes ser alguien “adicto a los viajes” (en el sentido literal).

“Viajar podría ser algo en la línea de lo obsesivo, pero no hay evidencia de que es una adicción legítima, ya que no tiene ningún elemento neurológica de gratificación instantánea”, dice el Dr. Daniel Epstein, un psicoterapeuta especializado en adicciones.

Bien, pero todavía queremos saber por qué algunas personas no pueden para de viajar, como si esto fuera una adicción a la cocaína o los carbohidratos (salvo que hace bien)

“Todo lo que hacemos en la vida en parte busca que tengamos esa sensación de la dopamina”, dice Epstein. “Y se obtiene la explosión cuando la pantalla de tu laptop o teléfono dice: su vuelo ha sido confirmado”.

Viajar nos hace felices. Esto no es nada nuevo; hay, como, millones de estudios que lo demuestran. Pero como todo lo que disfrutamos, después de bastante de él la mayoría de la gente empieza a cansar. Hasta Mötley Crüe comenzó a quejarse de que quiera ir a casa después de bastante tiempo de gira. Y la respuesta de por qué algunas personas nunca lo hacen implica tanto la psicología y la genética.

Qué es lo que realmente está pasando en el cerebro?

Como seres humanos, estamos genéticamente programados para asentarse en un lugar y quedarnos allí, en comunidad. Pero no todas las personas están cableadas de esa manera. El gen que controla la dopamina – DRD4 – tiene una mutación específica que ha sido atado a una mayor inquietud. Esta mutación variedad se encuentra en alrededor del 20% de la gente y los hace más propensos a tomar riesgos, probar nuevos alimentos, consumir drogas y descubrir nuevas relaciones sexuales, según un artículo en National Geographic.

También se encontró que el gen era más prevalente en personas cuyo ADN se remonta a las poblaciones migratorias. Pero no estamos atados a nuestra genética tampoco. Como el Dr. Epstein señala:

“Hay una sensación de falta de madurez emocional, y estos es sin duda en las personas con una personalidad de búsqueda de placer. Se trata más de lo que va a hacerme feliz frente a lo que me va a dar un sentido de propósito.”

El exceso de viajes puede de alguna manera ser perjudicial?

El problema es, por supuesto, cuando pasas demasiados años como un nómada, la vida se vuelve difícil si decides quedarte en un solo lugar.

“Las personas que trabajan solo unos pocos meses a la vez tienen problemas cuando deciden que quieren establecerse”, dice Epstein. “Es difícil encontrar un trabajo significativo o satisfactorio debido a que su hoja de vida está en muchos lugares, y los empleadores ven que sólo han trabajo en lugares por no más de seis meses”. Y esto se convierte en un ciclo sin fin. El viajero regresa a “casa”, pero no tiene trabajo, no logra afianzar las relaciones personales o de negocios, se pone inquieto, y otra vez piensa en largarse de allí.

Epstein hace hincapié en que el viaje en sí y por sí mismo no es para nada algo malo; siempre y cuando no lo estés haciendo como una forma de evitar la “vida real”. “Si no estás eludiendo responsabilidades, problemas familiares o algún problema emocional grande entonces amigo, sal y ve a conocer el mundo

Esto te puede interesar ...

Dónde será el velorio de Diego Armando Maradona

En medio de la conmoción mundial por el fallecimiento de Diego Armando Maradona, una de las preguntas que todos se hacen es dónde será el velorio, teniendo en cuenta la magnitud de esta figura para la población argentina y el contexto de pandemia, donde se evitan las aglomeraciones de personas.

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, confió que le propuso al titular de Argentinos Juniors, Cristian Malaspina, que el velatorio del astro Diego Maradona sea en el estadio del “Bicho”, en el barrio porteño de La Paternal, que lleva su nombre. Aún resta saber qué decide la familia.

“Hablé con Cristian Malaspina para saber si podía poner a disposición el estadio de Argentinos para el velorio, pero solo si la familia lo quiere”, sostuvo en declaraciones a TyC Sports.

El Gobierno también está evaluando dos opciones para el velatorio de Diego Maradona. En primer lugar tienen la idea de hacerlo en la Casa Rosada o incluso, en el Congreso de la Nación. Sin embargo, esto está por verse ya que las hijas estarían por pedir que nadie ajeno a la familia, pudiera asistir. No solo eso, también hay que tener en cuenta el contexto de la pandemia que se vive en toda la Argentina.

Maradona, de 60 años, falleció este jueves 25 de noviembre luego de sufrir un paro cardíaco mientras se recuperaba en una casa del barrio “San Andrés”, en el norte del conurbano bonaerense, de una operación por un hematoma subdural en la cabeza.

Otras publicaciones que pueden interesarte
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO