Arqueólogos descubrieron un ‘vampiro’ polaco del siglo XVII con una hoz en el cuello para evitar que regresara de entre los muertos

esqueleto de vampiro
Redactora Social
4.3/5 - (6 votos)

Los restos óseos de lo que pudo haber sido una «vampira» femenina fueron encontrados en un cementerio polaco del siglo XVII, con una hoz en el cuello para evitar que la mujer se levantara de entre los muertos.

El profesor Dariusz Poliński de la Universidad Nicolaus Copernicus dirigió la excavación arqueológica que condujo al descubrimiento del esqueleto, informó el Daily Mail.

«La hoz no se colocó plana, sino que se colocó en el cuello de tal manera que si el difunto hubiera intentado levantarse, lo más probable es que la cabeza hubiera sido cortada o herida», dijo Poliński al Daily Mail.

Los restos, descubiertos en el pueblo de Pień cerca de Ostromecko, Polonia, parecen ser de una mujer joven enterrada en el siglo XVII, según un comunicado de prensa visto por Insider. Los rastros de un gorro de seda en la cabeza sugirieron que era de un estatus social más alto, según el Daily Mail.

«Tal descubrimiento, especialmente aquí en Polonia, es asombroso, especialmente ahora, siglos después», dijo Poliński a CBS. «Puro asombro».

image image 8

Se colocó un candado triangular alrededor del dedo gordo del pie izquierdo, un indicador de que las personas que enterraron a la mujer estaban preocupadas de que pudiera levantarse de la tumba, quizás porque pensaron que era un vampiro.

Los restos, que fueron descubiertos en agosto, están siendo investigados más a fondo por los científicos. CBS informó que investigadores del Instituto de Arqueología de la Universidad de Cracovia estudiarán el ADN del esqueleto para aprender más sobre la mujer.

a práctica de los entierros de «vampiros» abarcó la Europa cristiana desde el siglo XIV hasta el siglo XVII, dijo a Insider Matteo Borrini, profesor principal de antropología forense en la Universidad John Moore de Liverpool.

Los brotes de «vampiros» a menudo se asociaron con momentos en que las personas morían por causas que no podían explicarse con la ciencia de la época, como una pandemia o un envenenamiento masivo, dijo.

«Estos ‘vampiros’ comienzan a cazar y matar primero a los miembros de la familia, luego a los vecinos y luego a todo el resto del pueblo. Este es el patrón clásico de una enfermedad que es contagiosa», dijo.

Borrini descubrió los restos de una mujer en Venecia que murió en el siglo XVI, y demostró a través de un cuidadoso examen científico que era un lugar de entierro de «vampiros».

Los restos fueron encontrados en una fosa común llena de víctimas de la peste. Este cuerpo tenía una piedra colocada cuidadosamente en su boca.

La creencia en ese momento era que las personas podían convertirse en Nachzehrers, vampiros que mordían sus mortajas y se levantaban de entre los muertos para morder a los vivos y propagar la plaga, dijo.

Más tarde, a medida que la tradición evolucionó, la gente creía que los vampiros se levantaban de entre los muertos y estrangulaban a la gente durante la noche. Borrini dijo que esta puede ser una forma de explicar el dolor de pecho causado por la principal causa de muerte en Europa en ese momento: la tuberculosis.

Solo en la época victoriana se decía que los vampiros mordían el cuello y chupaban la sangre, un tropo que se usaba en los libros de la época como una «especie de metáfora del sexo», dijo Borrini.

Borrini dijo que se necesita más investigación para confirmar que este fue el entierro de alguien sospechoso de ser un vampiro.

«Había muchas supersticiones en torno a la muerte en Europa en ese momento, y no todas tenían que ver con los vampiros», dijo. Se han encontrado cuerpos encerrados en su lugar de descanso final, clavados al fondo de la tumba, con piedras que pesan sobre sus pies, o con espinas de rosas en sus tumbas.

Todas estas eran formas de evitar que el cuerpo se levantara que no necesariamente tenían que ver con el vampirismo, dijo.

La hoz podría significar algo completamente diferente. Por ejemplo, un artículo de 2015 que analizó los restos enterrados en Polonia con hoces alrededor de varias partes del cuerpo revisó casos en los que los historiadores sugirieron que las herramientas, utilizadas en la agricultura, podrían ser un signo de estatus social.

Se han encontrado cuerpos que claramente se pensaba que corrían el riesgo de ser vampiros con estacas en el corazón, decapitados, quemados o con piedras en la boca, dijo Borrini.

«El hecho de que los pies estuvieran encerrados en las tumbas es algo bien conocido, no necesariamente por los vampiros, sino por todas las situaciones en las que teníamos el miedo de que la persona regresara», dijo.

4.3/5 - (6 votos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También
Te puede interesar