Cómo es ser parte de Greenpeace: la historia de Luisina, campañista de las principales misiones

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

A menudo algunas de las frases más frecuentadas para hablar sobre futuro o porvenir incluyen ideas tales como aventurarse y seguir la intuición, algo que de manera muy trillada dicen que “nunca falla” y sabe siempre cómo guiarnos.

Pero lo cierto es que detrás de eso hay algo que sí es concreto. Sin dudas, la vida es mucho mejor cuando uno se elije por encima de todo para hacer lo que le hace feliz.

Y si encima esa pasión puede contribuir a salvar el mundo, es como cantar doble victoria: así podríamos definir la historia de Luisina Vueso, quien reconoce que desde chica tuvo un latente interés en los temas ambientales.

La Luisina de hace muchos años atrás fantaseaba, seguro como muchos de nosotros, en que alguna vez podría ayudar a hacer del mundo un lugar mejor. Sólo que hay algo que diferencia a ella y la pone en un lugar como protagonista de su historia: decidió seguir ese instinto y potenciar su vocación sumándose a la lucha por el medio ambiente y exponiendo a los responsables de los crímenes ambientales.

Ser parte de Greenpeace: cómo es contribuir con una de las ONG ambientalistas más importantes del mundo
Ser parte de Greenpeace: Luisina Vueso, “campaigner” de Greenpeace, a bordo del barco Esperanza el 10 de noviembre de 2019. Océano Atlántico, Argentina.

Así fue como se sumó como miembro del equipo, ni más ni menos, que de la mismísima Greenpeace, una organización ecologista internacional, económica y políticamente independiente que no acepta donaciones ni presiones de gobiernos, partidos políticos o empresas.

Por el contrario, el aporte más significativo que recibe es el de la contribución y fidelidad de más de 3 millones de individuos en todo el mundo, quienes apoyan y acompañan de cerca cada una de sus iniciativas ecológicas. Son muchos como Luisina quienes marcan la diferencia para accionar y ayudan a financiar cada una de las propuestas lideradas por la ONG.

La mejor forma de indagar en detalle sobre el trabajo que lleva a cabo Greenpeace es a partir de conocer a quienes forman parte de su amplio equipo de trabajo. En una entrevista con Intriper, Luisina cuenta en primera persona cómo llegó a integrarse dentro de Greenpeace, cuál es su rol y en que consiste su “día a día”:

¿Cuál fue tu recorrido profesional y cómo llegaste a ser parte de Greenpeace?

Originalmente estudié económicas y me especialicé en Economía del Desarrollo. Me interesaba mucho cómo abordar un proceso de recuperación económica siendo sustentable y consciente con respecto al impacto en el medio ambiente. Desde chica tuve interés en los temas ambientales. Trabajé en empresas y también en el sector público. En un momento decidí que la mejor manera de abordar era el problema y a su vez aportar desde mi lugar, era desde la sociedad civil, trabajando en una ONG ambiental, luchando por el medio ambiente y exponiendo a los responsables de los crímenes ambientales. Greenpeace siempre fue la meca del activismo ambiental y lo seguí por años y su mensaje siempre resonó con mi actitud hacia estos temas. Por suerte hace 2 años se me dió la oportunidad de formar parte de esta gran organización.    

¿Cuál es tu rol dentro de Greenpeace y cómo describirías tu trabajo? 

Dentro de Greenpeace cumplo el rol lo que llamamos “Campaigner” o Campañista. Por un lado, cumplo una función de vocera y comunicadora, representando a Greenpeace siendo portavoz de nuestras campañas. Por otro lado, contribuyo junto al equipo con el que trabajo en el desarrollo de las campañas.

¿Cómo es el armado de las campañas de Greenpeace? Por ejemplo, desde que se identifica un problema ambiental hasta que se ejecutan las acciones de una campaña.

Una vez que identificamos la problemática a abordar, viene una etapa de investigación. Todas nuestras campañas llevan tiempo de investigación, validar datos, fundamentar argumentos, utilizando la ciencia como nuestra principal aliada. Con esta base de información ya podemos pasar a diseñar una estrategia desde la comunicación hasta las acciones, identificando actores y también aliados, personas y organizaciones con las que podemos trabajar para hacer nuestro reclamo más fuerte.   

Dentro de los tantos problemas asociados a los océanos, ¿sobre cuáles está trabajando Greenpeace?

Actualmente estamos trabajando en 2 problemáticas con respecto a los océanos. Por un lado, la amenaza de la sobrepesca en el Agujero Azul. Una zona muy rica en biodiversidad del Atlántico Sur, en el borde del Mar Argentino que hoy está siendo devastada por la pesca sin control, avalada por la falta de gobernanza que reina hoy en las aguas internacionales. Necesitamos que los Gobiernos del mundo se comprometan a firmar un Tratado Global por los Océanos, que permita crear una red de santuarios marinos para proteger estas zonas vulnerables de la amenaza de las industrias destructivas.

ser parte de Greenpeace
Ser parte de Greenpeace: Como parte de su expedición en el barco Esperanza por la protección de los océanos, Greenpeace junto a Martín Brogger, investigador adjunto del CONICET, llegaron a la zona conocida como Agujero Azul -al límite de la zona económica exclusiva argentina- en el Atlántico Sur y tomaron imágenes del fondo marino. La hazaña los convirtió en los primeros testigos de la devastación del suelo marino en esta zona, producto de la sobrepesca y de la falta de control y regulación de las aguas internacionales. En lugar de registrar variedad de especies, campos de esponjas o arrecifes de coral, las cámaras mostraron suelos desérticos, basura y estrellas de mar muertas. © Cristóbal Olivares / Greenpeace

Por otro lado, estamos trabajando la problemática de las exploraciones sísmicas en el Mar Argentino. Representan un grave problema para los ecosistemas de nuestro Mar, no sólo por el impacto que tienen las explosiones constantes en la fauna marina, sino que estas exploraciones son el primer paso hacia una expansión de la industria petrolera offshore. Estamos viviendo una crisis climática, es el momento de hacer cambios radicales. Deberíamos reducir drásticamente nuestra dependencia de los combustibles fósiles y buscar fuentes renovables y limpias de energía. 

¿Por qué todos deben entender la importancia del cuidado de los mares y regulación de la pesca y qué acciones vienen llevando a cabo para visibilizar esto?

Los Océanos cumplen una función fundamental para el funcionamiento de nuestro planeta. Prestan servicios esenciales, y es fundamental protegerlos para asegurar la salud del planeta. Por un lado son fuente de alimento y de trabajo para los humanos y miles de especies que los habitan. Además, son una de las principales reservas de biodiversidad del planeta, son el hogar de increíbles especies que los recorren en busca de alimento. Por otro lado, los océanos regulan el clima y cumplen el rol fundamental de sumideros de carbono. La vida marina impulsa la bomba biológica del océano, capturando carbono en la superficie y almacenarlo en el fondo: sin este servicio esencial, la atmósfera contendría un 50% más de dióxido de carbono y el mundo sería inhabitable.

La pesca intensiva y sin control arrasa con ecosistemas enteros y destruye este delicado equilibrio necesario para el correcto funcionamiento de los ecosistemas marinos, por eso es fundamental proteger los océanos. Hoy sólo el 3% de las aguas internacionales, que representan el 70% del espacio habitable del planeta, considerando agua y tierra, están protegidas. Es por eso que desde nuestra campaña, Protegé los Océanos, le reclamamos a los gobiernos del mundo que firmen un Tratado Global por los Océanos, que permita la creación de Santuarios Marinos, para proteger a los océanos de las amenazas de las industrias destructivas.

Tenemos que proteger a los Océanos como si nuestra vida dependiera de ello, porque en realidad, así es.

¿Cuántos barcos pesqueros se encuentran en la zona del Agujero Azul y cuál es el peligro de su accionar desmedido?

En el Agujero Azul, en el pico de temporada, podemos encontrar más de 400 barcos. Su actividad es absolutamente intensiva, no respetan temporadas, ni permiten que las poblaciones de peces se recuperen, utilizan las técnicas más destructivas, y menos selectivas.

La pesca desmedida y sin control, tiene muchos impactos negativos en el ecosistema. Por un lado, hay que destacar que el Agujero Azul se destaca por su riqueza en términos de biodiversidad, es un corredor biológico importantísimo para la fauna marina del Mar Argentino y muchas de las especies que lo habitan y recorren migran al Agujero Azul para alimentarse, es decir que especies como la icónica Ballena Franca Austral, lobos y elefantes marinos, delfines, orcas y pingüinos deben competir con la industria para conseguir alimento. Además, las técnicas de pesca utilizadas son muy destructivas, arrasan con ecosistemas enteros, e incluso los animales pueden quedar atrapados en las redes o los anzuelos. Además, existe el riesgo de colisiones con los barcos, por la concentración que existe en la zona.

ser parte de Greenpeace
Ser parte de Greenpeace: En el marco de la campaña Pole to Pole por la protección de los océanos, Greenpeace llegó al puerto de Montevideo para denunciar la sobrepesca en el Atlántico Sur. Con una flecha de 25 metros sobre el agua con el mensaje “Saqueadores de los Océanos”, identificó a dos buques pesqueros que arrasan con el ecosistema marino. La actividad fue acompañada por la presentación del informe “Protejamos al Mar Argentino de la pesca destructiva”, que revela los impactos de la industria pesquera en la región y el modo en que afecta a especies icónicas como la ballena franca austral.

¿Cómo es una salida en alguno de los barcos de Greenpeace?

La preparación de una campaña a bordo de uno de los barcos es un arduo trabajo de organización, de logística, de coordinación. Lleva meses de preparación, hay que organizar no sólo con el equipo de la campaña sino también con la tripulación, puertos de abordaje, permisos, seguros, alimentos, elementos necesarios para poder hacer el trabajo, repuestos, vestimenta necesaria para enfrentar el clima donde vamos a estar trabajando. En fin, hay que planificar con muchísimo detalle cada actividad para no olvidarse nada. Los peligros que implica los ship tour son variados y diversos, pero contamos con un equipo de profesionales que realiza un estudio de los riesgos, los cuales son estudiados en detalle también, para tomar medidas de mitigación y definir las actividades.  A bordo de los barcos, depende la capacidad, pero pueden ir entre 25 y 35 personas, entre tripulación y equipo de campaña. La tripulación es diversa y multicultural, con lo cual siempre son experiencia interesantes. La campaña puede durar desde 1 semana hasta 1 mes o incluso más, como fue el caso de nuestro ship tour de Protegé el Mar Argentino el pasado noviembre. Tuvimos a bordo científicos, aliados de otras ONGs con las que trabajamos, escritores, influencers, y claro, también nuestrxs voluntarixs y activistas que siempre son parte fundamental de nuestro trabajo.  

ser parte de Greenpeace
Ser parte de Greenpeace: Activistas de Greenpeace enfrentaron en aguas internacionales del Atlántico Sur al buque pesquero surcoreano Meridian N°8, uno de los 400 barcos que cada año saquean el hogar de decenas de especies marinas en peligro. Según organismos internacionales como el CCAMLR (Antártida) y SEAFO, el pesquero cuenta con un historial de actividades ilegales de pesca, registrado años atrás. (1) La organización ambientalista navegó en el barco Esperanza hasta el Agujero Azul, un ecosistema marino único para frenar a uno de los buques pesquero que realiza prácticas destructivas. Mientras pescaban los activistas escalaron hasta asomarse a la cubierta del barco y desplegaron el cartel: “Sobrepesca = Crimen Ambiental”. Al finalizar, pintaron “Saqueadores” sobre el casco del buque.

¿Cómo es la reacción de las tripulaciones de los barcos a los que se acercan? ¿Qué historias pueden contarnos sobre estas experiencias de ser parte de Greenpeace?

Depende de muchos factores. Nuestra experiencia en particular fue una situación controlada y tranquila. Pero ese no siempre es el caso. En los casi 50 años que Greenpeace lleva exponiendo los crímenes ambientales en los Océanos, nuestrxs activistas han sufrido muchos ataques por parte de los barcos a los que se enfrentan, incluso por parte de gobiernos. Cabe resaltar que nuestras actividades se rigen por el principio de actividad directa no violenta, haciendo uso del derecho de protesta  que todxs los humanos gozamos y garantizando la seguridad de todxs. 

¿Cómo definen si una misión fue efectiva/exitosa o no?

Una misión será exitosa básicamente si pudimos lograr el objetivo, el cual en general es exponer una problemática, acercar a la gente las realidades y las amenazas que hoy están sufriendo los océanos y los ecosistemas y fauna que los habitan.

Muchas veces las injusticias que ocurren en los Océanos nos resultan lejanas o incluso ni nos enteramos. Desde Greenpeace, una de nuestras misiones es poder hacer visible estos crímenes ambientales para poder detenerlos. Hoy más que nunca, desde la sociedad civil es importante la información y los argumentos para poder luchar estas batallas y empujar los cambios necesarios para lograr un Ambiente sano.    

Imagino que hay días frustrantes y días de alegría asociados a logros o trabas, desastres ecológicos e intereses. Cuál fue el logro que más feliz te puso y cuál es el desafío que mas anhelas? 

Sin duda, al estar viviendo una crisis climática de estas dimensiones, los desafíos cada vez son mayores, pero no nos podemos dejar coaccionar por el “establishment”. Tenemos muy claro que las cosas tienen que cambiar radicalmente y esa es nuestra esperanza. Es evidente que estamos en un punto de inflexión de la historia en el cual el status quo está siendo cuestionado y desafiado. Debemos aprovechar esta oportunidad para empujar los cambios necesarios para poder vivir en armonía con la naturaleza. Al ser parte de Greenpeace, hemos logrado mucho en estas décadas, gracias al apoyo de nuestrxs socixs, voluntatrixs, activistas y seguidores, como la Ley de Bosques, la Ley de Glaciares y el freno a la actividad petrolera en el Ártico entre otras. Considero que un objetivo de esta década debería ser lograr ubicar a la Protección del Medio Ambiente como principio ordenador de toda actividad humana. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Un ambicioso padre construyó un barco pirata de 15 metros para que sus hijas festejaran su mejor Halloween

Vaya suerte la de estas niñas que les ha tocado un padre obstinado y dedicado a colaborar con las tradiciones culturales que se celebran durante el año. Pues, tras el deseo de una de sus hijas de festejar Halloween bajo la temática de piratas, a este buen hombre solo le quedó dejar volar la imaginación y poner manos a la obra para la construcción de un barco pirata.

Pero no se trata de un barco pirata improvisado, más bien comprende una ambiciosa escenografía que posee unos 15 metros de largo: el resultad representa una espectacular embarcación que se extiende por todo el jardín de la casa. Para convertirlo en un navío casi verídico, durante la noche se ilumina con luces, humo e incluso se le suma el sonido de una banda sonora personalizada.

El responsable de esta obra de arte es Tony DeMatteo, residente de Rochester, en Nueva York. Según han reportado medios locales, comenzó a trabajar en el barco para su hija Ali, de 13 años, en noviembre del año pasado. Lo curioso y más rescatable del suceso es que Tony logró crear este barco pirata sin preparar un gran desembolso de dinero: todo el material que incluye desde madera hasta metales lo consiguió reciclado.

Un ambicioso padre construyó un barco pirata de 15 metros para que sus hijas festejaran su mejor Halloween
Un ambicioso padre construyó un barco pirata de 15 metros para que sus hijas festejaran su mejor Halloween
barco pirata

Cabe destacar que no es la primera vez que Tony se embarca en una aventura como esta. Tanto él como su familia llevan ya ofreciendo espectáculos de Halloween en su casa desde hace unos ocho años. Y la particularidad de esta edición estuvo en complacer a su hija, quien pidió que la temática se basara en Piratas del Caribe.

Para Tony, si bien hacer este tipo de escenarios implica muchas horas, también constituye tiempo para compartir en familia, uno de los motivos por los que Tony dice que el resultado merece la pena. Otra de las recompensas obtenidas es ver que amigos, vecinos y familiares disfrutan también del espectáculo. Y sin dudas, en este año más que nunca, ya que ahora todos los grandes eventos y celebraciones se han cancelando debido a la pandemia.

Si quieres conocer más curiosidades como esta, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO