440 zapatos fueron instalados en un muro gigante para concientizar sobre la violencia doméstica hacia las mujeres

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

El artista turco Vahit Tuna creó una impresionante instalación para llamar la atención del público sobre un tema urgente: la violencia doméstica hacia las mujeres.

Colocó 440 pares de tacones negros en una pared enorme, y lo triste es el dato detrás de este número: cada par representa a una mujer en Turquía que fue asesinada por su pareja en 2018. Es un cifra impactante en un país donde el feminicidio está en aumento. Al usar tacones negros como símbolo de desafío e independencia, Tuna espera que la escultura genere conciencia sobre el tema.

La instalación se inspiró en una costumbre funeraria en algunas partes de Turquía, donde los zapatos del difunto se cuelgan fuera de su casa. En este caso, los zapatos colgarán durante seis meses en una pared curada por la plataforma de arte sin fines de lucro Yanköşe.

Los estudios han demostrado que en 2017, el 58% de los homicidios femeninos globales se pueden atribuir a parejas o miembros de la familia. Lamentablemente, este porcentaje ha aumentado con el tiempo y puede ser aún mayor, ya que algunos países no proporcionan estadísticas adecuadas relacionadas con el feminicidio. Si bien los países intentan abordar el problema de diferentes maneras, desde una mejor capacitación policial hasta el empoderamiento preventivo de las mujeres, aún queda muchísimo trabajo por hacer.

Como tal, es un paso en la dirección correcta para ver este espacio público entregado a una poderosa instalación y mensaje. Mirando hacia la pared, es imposible ignorar la gran cantidad de zapatos. Al dar a estas 440 mujeres una presencia física-artística, Tuna está ayudando a dejar un mensaje.

El artista espera que la instalación genere una mayor conciencia sobre la violencia doméstica contra las mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Cámaras-trampa confirman el nacimiento de dos cachorros de yaguareté en Iberá, Corrientes

Dos cachorros de yaguareté nacen en el Centro de Reintroducción que funciona en el Parque Iberá, Corrientes. Los cachorros y su madre se encuentran en el corral más grande del centro por lo que, en general, no son avistados. El equipo técnico de la Fundación Reiwilding ante la sospecha de que se puede  haber producido el parto por comportamientos de la hembra, pero esto se da recién la semana pasada, cuando lo registran a dos cachorros en videos de cámaras-trampa.

Los cachorros son producto de la cruza entre Mariua (hembra) y Jatobazinho (macho) dos ejemplares salvajes que fueron rescatados de cazadores furtivos y en muy malas condiciones físicas en Brasil por el Instituto Brasilero del Medio Ambiente (Ibama) a través de las organizaciones NEX y Onçafari, que los recuperaron y luego los enviaron a la Argentina.

Magalí Longo, a cargo de los proyectos de reintroducción de especies en la isla San Alonso, donde se encuentra el Centro de Reintroducción de Yaguareté, comenta

yaguareté

“teníamos indicios de que la hembra había parido, ya que pasaba mucho tiempo en un mismo sector del monte que se encuentra al norte del gran corral. Un día pudimos observar y vimos que tenía los pezones hinchados, signo bastante inequívoco de que habría parido, pero no sabíamos cuántos cachorros ni si habrían sobrevivido. Ella es madre primeriza, así que tampoco era raro que perdiera la camada”.

La confirmación llega recién unas semanas después. Pablo Guerra, a cargo del manejo de los yaguaretés en el Centro, menciona que “habíamos puesto cámaras-trampa para tratar de confirmar el nacimiento. Y después de varias semanas sin ningún registro pudimos observar a los dos cachorros. Cuando vimos los videos saltamos de alegría y emoción. Estimamos que tienen entre uno y dos meses y aparentan estar en perfectas condiciones”.

Después de esta observación ya no son vistos a verlos, pero se espera que pronto realicen caminatas más extensas siguiendo a su madre y sean más fáciles de avistar. Los cachorros observados son dos, que es el número usual de crías que tienen los yaguaretés. La madre de los cachorros es Mariua y el padre Jatobazinho, quien se mantiene en otro enorme corral, separado de la madre y sus cachorros. Ambos ejemplares tienen un origen silvestre y provienen de Brasil, de donde son rescatados, de cazadores furtivos en el caso de Mariua, y en muy malas condiciones físicas, Jatobazinho.

Sebastián Di Martino, director de conservación de la Fundación Rewilding Argentina destaca la colaboración de las instituciones del país vecino, especialmente del Instituto Brasilero del Medio Ambiente (IBAMA) y de las organizaciones NEX y Onçafari, que recuperaron a los animales y luego los enviaron a Argentina.

“El nacimiento de estos cachorros es un paso muy importante para el proyecto. Desde el año 2012 estamos trabajando en Iberá tratando de regresar al depredador tope a este ambiente, 70 años después de haberse extinguido en la provincia de Corrientes. Es un proyecto a largo plazo cuya ejecución demandará varios años más, pero estamos en buen camino y desde hace un año trabajando en la fase de liberación progresiva”, asegura Sebastián.

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO