“Blob”, la nueva e inclasificable especie del Zoo de París que presenta 720 sexos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Un nuevo y extraño amiguillo acaba de sumarse a las variadas especies que habitan en el Zoo de París. Lo curioso es que, mientras más intentas conocer esta especie, más asombro te genera la particularidad de su existencia.

Apodado como “blob“, se trata de una masa amarilla que crece a una velocidad de un centímetro por hora, pudiendo cubrir hasta 30 metros cuadrados. Según han indicado los especialistas de comportamiento animal del Zoológico, esta especie puede moverse sin piernas ni alas y se cura a sí mismo en dos minutos si es cortado a la mitad. Por tal motivo, los científicos que han seguido de cerca la evolución de esta especie, tienden a destacar que es prácticamente inmortal. Sin lugar a dudas, habrá que ver para creer.

No es un animal, ni un hongo, como dicen por ahí, es una célula con varios núcleos. Lo extraordinario es que consigue hacer cosas que muchos vertebrados con miles de células y neuronas no hacen“, así lo manifestó Luca Morino, miembro del equipo del Zoo de París y responsable del ejemplar en cuestión.

La rareza que presenta el “blob” parece no asustar a las autoridades de este parque zoológico, quienes no han tardado en calificarlo como “una cosa rara”. Así mismo, afirmaron que ellos integran “un zoo atípico y esto es perfecto para el ‘blob’, porque la gente quiere saber lo que es. Comunicar sobre las capacidades de esta célula, de la que sabemos muy poco, es muy interesante“.

En efecto, ya han informado que aprovecharán la presencia de esta especie dentro del zoológico para continuar con el estudio de sus características. Por el momento, entre los datos reconocidos por la biología, esta célula toma su origen y crece en los bosques, y aún más en aquellos que presenten condiciones de humedad y sombras.

Además, no se trata de una especie hembra ni una especie macho, sino que tiene 720 sexos diferentes. En cuanto a su desarrollo, el “blob” se alimenta de bacterias y microbios, y es catalogado dentro de la familia de la especie “Physarum polycephalum“. Sin embargo, para nombrarlo de manera más familiar, han elegido un apodo en homenaje a la película de ciencia ficción The blob (La masa devoradora), que protagonizó Steve McQueen en 1958.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Este fotógrafo sigue tormentas en EEUU buscando capturar unas extrañas luces rojas

Creadas por descargas eléctricas muy por encima de las nubes de tormenta, los sprites rojos son un espectáculo surrealista para la vista. Estos destellos rojo anaranjado en el cielo casi parecen fuegos artificiales, pero en realidad son causados ​​por descargas de rayos positivos. Aunque pueden ser difíciles de atrapar, el fotógrafo Paul M. Smith ha dedicado su carrera a cazarlos.

Smith, conocido como el “cazador de sprites”, viaja por Norteamérica para documentar este increíble fenómeno y dirige talleres para ayudar a otros a disfrutar de su belleza. Para Smith, estos raros sucesos proporcionan una inspiración infinita.

“Son tan hermosos, para mí son realmente uno de los eventos más llamativos de la naturaleza”,

dice Smith al sitio web My Modern Met.

“Son tan misteriosos. Me encanta capturar algo que todavía está en proceso de ser comprendido. Cada captura podría contener otra pista para ayudarnos a comprender los procesos “.

De hecho, no fue hasta 1989 que se capturó el primer sprite rojo en la película, es una hazaña sorprendente que Smith sea capaz de rastrear a tantos. Esto se debe en parte a su capacidad para pronosticar el clima y predecir el potencial de los sprites dentro de un sistema de tormentas. Esto, junto con una investigación detallada y un conocimiento experto de su equipo, lo ayuda a capturar sus mejores imágenes.

Smith espera que su trabajo despierte la curiosidad en otros para comprender más sobre los diferentes misterios de la naturaleza.

“Creo que es una lección de humildad darnos cuenta de que todavía no sabemos todo en nuestro planeta y que todavía estamos encontrando cosas nuevas incluso ahora”, admite.

“Los sprites son muy emocionantes porque nuestra atmósfera superior es muy poco conocida y difícil de estudiar. Los sprites y otros eventos luminosos transitorios nos dan una mirada a esa área de nuestro planeta que antes no había sido posible “.

Estas explosiones de fuego son provocadas por descargas positivas de relámpagos sobre nubes de tormenta.

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO