Así son las villas olímpicas sustentables para los Juegos Olímpicos de París 2024

gettyimages-2147830337
Redactora
¡Valora esto!

La última vez que París fue sede de los Juegos Olímpicos de verano hace 100 años, los organizadores estaban tan interesados en reunir a los atletas bajo el mismo techo que construyeron la primera Villa Olímpica. Era austera, con chozas de madera amuebladas, y fue demolida poco después.

La competencia vuelve a la ciudad un siglo después, pero esta vez los funcionarios franceses hicieron algo completamente diferente. Como parte de su esfuerzo por hacer de París 2024 los “juegos más responsables y sostenibles de la historia”, construyeron algo destinado a durar.

“Esta villa fue concebida como un barrio, un barrio que tendrá vida después”, dijo Georgina Grenon, directora de sostenibilidad de París 2024. “Paris 2024 lo alquila por unos meses”.

Image Gettyimages 2147830360 1

En lugar de alojarse en apartamentos hechos a medida para ellos, los atletas de la Villa Olímpica este verano vivirán en lo que se convertirá en la casa o el lugar de trabajo de otra persona. Una vez que finalicen los Juegos Paralímpicos el 8 de septiembre, la aldea, que contiene 82 edificios, se convertirá en espacio de oficinas para 6.000 trabajadores y apartamentos para albergar a otras 6.000 personas.

La esperanza es que el proyecto proporcione un modelo para aliviar la crisis inmobiliaria en la capital francesa, donde el aumento de las tasas de interés, el aumento de los precios y la escasez de oferta hicieron que sea más difícil que nunca comprar o alquilar una casa. La demanda de viviendas asequibles es tan intensa que cuando un pequeño apartamento de 10 metros cuadrados en el prometedor distrito 10 de París llegó al mercado de alquiler el año pasado a un precio de 610 euros (US$ 614) al mes, atrajo la asombrosa cifra de 765 solicitantes en menos de una semana.

El sitio para la Villa Olímpica fue elegido con la esperanza de que revitalizara algunos de los históricamente empobrecidos suburbios del norte de la ciudad. El pueblo se encuentra en la confluencia de tres suburbios: Saint-Denis, un barrio diverso y de clase trabajadora asociado durante mucho tiempo con el crimen y la inseguridad; el rápidamente aburguesado Saint-Ouen; e Ile-Saint-Denis, una isla en el río Sena. Los organizadores dicen que después de los Juegos Olímpicos, el 32% de las nuevas viviendas en Saint-Denis y Saint-Ouen, y el 48% de las de Ile-Saint-Denis construidas para los Juegos se reservarán para viviendas públicas.

Todo lo construido para la aldea se hizo teniendo en cuenta la sustentabilidad. Para minimizar la cantidad de construcción, los organizadores modernizaron temporal o permanentemente varias estructuras existentes en el sitio, incluida una antigua fábrica eléctrica que se convirtió en un «centro para residentes». También alquilaron estudios de cine existentes en el área para usarlos como instalaciones de entrenamiento para atletas en lugar de construir nuevas instalaciones de entrenamiento como se hizo en otros Juegos.

Los edificios que se construyeron fueron hechos con madera y materiales reciclados, y con procesos que, según Grenon, redujeron la huella de carbono del proyecto en un 30% por metro cuadrado, más de lo que exigen las regulaciones ecológicas francesas. Un tercio de todos los tejados están equipados con paneles solares, mientras que otro tercio tiene jardines destinados a reducir la temperatura interior. Entre los edificios se dejaron aberturas largas y rectas que conducían al Sena para formar túneles de viento que llevaban el aire fresco cerca del río lo más hacia el interior posible.

Image Gettyimages 2147830298

La aldea albergará unos 3.000 apartamentos con un total de 14.250 camas fabricadas con materiales reciclables similares a los utilizados en Tokio. Los colchones fueron fabricados con materiales reutilizados y se puede ajustar su firmeza dándoles la vuelta. Los taburetes se fabricaron con cartón, lo que significa que se pueden reciclar fácilmente después de los Juegos Olímpicos.

En toda la villa, los organizadores realizaron varios experimentos para ver si las nuevas tecnologías y métodos de construcción ecológicos son viables en el mundo real. Una acera fue hecha con conchas marinas que, en teoría, absorben la lluvia y en los días calurosos, el agua almacenada se evapora y ayuda a refrescar a los transeúntes.

La innovación más analizada probablemente será el sistema de enfriamiento geotérmico, ya que los atletas en París podrían enfrentar el mismo nivel de calor y humedad sofocantes que azotaron a Tokio durante los Juegos Olímpicos de verano hace tres años. Este sistema toma agua enfriada a 4 ºC de pozos de hasta 70 metros de profundidad bajo tierra en una planta geotérmica cercana y la transporta a tuberías debajo del piso de cada apartamento. Esa agua fría debería poder enfriar el edificio entre 6 ºC y 10 ºC en comparación con la temperatura exterior. Si bien el sistema se controlará a nivel del edificio, cada apartamento tiene un termostato que les permite bajar o subir la temperatura en 2 ºC en cada unidad. El sistema también calentará los apartamentos en invierno.

La crisis climática causada por el hombre hizo que las olas de calor sean más frecuentes e intensas, y que comiencen a principios de año en muchas partes del mundo. París es particularmente vulnerable: la gente de la capital francesa tiene más probabilidades de morir a causa del calor extremo que cualquier otra ciudad de Europa.

Para las delegaciones que estén preocupadas por la eficacia del sistema durante una ola de calor, la villa olímpica les ofrecerá la opción de alquilar unidades de aire acondicionado individuales. Cuando la agencia de noticias Reuters le preguntó en marzo sobre la falta de aire acondicionado en la Villa, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, dijo que la aldea estaba “diseñada para evitar la necesidad de aire acondicionado, incluso con temperaturas muy, muy altas”.

“Estamos al borde de un precipicio. Todos, incluidos los deportistas, deben ser conscientes de esto”, dijo Hidalgo. «Tenemos que confiar en los científicos cuando nos ayudan a construir edificios de forma sobria que nos permita arreglárnoslas sin aire acondicionado».

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *