Anciano de 84 años evitó que derribaran su vecindario convirtiéndolo en una «obra de arte»

taiwán
Foto: Wikimedia Commons | Zairon
Redactora Social
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
5/5 - (2 votos)

Hace 14 años en Taiwán, un veterano militar de 84 años pintó toda una aldea del gobierno para evitar que la derribaran. Ahora con 98 años, el pintor todavía está allí, al igual que el pueblo, y desde entonces se ha convertido en una famosa parada de viajes.

Una serie de pequeñas casas de un piso, Rainbow Village es ahora un parque de la ciudad donde animales pintados y figuras humanas adornan llenos de colores cada rincón del lugar.

Cuando Huang Yung Fu comenzó a pintar una pared en la extremadamente monótona Aldea de Dependientes Militares de Caihong en la ciudad de Taichung solo era para aliviar el aburrimiento.

Pero cuando Huang se enteró de que el pueblo fantasma en el que vivían él y su esposa iba a ser arrasado, se puso en «marcha artística», cubriendo cada adoquín, alcantarilla y puerta con cuadros y pintura.

Ahora, una atracción turística reconocida internacionalmente, Huang y su esposa son los únicos residentes de Rainbow Village, donde reciben a los visitantes y viven sus vidas.

“En 2010, profesores y estudiantes de las universidades de Ling Tung y Hungkuang se toparon por casualidad con las pinturas y quedaron impresionados por su naturaleza tierna y expresiva”, escribe el Ministerio de Patrimonio Cultural.

“El estudiante Charles Tsai reunió a estudiantes y profesores para apelar al gobierno de la ciudad de Taichung para preservar esta pieza inesperada del patrimonio cultural, liderando la campaña “Salvemos a la Aldea del Arco Iris”. A medida que se difundió la noticia, el propio Huang comenzó a ser conocido como el «abuelo Rainbow».

La campaña fue un éxito y el área se conserva en Taichung como un parque de arte. Lonely Planet lo clasificó como una de las “maravillas secretas del mundo”, y Culture Trip lo calificó como el “lugar más instagrameable de Taiwán.

Debido al costo de mantenimiento del pueblo, el gobierno creó Rainbow Cultural and Creative Co., que se encraga de armar la infraestructura turística y ayuda a suministrar la pintura para ampliar y reparar los murales.

5/5 - (2 votos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.