8 cosas que te pueden suceder mientras viajas haciendo autostop

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

¿Alguna vez pensaste en viajar a dedo? Muchos utilizan está forma de viajar porque, sin dudas, te ayuda a ahorrar en uno de los principales gastos mientras estás viajando: el
transporte. Pero, ¿alguna vez pensaste en los otros beneficios que tiene viajar de esta forma?

Lejos del “peligro inminente” que todo el mundo está empecinada en recordarte, viajar
haciendo autostop es una de las experiencias más enriquecedoras que descubrí en mis viajes porque tenés un contacto directo con la gente y su cultura que de otra manera es muy difícil de obtener.

Viajé más de 30.000 km de esta forma, me subí a centenares de autos y camiones y compartí momentos y anécdotas con personas de todas las edades y profesiones. Además de desarrollar la paciencia, eliminar prejuicios y conocer gente muy hospitalaria, te pueden pasar cosas como estas:

1. Que te inviten a una cena familiar

La gente que frena y te lleva, por lo general es gente amable que le interesa conocerte.
Muchas veces con sólo haber compartido una hora de charla en el auto, el conductor te
invita a su casa a conocer a su familia, a los vecinos, compartir una cena e incluso ¡quedarte a dormir!

Compartir 3 días en la casa de alguien que antes era un completo desconocido es algo que solamente te puede pasar viajando a dedo.

2. Que te regalen cosas

La gente al verte viajando con una mochila siempre piensa que tenés poco y necesitás más. O muchos simplemente quieren dejarte un recuerdo o ayudar: lentes, gorras, toallones, camisetas de equipos de fútbol, libretas, comida y hasta plata, son algunos de las cosas que me han regalado.

“Miro el reloj. Son las siete de la mañana del lunes cinco de marzo. Levanto la vista y sobre la ruta un cartel marca el km 300, lo mismo que falta para llegar a Rosario y después otros 250 hasta Buenos Aires. Ya son seis días de ruta haciendo dedo desde que llegamos a La Quiaca, o sea, a Argentina.También pienso que la última ducha que tomé fue en la terminal de ómnibus de la Paz hace casi una semana. La ansiedad comienza a desbordarme. Ya lloré, grité y putié tantas veces que perdí la cuenta. ¿En que momento creí posible hacer 2000 km en tres días a dedo? “. . El relato completo de esta aventura La Quiaca – Buenos Aires está en el blog. Lo pueden leer desde el link que está en el perfil. 🤗🤗 . . . . ***el cartelito lo improvisamos después de horas de espera, bailes, mates y monerías. No, tampoco funcionó! Jajaja ** . #sudamerica #viajaradedo #viajes #amoviajar #travellife #instatravel #autostop #mifotoxelmundo #demochilaysincoordenadas #mochileros #soyviajera #postaleslp #dondeestuve #carona #roadtrip #aventura #hacerdedo #viajerossudamerica #viajarepreciso #motivadasdeviaje #madryn #puertomadryn #comuviajera

Una publicación compartida de Macarena Torrente (@demochilaysincoordenadas) el

 3. Conocer lugares fuera del mapa

Los conductores siempre te quieren mostrar esos lugares que son sus favoritos e imperdibles que uno no tenía en la “ruta marcada” o simplemente no los conocía. Pueden hacer más kilómetros u obviar lo que tenían que hacer para llevarte a estos sitios. Conocer
playas vírgenes y lejos del turismo masivo, pueblos coloniales, tradiciones y gastronomía
autóctonas son cosas que te puede pasar si viajas a dedo.

4. Dormir en lugares insólitos

Que te encuentre la noche haciendo dedo en la ruta en el medio de la nada es algo bastante usual. En estos casos, armar la carpa y hablar con la gente local siempre te saca de apuros. Estaciones de servicio, cuarteles de bomberos, iglesias, playas, camiones y canchas de fútbol son algunos de los lugares donde he pasado la noche.

Hoy, en el día de la mujer, paramos y marchamos porque estamos empoderadas, la lucha es nuestra y sabemos que tenemos el poder de cambiar las cosas, y LAS VAMOS A CAMBIAR. Por todas aquellas que no tienen voz, que son calladas y obligadas a hacer cosas que no quieren, que no son sus sueños. Por todos aquellos mandatos, reglas y estereotipos que la sociedad nos impone. Porque todos los días abusan, violentan nuestro cuerpo y nos matan. Hoy, como todos los días, seguimos gritando y exigiendo (y construyendo) un mundo más libre e igualitario, dónde podamos ser la mujer que se nos de la gana ser y no tengamos miedo de serlo. . #8M #mujeresenlalucha #mujeresnomadas #libres #huelgafeminista #viajar #mujeresqueviajan #niunamenos #viajes #chicasnomadasdigitales #igualdad #8demarzo #hacerdedo #soyviajera #womanpower #fuerzalatina #feminismo #mujeresviajeras #travel #travelblogger #travelgirl #motivadasdeviaje #postaleslp

Una publicación compartida de Macarena Torrente (@demochilaysincoordenadas) el

 5. Vas a escuchar las mejores anécdotas de tu vida

El anonimato y el hecho de que no conozcas la vida personal y el círculo de amigos del
conductor, te convertirá en receptor de las historias más locas que habrás escuchado. Las
personas suelen sincerarse y contar cosas que en otro contexto no lo harían: desde historias de infidelidades y amantes, otras cómicas que te harán reír hasta el cansancio y hasta algunas trágicas que te dejarán sin palabras.

6. Eliminarás todos tus prejuicios

Todos los estereotipos, pre conceptos y prejuicios los vas a tirar a la basura. Verás que
muchas de esas ideas y temores son infundadas. Viajando de esta forma te vas a encontrar
con gente pobre, rica, de otras religiones, con otros gustos sexuales, con estilos de vida e
ideologías diferentes, en fin, con gente que no se parece en nada a vos.

Y vas a aprender a aceptarlos y respetarlos porque lo que te enseñen será mucho más importante que las cosas en que se diferencian.

7. Harás amigos para toda la vida

Un número de teléfono, el contacto en Facebook, por email: con muchos de mis conductores no perdí el contacto y siempre llega un mensaje preguntando cómo estoy y en
dónde, independientemente si compartí 5 horas con ellos o 30 minutos. Que desconocidos
se preocupen como si fueran tus padres también te puede pasar si viajas a dedo.

Hace casi un mes que volví a Argentina, cuando me saqué esta foto. De vuelta en La Quiaca después de 3 años de pasar esta frontera por primera vez. La emoción era desbordante, habíamos vivido de todo para llegar hasta acá. Y todavía nos faltaba la odisea de llegar hasta Buenos Aires por tierra y a dedo. 2000 km nos esperaban 😅😅 . Peeero feliz de la vida yo sólo quería volver a comerme unas facturitas y tomarme unos mates 😁😁 . . #sudamerica #viajes #mochileros #instaviajes #travelgram #laquiaca #demochilaysincoordenadas #postaleslp #travel #mifotoxelmundo #amoviajar #viajaradedo #autostop #aventura #soyviajera #argentina #viajeros #backpackers #aguanteviajar #motivadasdeviaje

Una publicación compartida de Macarena Torrente (@demochilaysincoordenadas) el

 8. Vas a tener los mejores recuerdos de viaje

Sin exagerar, son tantas las situaciones a las que uno se expone que vas a tener de las
mejores y más variadas anécdotas. Una vez me ofrecí a ayudar a descargar toda la carga de un camión, tarea que me llevó toda la noche, en otra oportunidad me invitaron a una playa nudista, otra vez mi conductor se fue sin pagar de una estación de servicio después de haber llenado el tanque de nafta. Las posibilidades son infinitas.

Si tenías dudas de viajar de esta forma espero que ya no las tengas. Viajando a dedo tendrás momentos como estos, la sorpresa y lo inesperado estarán a la orden del día, te conocerás a vos mismo y comprobarás en carne propia la hospitalidad y amabilidad humana.

Todo mochilero alguna vez en su vida tiene que intentar hacer un viaje así, de hecho, es un camino de ida: te va a gustar tanto que no vas a querer dejar de hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

The New York Times lanza portada con los nombres de las casi 100.000 víctimas de Covid-19 en Estados Unidos

Porque más que los números y estadísticas, importan los nombres. Y vaya que si han de ser nombres trascendentales si se trata de personas que han perdido la vida a causa de la pandemia de coronavirus.

Sin dudas, una portada histórica para un acontecimiento histórico en el país. Desde hace unas semanas, Estados Unidos supera ampliamente al número de soldados estadounidenses fallecidos en la Guerra de Vietnam por culpa de la propagación del virus y la consecuente cuestionable gestión de las autoridades nacionales.

The New York Times es uno de los diarios impresos más prestigiosos del mundo y no ha perdido su importante rol como medio de comunicación ante la sociedad. Más bien estos tiempos que corren han hecho que se reafirmara su misión, algo con lo que a partir del suceso de este domingo se ha valido de un gran aplauso y reconocimiento.

Se trata de su escalofriante portada publicada este domingo 24 de mayo que muestra, sin imagen de por medio, seis columnas dedicadas a homenajear por su nombre a algunas de las víctimas del Covid-19. Así la tapa aparece ocupada por el nombre, la edad y una brevísima pincelada biográfica de 1.000 víctimas del coronavirus en Estados Unidos.

El titular principal que acompaña a las víctimas reza “Las muertes en Estados Unidos se acercan a 100.000, una pérdida incalculable”. Así mismo, el diario estadounidense ha expresado que “no eran simplemente nombres en una lista. Eran nosotros mismos“.

A su vez, han explicado el por qué de la realización de la misma. Simone Landon, editora asistente del departamento gráfico, ha indicado que ante la llegada de la cifra de 100.000 muertos, pretendían “representar el número de una forma que expresara tanto la vastedad como la variedad de las vidas perdidas”.

Por otra parte, el director creativo jefe del diario asumió que no recuerda ninguna portada sin imágenes en sus 40 años de experiencia: “aunque ha habido algunas páginas que solo llevan gráficos, esta es sin duda la primera (sin imágenes) de los tiempos modernos.

La portada se ha vuelto viral de manera inmediata y ha llegado a países de todo el mundo. Desde luego, el gesto tiene mucho que enseñar y servir para la reflexión de sociedades que habitan el planeta. Nadie querrá ver los nombres de una persona que conoció entre las víctimas publicadas en la tapa de un diario. Ni, por supuesto, nadie querrá ser un nombre inmortalizado en una portada que aguarda por algún lector en un puesto de diarios.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Ver esta publicación en Instagram

Everest a la vista! 🙏🏻♥️

Una publicación compartida por Intriper (@intriper) el

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO