20 imágenes para enamorarse de Cuenca

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Esta noche la melancolía volvió a ganarme, como tantas otras. Son las 3 de la mañana y, entre tanto cemento que me asfixia, ansío oler la tierra de las huertas recién removida. Esas que adornan tantos patios. En medio de la noche aguzo mi oído para escuchar como baja el caudal del poderoso Tomebamba donde las cholas todavía lavan su ropa, pero apenas si distingo las bocinas y el paso rápido de los vehículos.

Encerrado en la jungla de cemento que habito necesito el verde intenso, respirar el aire libre, sentirme igual de libre entre los edificios que destilan historia a través de cada uno de sus adobes.

Definitivamente, la melancolía volvió a ganarme, como tantas otras noches. Pero esta noche hay una diferencia, estoy decidido a contártelo. Para que mi melancolía también sea tuya y podamos extrañar juntos a mi querida Santa Ana de los Ríos. “Cuenca” a secas.

De extrañarla mucho, con fuerza, con esas ganas de volver a encontrarnos más pronto que tarde. Ya mismo, de ser posible. Porque su espíritu es fuerte y una vez que entra en tu cuerpo, ningún otro lugar en el mundo es igual.

Acompáñame a este viaje por la tercera urbe de Ecuador que a pesar de sus más de 330 mil habitantes todavía conserva su estructura de pueblo, donde la magia y la historia son una sola cosa.

Recorramos sus angostas calles de adoquín que siempre terminan en alguna iglesia colonial repleta de impresionantes esculturas y fastuosos altares, por las plazas del centro histórico donde jamás falta un festival para levantarte el ánimo ni sus restaurantes típicos donde hasta un vegano acérrimo, como el que te habla, puede comer hasta saciarse disfrutando de una enorme variedad de platos y una excelente cocina tradicional ecuatoriana. (Sé que es una debilidad, pero no puedo evitar detenerme en su arte culinario, lo disfruté en demasía, probablemente hasta en exceso, pero fue inevitable y prometo reincidir apenas vuelva).

[zombify_post]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

The New York Times lanza portada con los nombres de las casi 100.000 víctimas de Covid-19 en Estados Unidos

Porque más que los números y estadísticas, importan los nombres. Y vaya que si han de ser nombres trascendentales si se trata de personas que han perdido la vida a causa de la pandemia de coronavirus.

Sin dudas, una portada histórica para un acontecimiento histórico en el país. Desde hace unas semanas, Estados Unidos supera ampliamente al número de soldados estadounidenses fallecidos en la Guerra de Vietnam por culpa de la propagación del virus y la consecuente cuestionable gestión de las autoridades nacionales.

The New York Times es uno de los diarios impresos más prestigiosos del mundo y no ha perdido su importante rol como medio de comunicación ante la sociedad. Más bien estos tiempos que corren han hecho que se reafirmara su misión, algo con lo que a partir del suceso de este domingo se ha valido de un gran aplauso y reconocimiento.

Se trata de su escalofriante portada publicada este domingo 24 de mayo que muestra, sin imagen de por medio, seis columnas dedicadas a homenajear por su nombre a algunas de las víctimas del Covid-19. Así la tapa aparece ocupada por el nombre, la edad y una brevísima pincelada biográfica de 1.000 víctimas del coronavirus en Estados Unidos.

El titular principal que acompaña a las víctimas reza “Las muertes en Estados Unidos se acercan a 100.000, una pérdida incalculable”. Así mismo, el diario estadounidense ha expresado que “no eran simplemente nombres en una lista. Eran nosotros mismos“.

A su vez, han explicado el por qué de la realización de la misma. Simone Landon, editora asistente del departamento gráfico, ha indicado que ante la llegada de la cifra de 100.000 muertos, pretendían “representar el número de una forma que expresara tanto la vastedad como la variedad de las vidas perdidas”.

Por otra parte, el director creativo jefe del diario asumió que no recuerda ninguna portada sin imágenes en sus 40 años de experiencia: “aunque ha habido algunas páginas que solo llevan gráficos, esta es sin duda la primera (sin imágenes) de los tiempos modernos.

La portada se ha vuelto viral de manera inmediata y ha llegado a países de todo el mundo. Desde luego, el gesto tiene mucho que enseñar y servir para la reflexión de sociedades que habitan el planeta. Nadie querrá ver los nombres de una persona que conoció entre las víctimas publicadas en la tapa de un diario. Ni, por supuesto, nadie querrá ser un nombre inmortalizado en una portada que aguarda por algún lector en un puesto de diarios.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Ver esta publicación en Instagram

Everest a la vista! 🙏🏻♥️

Una publicación compartida por Intriper (@intriper) el

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO