A fines de mayo podríamos disfrutar de una espectacular lluvia de meteoros

Notca 2 c
Redactora
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

Entre el 30 y el 31 de mayo, cabe la posibilidad de que podamos observar en el cielo, una espectacular lluvia de meteoros tau Herculidas. Este singular fenómeno, se produciría a partir del cometa 73P/Schwassmann-Wachmann 3, el cual fue descubierto en los años ’30, cuando pasó a 9,2 millones de kilómetros de la Tierra. A partir de su descubrimiento, se pudo determinar que el cometa orbitaba alrededor del sol cada 5 años.

Lluvia De Meteoros

En 1995, la Central Bureau for Astronomical Telegrams comenzó a recibir «numerosos informes de observadores de todo el mundo sobre descubrimientos independientes de un cometa a simple vista, bajo en el crepúsculo vespertino occidental y luciendo una cola de polvo de 1 grado de largo”. Se trataba de 73P/SW3, según informa Space.com. Los observadores notaron que el cometa estaba brillando 6,5 magnitudes más de lo previsto, es decir, 400 veces sobre lo esperable. Así, las observaciones realizadas en el Observatorio Europeo Austral en La Silla, Chile, revelaron que el diminuto núcleo del cometa, se había fracturado en cuatro partes.

En el año 2000, su presencia fue bastante más brillante, lo que demuestra que dos de los fragmentos detectados en 1995 habían regresado, junto con uno nuevo, que probablemente se desprendió durante el regreso de 1995.

Para el 2006, el Telescopio Espacial Spitzer pudo fotografiarlo; utilizando su cámara de matriz infrarroja (IRAC), así se pudieron observar 45 de los 58 fragmentos del cometa. Finalmente, el 73P/SW3 se dividió en más de 68 fragmentos y en su aparición más reciente en marzo de 2017 mostró signos de que continúa rompiéndose y arrojando nuevas piezas con cada regreso a través del sistema solar interior.

Image Lluvia De Meteoros Nota 2 B 3 1

Los últimos días de mayo, será la primera vez que la Tierra y la estela de los restos del cometa expulsados en 1995, se crucen desde el evento de fragmentación. Pero no se puede ver hacia dónde se han extendido los meteoroides. La intensidad final de esta lluvia de meteoros y su visibilidad, dependerá de si los escombros se han extendido lo suficiente por delante del cometa, para interactuar así con nuestro planeta.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.