Ámsterdam instaló enormes ‘macetas’ en la vía pública para evitar la micción en las calles

greenpee
Redactora Social
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram
¡Valora esto!

La ciudad de Ámsterdam se está volviendo verde en un intento por combatir un problema inmemorable: la micción en público.

El consejo local ha instalado ocho urinarios sostenibles llenos de cáñamo en los puntos calientes de la ciudad, en donde se registran más casos de hombres orinando en las calles.

A primera vista, los urinarios, llamados GreenPees, parecen maceteros tradicionales, con vegetación brotando de la parte superior. Pero si miras más de cerca notarás una abertura en el costado. Esa es la zona objetivo para orinar.

GreenPee es fabricado por la compañía holandesa Urban Senses, y ahora hay un total de 12 urinarios en Ámsterdam, según informó la mente maestra detrás de este proyecto, Richard de Vries.

De Vries, psicólogo ambiental de profesión, trabajó con el ayuntamiento en un proyecto piloto en 2018, instalando GreenPees en cuatro áreas populares de micción pública en el centro de la ciudad.

Geenpee

«El resultado fue una reducción del 50% en la micción salvaje», dijo De Vries. «Fue un gran éxito».

Animados por los resultados del ensayo, los funcionarios siguieron adelante y ordenaron ocho GreenPees nuevos, que estaban programados para su entrega en febrero. Pero luego, la pandemia de coronavirus hizo que Ámsterdam se bloqueara y hubo menos demanda de instalaciones sanitarias públicas.

Sin embargo, hace unas tres semanas, la ciudad comenzó a abrirse nuevamente, con bares que daban la bienvenida a los huéspedes y turistas que regresaban.

«Había más necesidad de inodoros», dijo De Vries.

Los GreenPees tienen muchos beneficios, según De Vries, desde proteger edificios históricos de los efectos corrosivos de la orina hasta reducir el uso de agua en comparación con los inodoros tradicionales.

Greenpee

Los plantadores también reverdecen eficazmente la ciudad, atrayendo abejas y otros insectos, agregó.

Y toda esa orina no se desperdicia. GreenPee produce fertilizantes orgánicos y agua, que pueden usarse para alimentar y regar los espacios verdes de la ciudad, dice De Vries.

«Se ve muy bien, pero también es funcional», dijo.

Los operadores pueden verificar el GreenPee manualmente para ver cuándo debe vaciarse, o usar un sensor inteligente que enviará una alerta, según el sitio web de la compañía.

De Vries ya ha instalado GreenPees en las ciudades holandesas de Vlaardingen y Beekbergen, y en las ciudades belgas de Mechelen y Genk.

Busca ver si puede llevar el concepto a otros países, además de investigar cómo generar electricidad cuando alguien orina en el GreenPee.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *