Así se siente volver a viajar después de varios meses en casa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Pasaron varios meses, casi ocho, desde que escribí para Encontrarse en el camino por última vez. Habíamos vuelto a casa con todo lo que ello implicaba.

Encontrar una nueva rutina, en la vida “normal”, se hace algo inevitable. Pero creo lo lleve bastante bien. Intente volcar todo lo aprendido al nuevo día a día.

Volví a vivir en casa, y me di cuenta que no se si podría hacerlo una vez más. Es hora ahora, o más bien al próximo regreso, que habrá que encontrar un lugarcito propio. No por nada en especial, ni personal, ni mucho menos por conflictos. Solo por el he hecho de que es necesario. Necesario para poder seguir creciendo en otros aspectos.

DSC_0669

Volví a trabajar en lo que me había formado tantos años. Que si bien no es lo que me apasiona, es una herramienta muy buena para alcanzar el resto de los objetivos. Y afortunadamente lo pude hacer en un lugar que me permitió hacerlo a mi manera. Un lugar que priorizaba mis mismo valores. El ambiente laboral, la calidad humana de los compañeros, la flexibilidad, la diversión, más allá de los objetivos profesionales.

Volví a encontrarme con los amigos de siempre y con los nuevos. Los que hicieron que el año, o los meses, que estuve en casa, se pasaran súper rápidos. Todavía no puedo creer que ya este arriba de un avión nuevamente (justo en este momento en que escribo estas líneas). Otra vez sin saber que deparará el camino. Pero siempre esperando lo mejor. Y seguramente es sobre este punto el que quiera ampliar más abajo.

Volví a conocer gente nueva, mucha. Y mucha gente linda.

DSC_0846

Volví a disfrutar las cosas que solo en Argentina se pueden disfrutar. La amistad, la familia, la comida, el fútbol, la música, las salidas. Y también las cosas no tan lindas con las que todos los argentinos tenemos que aprender a convivir. Porque pareciera, no aprendemos nunca a avanzar, a desarrollarnos como sociedad.

Sin embargo, de repente, me encuentro con que ya tengo un pasaje para volver a salir. Esta vez de un modo distinto, con un grupo grande de amigos. A un lugar mucho más lejos, con una cultura (que supongo o solo se por lo que vi hasta el momento) mucho más diferente. Volamos rumbo al sudeste asiático, como primer destino.

Travelling.

Pero no fue tan fácil. Todavía se me hace difícil saber por qué me costó más que la vez anterior tomar la decisión. Cuando digo costar, hablo de no estar tan seguro. Hablo de no tener esa misma confianza. Hablo de dejar cosas con las que me sentía cómodo, de volver a dejar vínculos, de volver a soltar.

Es entonces que obligadamente me paro a reflexionar, para intentar encontrar esa respuesta. Y lo primero que se me viene a la cabeza, ante esa inquietud, es la frase que alguna vez leí por ahí y dice “levar el ancla pa´seguir navegando.” Es que si llego a ese punto, de duda, de inquietud, de incomodidad con la comodidad, no puedo dejar de hacerle caso y sentir que sí. Que es momento de volver al camino, de volver a andar, de volver a conocer lo desconocido, de volver a confiar en la gente, de volver a encontrar la felicidad en un simple paisaje o un detalle cualquiera.

Discovering the world.

Hay algo que me facilitó la salida. Y es poder comenzar esta nueva aventura, dure lo que dure (eso no importa de antemano), con más de mis amigos. Esos que, como contaba más arriba, me hicieron sentirme en casa nuevamente a mi regreso. Pero al final, la decisión la toma uno. Y lo hice.

Para ir cerrando entonces, no sé qué es lo que viene. No se cuánto tiempo estaré afuera. No sé cuántas personas nuevas conoceré ni cuentos amigos nuevos podré hacer. No sé qué países visitaré. No se cuánto voy a extrañar.
No lo sé. Y eso me gusta. Me hace sentir grande, de espíritu grande.

Y en eso estamos, dando un nuevo primer paso en todo eso que implica y llaman viajar.

DSC_0269

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

El alcalde de Río de Janeiro anuncia que sus playas seguirán cerradas al turismo hasta que exista una vacuna para el COVID-19

Las playas de Río de Janeiro resultan una visita icónica y obligada para el turismo en Brasil. Sin embargo, debido al impacto que ha recibido el país a causa de la expansión de la pandemia de coronavirus, las autoridades anuncian que los balnearios permanecerán cerrados a visitantes nacionales e internacionales cuya intención sea el mero disfrute y uso recreativo.

Hasta el momento, las playas que embelesan a la ciudad de Río de Janeiro se encuentran abiertas desde el mes de junio únicamente para la realización de actividad física y deportes acuáticos por parte de los residentes.

Río de Janeiro
El alcalde de Río de Janeiro anuncia que sus playas seguirán cerradas al turismo hasta que exista una vacuna para el COVID-19.

En una primera instancia, los ciudadanos de Río tuvieron la posibilidad de acercarse a las playas pero, debido a la gran cantidad de personas que se hicieron presentes para tomar sol y disfrutar del aire libre, decidieron dar marcha atrás en la medida aplicando restricciones y permitiendo solo la asistencia con fines deportivos.

De esta manera, Marcelo Crivella, alcalde de la ciudad de Río de Janeiro, anunció que la vuelta a la “normalidad” para quienes esperen ansiosos por un baño en las aguas de las playas más destacadas del país carioca llegará cuando exista un antídoto para el COVID-19: “Cuando no se pueden usar barbijos o tapabocas, la indicación es volver solo cuando haya una vacuna, o cuando los contagios estén cercanos a cero“.

Según el mandatario, la playa es un espacio en donde la mayoría de los residentes no usan tapabocas ni respetan el distanciamiento social, por lo que podría ocasionarse un desafortunado incremento en la tasa de contagios.

La tendencia es mantener la prohibición hasta que tengamos una vacuna; imagínate que autorizamos la playa hoy y el fin de semana hace sol… Imagínense a todos volviendo a su casa en auto o en transporte público sin máscara, lo echaríamos todo a perder.

Marcelo Crivella, alcalde de Río de Janeiro, en rueda de prensa, según ha reportado el Diario O Dia.

Por otra parte, distintas ciudades brasileras parecen abrirse a la rutina nuevamente con la autorización para habilitar ciertas actividades. Como ser, en el caso de Río de Janeiro se ha habilitado la apertura de bares y restaurantes, aunque los establecimientos deberán contar con límites en la capacidad de atención y medidas de higiene para garantizar la salud y seguridad de sus clientes.

Cabe destacar que, hasta la fecha, Brasil se posiciona como el segundo país más afectado por el COVID-19, con más 1,6 millones de casos registrados.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Play Video
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO