12 problemas con los que te sentirás identificado si vives en una ciudad calurosa

1 min


Cualquier rastro de brisa es motivo de alegría en tu vida.

 

Limitas el contacto físico tanto como si tuvieras una enfermedad altamente contagiosa.

 

No es posible que toques agua sin que termines jugando un ratito con ella.

 

Lo mismo pasa cuando abres la heladera/nevera.

 

Usas lo que tengas a mano para abanicarte. Nunca un abanico, no sea que te tilden de vieja (pero no porque te falten ganas).

 

Lucir la piel brillante es una constante. Ya te cansaste de disminuir el brillo y te entregaste a parecer una estrella.

 

No tener piscina, río o playa cerca es causa de mal humor infinito. De hecho, a veces te haces BFF de alguien solo para poder ir a usar su piscina.

 

Te dejas de preocupar por los osos polares. Bañarte 3 veces al día sencillamente es la única opción.

 

A veces entras a mirar cosas en una tienda solo para robarte el aire acondicionado.

 

No es posible tener el cabello suelto sin que se te peguen algunos cabellos rebeldes en la cara.

 

Usar traje de baño no es suficiente poca ropa. Arrancarte la piel ha pasado por tu cabeza.

 

Sientes que los pliegues de tu cuerpo nunca están completamente secos.

 

Hasta que llega un momento en el que sencillamente no puedes más.


¿Te gusta? Compártelo con tus amig@s!

Alexandra López

Comentarios

Selecciona el tipo de publicación
Historia
Cuéntanos tus experiencias con fotos, videos y links!
Lista
Los clásicos listados de Internet
Video
Youtube, Vimeo o Vines