Un hombre en China plantó miles de flores para que su esposa (ciega) disfrutara el aroma

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Hasta 7 mil visitantes por día están llegando a visitar una casa particular… pero lo que importa es la historia. Mueran de amor:

Esta historia de película comienza en 1956, cuando la pareja recién casada decidió trasladarse al hogar donde hoy viven. Allí tuvieron dos hijos y vivieron felices durante  años, hasta que la salud de la señora Kuroki comenzó a deteriorarse.

Comenzó con problemas de vista derivados de su diabetes que se fueron agravando se hasta dejarla completamente ciega. Un duro golpe para toda la familia.

Esto llevó a que la mujer, deprimida por la situación, se recluyera en el interior de su casa, negándose a salir más allá de lo estrictamente necesario. El señor Kuroki no podía soportar ver el sufrimiento de su amada y comenzó a buscar maneras de animarla. Un día se le ocurrió hacer uno de los regalos que todo enamorado ha hecho alguna vez: flores. Kuroki sabía que un ramo, digamos… no iba a alcanzar. Necesitaría más flores. Muchas.

Empezó a plantar semillas de ‘shibazakura’, una especie muy aromática y comprobó que el olor de las flores atraía a su esposa hacia el exterior… fue desde ese momento que no paró de trabajar durante dos años, hasta cubrir totalmente de rosa su jardín.

Ha logrado sacar de la depresión y del encierro al amor de su vida, y hoy vuelve a sonreír a diario.

Otras publicaciones que pueden interesarte
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO