10 Secretos de Machu Picchu

Machu Picchu, nombre original
Redactora Social
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

Caminar por el Camino Inca a la antigua fortaleza de Machu Picchu se encuentra en la parte superior de las listas de deseos de muchos viajeros. La ciudadela sagrada, que se encuentra en lo alto de las montañas de los Andes, fue «descubierta» (tanto como un extraño puede descubrir un sitio histórico local) en 1911 por un profesor de Yale tipo Indiana Jones llamado Hiram Bingham. Fue conducido a la ciudad antigua, que fue construida alrededor de la década de 1450, por un niño local y comprensiblemente quedó atónito por la belleza y la grandeza del sitio abandonado.

Bingham compartió la existencia de Machu Picchu con el mundo moderno en la edición de abril de 1913 de National Geographic y, desde entonces, el espectacular sitio arqueológico ha atraído a visitantes, investigadores y exploradores de todo el mundo decididos a desentrañar el misterio del sitio, o simplemente a disfrutar de su antiguo esplendor.

A pesar de que la ciudad ahora es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y los científicos han estado estudiando el retiro de la montaña sagrada durante décadas, todavía hay muchos secretos sobre Machu Picchu y las personas que lo construyeron.

Antes de emprender tu propia aventura peruana, aquí hay algunos secretos del sitio sagrado.

Machu Picchu, Peru

Se suponía que no tenía que ser descubierto.

Los incas estaban preocupados (por una buena razón) de que los españoles descubrieran y saquearan Machu Picchu. Para evitar ese probable saqueo, menos de cien años después de que construyeron la ciudad en 1532, los incas la abandonaron, quemando el bosque a la salida para que la maleza ocultara los senderos de la montaña. El plan funcionó y los españoles nunca descubrieron Machu Picchu y estuvo oculto a los extraños hasta que Hiram Bingham lo visitó en 1911.

Bingham realmente descubrió la ciudad equivocada.

Según National Geographic, que financió algunas de las exploraciones posteriores de Bingham, cuando el explorador fue llevado a Machu Picchu, pensó que había descubierto una ciudad completamente diferente. Bingham creía que sus guías locales lo habían llevado a la llamada Ciudad Perdida de los Incas, Vilcabamba, el bastión inca donde los gobernantes libraron una batalla de años contra los conquistadores españoles. Se necesitaron 50 años de discusión hasta que un explorador llamado Gene Savoy demostró que Bingham estaba equivocado, quien en 1964 demostró que la verdadera ciudad perdida de los incas era Espiritu Pampa, al oeste de Machu Picchu.

Bingham pensó que Machu Picchu era el hogar de un grupo de mujeres llamadas las «Vírgenes del Sol».
El explorador pudo haber sido bueno para pagar a los guías de senderos, pero no tenía idea de lo que descubrió. Bingham no solo creía haber descubierto Vilcabamba, sino que también creía que Machu Picchu era el mítico Tampu-tocco, el lugar de nacimiento de los antepasados ​​incas. Su teoría alternativa era que Machu Picchu era un convento sagrado lleno de mujeres elegidas conocidas como las «vírgenes del sol» y presidido por sacerdotes que adoraban al dios sol. Lamentablemente, esta encantadora teoría resultó no ser cierta.

Machu Picchu pudo haber sido la ciudad turística original.

Según un grupo de arqueólogos, Machu Picchu fue construido como retiro para la familia real. La investigación realizada por John Rowe, Richard Burger y Lucy Salazar revela que el gobernante inca Pachacuti Inca Yupanqui, quien se cree que construyó Machu Picchu, pudo haber imaginado la ciudad como un lugar pacífico para alejarse del ajetreo y el bullicio de la ciudad de Cuzco.

Rainbow At Machu Picchu

Hay una buena posibilidad de que fuera una ciudad increíblemente diversa.

El experto en civilización andina Brian Bauer le dijo a National Geographic que hay una gran cantidad de evidencia arqueológica de que los incas no fueron las únicas personas que vivieron en Machu Picchu. Si bien el pueblo no tenía un mercado, los arqueólogos han descubierto cerámicas de personas de toda la región que indican que personas de diversos orígenes vivían en la ciudad, o al menos pasaban por ella.

Los Incas eran maestros canteros.

La enorme estructura de Machu Picchu se construyó sin usar ruedas, herramientas de hierro o incluso mortero. En cambio, según National Geographic, las rocas se cortaron para que encajaran perfectamente, usando un método llamado «mampostería de sillería». También fue un movimiento inteligente. Perú es propenso a los terremotos y la falta de mortero ha ayudado a que las estructuras se mantengan en pie a pesar de que Machu Picchu se construyó sobre dos fallas.

Gran parte de la infraestructura de la ciudad está oculta.

Si bien la majestuosa ciudad montañosa se eleva sobre el valle circundante, gran parte de las maravillas arquitectónicas de la ciudad se encuentran bajo tierra. Según National Geographic, hasta el 60 por ciento de la construcción inca está velada bajo las colinas en terrazas como parte de la red de muros de cimentación y sistemas de drenaje que serpentean debajo de la ciudad.

Machu Picchu, Peru

Hay al menos dos templos ocultos.

El Templo de la Luna y la Cueva del Sol son fáciles de perder. Visitar el Templo de la Luna requiere subir una escalera durante una hora por la ladera de la montaña Huayna Picchu, según el News. En la parte superior hay un templo pequeño pero impresionante en la pared del acantilado. Intimachay, o la «Cueva del Sol», está escondida debajo del sitio principal de Machu Picchu, lo que hace que muchos turistas la pierdan. La cueva era un espacio sagrado, que pudo haber sido diseñado para aprovechar al máximo el sol naciente durante el solsticio de diciembre como parte del ritual incaico de invierno, Capac Raymi.

Pudo haber sido parte de una ruta de peregrinación.

Mientras que los primeros exploradores pensaron que Machu Picchu era una ciudadela aislada, los arqueólogos modernos creen que el sitio era parte de una antigua ruta de peregrinación. Desafortunadamente, debido a la llegada de los españoles, el camino de peregrinación nunca se terminó, según National Geographic. Si bien las razones de la ruta se pierden en el pasado, el arqueoastrónomo Giulio Magli cree que el viaje a Machu Picchu puede haber estado relacionado con los primeros incas que viajaron desde el lago Titicaca.

Todavía se están realizando descubrimientos arqueológicos en Machu Picchu.

En 2014, el explorador francés Thierry Jamin encontró una puerta no descubierta previamente en Machu Picchu, que cree que alberga la cámara funeraria real de Pachacuti Inca Yupanqui, el gobernante inca que construyó Machu Picchu. El gobierno peruano, sin embargo, no le permitirá abrir la cámara ya que podría causar daños irreparables al sitio (también, tal vez, hayan visto La Momia).

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.