Conoce «Floating Farm», la primera granja flotante del mundo en los Países Bajos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Ubicada en la ciudad de Rotterdam, en los Países Bajos,  «Floating Farm» es la primera granja flotante del mundo. Se trata de una iniciativa que pretende acercar los alimentos al consumidor de una manera sustentable y respetuosa con el medio ambiente.

En el interior de esta granja flotante, la leche obtenida del ganado es transformada en productos lácteos, mientras que el estiércol es aislado para posteriormente utilizarse como nutriente orgánico para los espacios públicos de la ciudad.

Gracias a esta granja flotante, también se reduce considerablemente la contaminación ocasionada por el transporte de bienes y servicios, ya que los productos se producen, prácticamente, en el mismo lugar en el que se consumen.

Dairy Farming at Sea | Hakai Magazine

La granja fue diseñada de tal manera para que los animales se sientan a gusto: árboles, arbustos y una base mullida para que puedan «pastar» como lo hacen en la llanura. Además, funciona en base a energía solar y cuenta con un espacio de almacenaje para guardar el agua de lluvia.

El proyecto se basa en una tendencia de “agricultura urbana” en la que la producción de alimentos vuelve a las ciudades donde vive la gente que consume los productos lácteos, según explica la compañía Beladon, desarrolladora de proyectos flotantes holandeses.

La granja consta de tres pisos: uno de diferentes usos sumergido en el agua, en el segundo hay una fábrica de lácteos donde se elabora el yogur y se trata la leche, y en la planta superior, se encuentra el ganado, alimentándose al aire libre.

En total, 35 vacas flotan en una plataforma de 1300 metros cuadrados en el complejo de Merwedehaven, en la periferia del puerto de Rotterdam, rodeada de embarcaciones marítimas y vías acuáticas.

La idea de iniciar Floating Farm surgió como respuesta a las fuertes inundaciones que ocurrieron en el 2015 en la ciudad de Nueva York. En aquel entonces las fuertes tormentas causaron serios estragos en la gran manzana y quizá, el más alarmante de todos, fue la inundación que sufrió el único centro de distribución de alimentos ubicado en la ciudad.

“Lo que más me sorprendió fue ver lo vulnerable que eran a un fuerte temporal. La comida en Nueva York viene de lejos, los proveedores no fueron capaces de acceder durante días porque las carreteras estaban inundadas”, recordó su creador Peter van Wingerden sobre aquellos días trágicos para la ciudad más poblada de Estados Unidos.

Fue a partir de tal hecho, que arquitectos, científicos y emprendedores holandeses pusieron manos a la obra para crear una alternativa. Desde entonces, la granja empezó a cobrar forma y, a comienzos del verano del 2018, la plataforma flotante fue trasladada desde el norte de Holanda hasta Rotterdam.

Su idea concluyó en la creación de Floating Farm, una granja que ofrece la capacidad de producción sin importar el clima o el suelo.

Sus creadores, ahora están buscando oportunidades para construir más granjas flotantes en Holanda y también en Asia. “Esperamos crear muchas más granjas flotantes, pero también nos gusta la idea de que otros nos copien o contribuyan con ideas para alcanzar los mismos objetivos”, dijo Peter van Wingerden.

“Seguinos en Instagram para conocer más historias como esta”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO