Avistan a una ballena jorobada nadando en el río de Montreal por primera vez

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Inédito: los ciudadanos de Montreal, en Canadá, se han sorprendido este fin de semana ante la presencia de una ballena jorobada nadando en el río San Lorenzo, un hecho histórico e inusual, si tenemos en cuenta que la ciudad se encuentra rodeada de agua dulce y a cientos de kilómetros del hábitat natural de los mamíferos marinos.

Se cree que este gran mamífero provenía de Tadoussac, un pueblo costero en la provincia de Quebec donde confluyen los ríos Saguenay y San Lorenzo. Sin embargo, llamó la atención que se adentrara en la ciudad hace algunos días, cuando fue visto nadando bajo el puente de Quebec.

El cetáceo, cuya edad es estimada en entre dos y tres años, fue visto el domingo al final de la tarde cerca del puente Jacques Cartier.

Robert Michaud, coordinador de la Red de Emergencia de Mamíferos Marinos de Quebec, describió la situación como “inusual”, y agregó: “Es la primera vez que vemos una ballena jorobada más allá del área de Quebec”, según informó UNILAD.

Michaud especuló que la ballena podría haber terminado en Montreal después de seguir a los peces porque estaba hambrienta o confundida.

Lo cierto es que esta es la primera vez que se observa una ballena jorobada en Montreal, ubicada a más de 400 km al oeste del hábitat natural de los mamíferos marinos en el estuario marítimo y el golfo del San Lorenzo.

El experto afirmó que la ballena jorobada puede vivir en agua dulce, aunque señaló que la comida y el agua alrededor de la ciudad no serán tan saludables. También hay más “tráfico marítimo” en el área, lo que podría causar estrés o daños a las ballenas.

Los residentes locales se reunieron cerca del río en un intento por avistar a la ballena, y para su deleite salió a la superficie cada dos minutos, rociando agua o mostrando su aleta a los espectadores.

Las personas podrían enfrentar una multa si se acercan a menos de 100 metros de la ballena usando botes u otras embarcaciones, aunque Michaud aconsejó a los que intentan mirar más de cerca mantener una distancia de 200 metros.

De momento no se ha planeado ninguna operación para redirigir el cetáceo hacia el mar, porque ésta podría ser peligrosa para el animal.

“Seguinos en Instagram para conocer más historias como esta”

View this post on Instagram

Qué locura 💦🙏🏻

A post shared by Intriper (@intriper) on

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO