CARIBE: en esta isla se creó un vivero submarino que se encarga de reproducir corales

Captura de pantalla 2023-03-23 112754
Redactora
¡Valora esto!

Un vivero en lo más profundo del mar Caribe: esta es idea que lanzó la organización Reef Renewable Bonaire para multiplicar los corales que sirven de hogar a más de 350 especies de peces en la isla holandesa de Bonaire, cerca de la costa de Venezuela.

Durante los últimos 10 años, esta organización local ha implementado un proceso de recuperación natural de los corales del sur del Caribe llamado fragmentación. «Reproducimos miles y miles de corales en nuestro vivero. Los cortamos como haciendo jardinería dentro del agua. Por ejemplo, digamos que tenemos un coral y le llamamos la colonia madre. Puedes cortar una porción y ese fragmento es capaz de cicatrizar y luego comenzar a crecer. Los nuevos corales serían clones de la colonia madre», explica Francesca Virdis, directora de Operaciones de Reef Renewable Bonaire. Con este procedimiento, afirma, han logrado producir y plantar en el arrecife de la isla cerca de 10.000 corales al año.

La mayor parte de la restauración se enfoca en dos especies de corales de rama: el de cuerno de alce y el de cuerno de venado, ambas en serio peligro y cruciales refugios para la vida marina en el arrecife. «Cuando comenzó el proyecto, recogimos muestras de casi 50 cepas de estas especies. Necesitamos encontrar corales que sean más resistentes. Que sean más resilientes», dice al respecto Virdis.

Trabajar en la preservación de estos corales es clave: un estudio reciente, que se llevó a cabo durante cuatro años y que terminó en el año 2020, ha descubierto una decoloración de corales de un 61%, un fenómeno que revela señales de estrés potencialmente mortífero para estos organismos.

Detrás de este fenómeno está el cambio climático.

«Uno de los impactos del cambio climático es, por supuesto, que los océanos se están calentando. Lo que hemos visto en Bonaire durante los últimos años es mucho descoloramiento, pero, por suerte, no han muerto muchos corales. Pero, por supuesto, si seguimos teniendo estas situaciones de descoloramientos intensos y los corales no tienen el tiempo de recuperarse, cambia por completo la apariencia de los arrecifes», explica al respecto Roxane-Liana Francisca, de la organización STINARA Bonaire.

La isla del mar Caribe cuenta con décadas de protección que han permitido avanzar en su cuidado. En 1979 se les otorgó a las aguas alrededor de la isla una protección especial, convirtiéndolas en una de las primeras reservas marinas del planeta. Desde entonces, la prohibición de pesca en la reserva, más la prohibición de anclar y de extracción de corales es monitoreada regularmente por la Fundación Stanhope a Park.

Una de las tareas que realizan allí es la medición de la temperatura del agua, lo que según la bióloga puede ayudar «en el futuro si el plan es restaurar, de una manera focalizada, las especies de corales que sobreviven mejor en temperaturas específicas».

image image 146

«Ver cómo se desarrolla el coral que tu has cultivado desde que eran pequeños fragmentos y que has cuidado durante unos años, primero en el vivero y luego plantándolos y monitoreándolos durante años… es muy reconfortante. Significa que lo que estamos haciendo realmente hace una diferencia», dice Virdis sobre su experiencia en Bonaire.

Hoy, los arrecifes de la isla mantienen su estatus como unos de los más sanos del Caribe. Y los especialistas que trabajan allí son optimistas sobre el futuro, tal como plantea Francisca: «Necesitamos decidir cómo queremos que sea nuestro futuro, y luego, necesitamos dar los pasos para asegurarnos de que podemos proteger ese futuro. Creo que estamos en el punto en el que podemos tomar esas decisiones que asegurarán que Bonaire en 20 años sea uno de los pocos lugares que se mantenga bien con unos arrecifes preciosos».

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hay mucho más sobre