Brasil: Dos turistas murieron ahogadas en embarcación que no tenía autorización para navegar en playas de Maragogi

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Las playas de Maragogí son un destino paradisíaco y responde a una opción ultra escogida por turistas que se encuentran de visita por las tierras brasileras.

Situada en el estado de Alagoas, a unos aproximados 130 kilómetros de Maceió, Maragogí cautiva por dos de sus atracciones preferidas: Praia de Burgalhau, con sus predominantes barreras de corales, se encuentra próxima al Río dos Paus.

El segundo encanto de la zona es Praia da Japaratinga, con el mar de tonos azul y turquesa y sus grandes y extensos bancos de arena para realizar caminatas durante la tarde. Por ejemplo, el paseo en balsa sobre el Río Manguaba es una de las actividades imperdibles para recorrer lo mejor de la zona.

El hecho que tinó de tragedia a la aventura y vacaciones de varias familias involucró, a primeras horas de la mañana del domingo, la muerte de dos mujeres que se ahogaron debido a que el catamarán en el que navegaban a bordo de un paseo turístico sobre las aguas del litoral naufragó. Las víctimas fallecieron en el acto y fueron identificadas como Lucimar Costa da Silva y María de Fátima Facanha da Silva, de 68 y 65 años respectivamente.

Lo cierto es que podría haberse tratado de una tragedia mayor: a bordo del catamarán había un total de 54 pasajeros. Entre ellos, cuatro menores y seis tripulantes encargados de la navegación.

El Departamento de Bomberos de Alagoas expresó inicialmente que el catamarán golpeó una roca y comenzó a girar en un área conocida como el “Hoyo”, donde la navegación está prohibida, pero la versión en la roca es contrastada por el relato de los pasajeros.

Frente a lo sucedido, el Ministerio Público del estado brasileño sacó un comunicado oficial en donde confirma que la embarcación que se encontraba prestando el servicio turístico no poseía los papeles correspondientes a las autorizaciones para transitar la zona. Las dos mujeres fallecidas tampoco habrían contado con chalecos salvavidas al momento del ahogo.

Momentos de desesperación

En una entrevista con TV Cidade, un medio de comunicación audiovisual de la localidad de Fortaleza, una de las pasajeras testigos del hecho recuerda que al momento de tanta desesperación pensó en lo peor: “Creí que iba a morir, que ya no podía ver a mi hija y que mi esposo y yo íbamos a morir porque no podíamos nadar“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...
JOE KLAMAR/AFP/Getty Images

Estudiantes universitarios de la Universidad de Viena están utilizando una iglesia del siglo XIX como salón de clases

En la Universidad de Viena, algunos estudiantes no van a la biblioteca. En cambio, toman su computadora portátil para estudiar en la Votivkirche, o Iglesia Votiva del siglo XIX, en Viena, Austria.

Allí, los estudiantes estudian mientras la luz del sol fluye a través de las vidrieras. Se sientan en bancos y sintonizan conferencias en línea. Los compañeros de clase discuten temas en un contexto de estilo neogótico.

JOE KLAMAR/AFP/Getty Images

Universidad de Viena
JOE KLAMAR/AFP/Getty Images

Con las precauciones establecidas, muchas universidades austriacas han decidido dar la bienvenida a los estudiantes al campus. Pero la Universidad de Austria necesitaba encontrar más espacio para que sus casi 90.000 estudiantes estudiaran, por lo que alquiló una iglesia.

Desde la oración hasta la tarea de psicología, la Iglesia Votiva en Viena ahora da la bienvenida a los feligreses y estudiantes a su espacioso edificio.

JOE KLAMAR/AFP/Getty Images Universidad de Viena
JOE KLAMAR/AFP/Getty Images

La Universidad de Viena, que inició su trimestre de invierno el 1 de octubre, le ofrece a sus estudiantes acceso a Wi-Fi para completar tareas y conferencias en línea desde el interior de la iglesia.

Su plan de reapertura incluía clases presenciales y en línea; sin embargo, las clases presenciales tendrían una capacidad limitada y se priorizaría a los estudiantes de primer año, según el sitio web de la universidad. Dentro de las salas de conferencias, se marcarán los asientos donde los estudiantes pueden y no pueden sentarse.

JOE KLAMAR/AFP/Getty Images
JOE KLAMAR/AFP/Getty Images

Los estudiantes universitarios ahora tienen acceso a la iglesia de 9 a.m. a 6 p.m. todos los días de la semana. Según Vienna ORF, una emisora ​​austriaca, decenas de estudiantes utilizan el espacio todos los días.

Según la ORF de Viena, la universidad alquila la iglesia hasta octubre. Dependiendo de su éxito, la universidad seguirá alquilando la iglesia.

JOE KLAMAR/AFP/Getty Images
JOE KLAMAR/AFP/Getty Images

En este momento, Austria tiene poco más de 56.000 casos confirmados de coronavirus, según el panel COVID-19 de Johns Hopkins.

Dado que las escuelas de toda Europa dan la bienvenida a los estudiantes, el aula se ve ligeramente diferente. Algunas escuelas han trasladado las clases al exterior, mientras que otras han cambiado a una plataforma virtual.

¿Una iglesia con Wi-Fi?

JOE KLAMAR/AFP/Getty Images
JOE KLAMAR/AFP/Getty Images

La iglesia, que data del siglo XIX, inicialmente no tenía Wi-Fi, por lo que la universidad ayudó a conectarla al sistema de fibra óptica de la escuela.

Además de agregar Wi-Fi, la universidad también instaló estaciones de desinfectante de manos y un baño portátil para los estudiantes.

En el corazón de Austria, turistas y lugareños pasean por la ciudad y exploran edificios emblemáticos. Una parada común es la Iglesia Votiva, que es la segunda iglesia más grande de la ciudad. Está abierta al público cuando no está siendo utilizada por los estudiantes.

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO