A solo una hora de Sydney se encuentra Jervis Bay, un paraíso que vale la pena descubrir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

La naturaleza es la encargada de asombrarnos continuamente y Sydney es el lugar perfecto para descubrirlo. El estado de New South Wales tiene un número mayor a 500 Parques Nacionales e ir a explorarlos es tan imprescindible como visitar el Opera House y el Harbour Bridge on The Rocks.

Ándate de camping con tus amigas, si no tienes un auto alquílalo, la opción para ello es accesible en precio , solo hay que tener cuidado en la velocidad para evitar multas. Conducir en Sydney puede ser un desafío, de todas maneras el tránsito es organizado y es imposible perderte porque las señales son claras y como opción alternativa siempre está el GPS y básicamente estos lugares están alrededor de una hora desde la cuidad.

Jervis Bay

Otra opción si andas con tiempo y con ganas de experimentar el tren siempre está presente como medio de transporte, lo que debes tener en cuenta es que hay veces en que las estaciones están un poco alejadas del destino principal. Siempre hay alguna forma de llegar más económica que otra y depende de tus preferencias y disponibilidad.

Luego de haber visitado The Royal National Park, The Blue Mountains, Ku Ring Gai Chase entre otros en Sydney, un día decidimos escaparnos de la ciudad y conocer Jervis Bay. Está bahía es el paraíso y no exagero pues sus playas son alucinantes, especialmente Hyams Beach, conocida por tener de las arenas más blancas del mundo.

Olvídate de las redes sociales, perdete una vez en la naturaleza y deja que tu vida fluya en base al cielo, al agua y a la conexión de tu mente con el ambiente. Si hay algo que aprendí de mi viaje a Australia es estar consciente de la naturaleza, el sistema de cuidado ambiental es tan espléndido pues simplemente está incorporado en las personas como un hábito lo cual agradezco de haberme contagiado. Y es entonces cuando te vas a estos lugares especiales para el descanso y solo vas a disfrutar del paisaje, lo cual es renovador. Sydney y sus playas son alucinantes.

Jervis Bay

La bahía de Jervis Bay tiene aproximadamente 100 km2, básicamente está constituida por el Parque Nacional Booderee y pequeñas ciudades como Vicentia, Huskisson y Callala. Definitivamente disponer de una semana es necesario para disfrutar diariamente sus atractivos o bien optar por un mínimo de tres días.

Acampar puede resultar una odisea, sobretodo cuando con tus amigas no tienes experiencia, pero aquí basta con tener las ganas de una experiencia diferente y con un equipo no tan sofisticado se sobrevive, la carpa, almohadas y el sobre de dormir más el auto como principal sostén es suficiente y por si tienes ganas de tener más lujos hay cabañas para alquilar. Lo importante es renovar energías y generar una sinergia de grupo.

Aunque la idea es largarte a la incertidumbre del estado del tiempo, de hacer simple el viaje con lo menos posible y así disfrutar de lo que verdaderamente vale, el lugar natural y del tiempo con amigas.

Llegar a Jervis es práctico, la ruta es accesible y sus paisajes únicos, especialmente cuando llegues a Kiama, te vas a quedar atrapada con la vista.

Jervis Bay, NSW-7.jpg

Como primer dato a considerar la primera visita es Vincentia, allí podes encontrar lo necesario para abastecerte en tus días de camping, están los supermercados y locales de comida rápida y demás . Más cerca de la bahía hay almacenes propios del lugar por si se te olvida algo en la pasada.

Seguido, para establecerte en el camping del Parque Nacional Booderee es necesario reservar online en la página web, si te quedas una noche sin previa reserva al otro día vas a encontrar en tu auto la multa por ocupar el espacio. La entrada al parque es de 11 USD por persona más el fee de la zona de camping. También existen zonas donde acampar en Erowal Bay y Bream beach, son camping privados que te solucionan la estadía, donde su gente es cálida y te ayudarán a encontrar un lugar. Este destino es concurrido.

Quedarse en el camping es lo más divertido, y seguramente la interacción con la naturaleza es mayor. En estos lugares los canguros andan libremente, verás possums, aves y alguna que otra sorpresa. Es fascinante caminar en la noche y verlos allí.

Night Shores 64

En Jervis, lo que debes hacer es ir por la playa en la noche. Si te quedas en Booderee, hay una caminata hacia la playa de Greenpatch y en la noche es imperdible, el cielo es la mejor vista , las estrellas van a sorprenderte y algún que otro pescador nocturno. Que no falte la guitarreada nocturna. Si estás en otro camping, camina hacia la bahía pues todos tienen costa y aprovecha a observar las pequeñas embarcaciones y el silencio de la noche .

Durante el día, ¡salí a recorrer! La playa de Greenpatch es perfecta para las familias, apronta tu picnic y luego disfruta de una caminata o de deportes acuáticos. La playa estrella es Hymas Beach. El agua de este tesoro es cristalina y sus arenas de las más blancas . El paisaje te dejará de boca abierta, caminar sobre la costa de este lugar es fundamental, sentirás las olas, disfrutaras del horizonte, de la claridad del agua y su seguridad . Llévate algún inflable o aprovecha para nadar. Jamás vas a cansarte de caminar por está playa o simplemente reposar y no dejarás de sorprenderte. La vegetación que la rodea es única, plantas nativas y muchas aves.

Jervis Bay, Australia

Anímate a hablar con los locales, pues te recomendarán puntos exclusivos para visitar y allí podrás ver delfines sin necesidad de contratar un barco de excursión. Esta zona es especial para disfrutar de las ballenas y delfines. Los tracks para llegar a la playa son prácticos y sus vistas únicas. Podes optar por hacer snorkel o buceo si estás para un nivel más de aventura.

Este lugar natural es prácticamente virgen por lo que la estadía en el se vuelve mágica. Tan apacible y tranquilo, sus atardeceres son tenues y la cantidad de vegetación es fascinante. Caminar por el bosque resultará entretenido.

Para cuando tengas ganas de cambiar el ambiente de playa y bosque, una muy buena opción es dirigirte a Huskisson, la ciudad que está a 20 minutos y allí encontrarás diversión en las bandas locales, festivales y carnaval. Nosotras tuvimos la suerte de presenciar la actuación de una banda hippie en vivo , terminamos bailando en un bar típico del lugar , la calidez de sus habitantes nos hizo sentir bienvenidas.

Jervis Bay National Park

Si buscas salir de la rutina, sorprenderte y dejar tu cel de lado , este lugar te va a dar la seguridad de disfrutar únicamente de la naturaleza, ¡es fascinante! ¡Volverás renovado de estas mini vacaciones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

“Indiscutible gobernante de la pelota”: La emotiva carta de despedida a Diego Maradona de Emmanuel Macron, presidente de Francia

Con un relato que parece tan poético como desgarrador, Emmanuel Macron, presidente de la República Francesa, ha dispuesto de un gran número de palabras de despedida a Diego Maradona, en una profunda reflexión sobre la vida de quien no duda en llamar “el mejor jugador de fútbol de todos los tiempos“.

Algunos dicen que desde hace tiempo no se daba tal conmoción mundial por un suceso tan triste como este. La muerte de Lady Di podría haber sido el último recuerdo capaz de estremecer sin importar geografía ni idioma. Por su parte, el presidente Alberto Fernández valoró la sentida carta escrita por el mandatario francés: “Es un texto que va directo al corazón“.

"Indiscutible gobernante de la pelota": La emotiva carta de despedida a Diego Maradona de Emmanuel Macron, presidente de Francia
“Indiscutible gobernante de la pelota”: La emotiva carta de despedida a Diego Maradona de Emmanuel Macron, presidente de Francia

Francia se hace eco de la despedida a Diego Maradona con una carta de Emmanuel Macron: El texto completo

La mano de Dios había depositado a un genio del fútbol sobre la tierra. Ella nos lo quitó, de un regate inesperado que engañó a todas nuestras defensas. Habrá querido zanjar, con este gesto, el debate del siglo: ¿Es Diego Maradona el mejor futbolista de todos los tiempos? Las lágrimas de millones de huérfanos son la dolorosa evidencia.

Nacido en un barrio humilde de Buenos Aires, Diego Armando Maradona hace soñar a su familia y a todo el barrio con sus pases de piernas que pronto crucificarán a los mejores defensores europeos. Boca Juniors y los míticos clásicos lo revelan en el fúbol mundial. Fue Barcelona quien se ganó el diamante, creyendo que finalmente habían encontrado al sucesor de Johan Cruyff para dominar de nuevo el fútbol europeo.

Pero es en Nápoles que Diego se convierte en Maradona. En el sur de Italia, el pibe de oro redescubre la desmesura de los estadios sudamericanos, el fervor irracional de los aficionados y lleva a Nápoles por el camino del Scudetto, a los techos de Europa. El mezzogiorno se venga de la historia y solo el refuerzo de Platini permitirá a la Juventus pelear de igual a igual con su histórico rival.

Jugador suntuoso e impredecible, el fútbol de Maradona no tenía nada recitado. Con una inspiración siempre renovada, constantemente inventaba gestos y tiros que venían de otro lado. Bailarín con botines, más bien un artista, encarnaba la magia del juego.

Pero todavía tenía que escribir la historia de un país herido por la dictadura y una derrota militar. Esta resurrección tuvo lugar en 1986, en el partido más geopolítico de la historia del fútbol, un cuarto de final de Copa del Mundo contra la Inglaterra de Margaret Thatcher. El 22 de junio de 1986, en México, marca el primer gol con Dios como compañero de equipo. El milagro fue discutido, pero el árbitro no vio nada. Vino el “gol de siglo”, convocando a los más grandes regateadores del fútbol: Garrincha, Kopa y Pelé, todos juntos en una sola acción.

En 50 metros, en una corrida alucinante, pasó por encima de la mitad del equipo inglés, amagó el arquero, Shilton, antes de meter la pelota dentro del arco y a la Argentina entre los cuatro mejores de la Copa del Mundo. En el mismo partido, Dios y el diablo, marcó los dos goles más famosos de la historia del fútbol. Antes había un Rey Pelé, ahora hay un Dios Diego.

Con la misma gracia, la misma soberbia insolente, se metió en la final que marcó con el gesto más hermoso del fútbol: el paso decisivo, el gol de los números 10. Cuando levantó la copa, nació un mito: el niño terrible se convirtió en el mejor jugador del mundo. Y la Copa del Mundo vuelve a Argentina: esta vez es la copa del pueblo, no la de los generales.

Diego Maradona vivirá también el sabor del pueblo fuera de las canchas. Pero sus expediciones a Fidel Castro y Hugo Chávez tendrán el sabor de una derrota amarga. Fue dentro de la cancha donde Maradona hizo la revolución.

El Presidente de la República saluda a este indiscutible gobernante de la pelota que tanto amaron los franceses. A todos aquellos que ahorraron para completar finalmente el álbum de Panini México 1986 con su figurita, a todos aquellos que trataron de negociar con su pareja para llamar a su hijo Diego, a sus compatriotas argentinos, a los napolitanos que dibujaron murales dignos de Diego Rivera en su efigie, a todos los amantes del fútbol, el Presidente de la República envía sus más sentidas condolencias. Diego se queda.

despedida a Diego Maradona
Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO