in

Consejos para un turismo responsable en Tailandia (y ojalá en todo el mundo)

Ya hemos recomendado en otra sección del blog qué hacer en tu paso por Tailandia, pero hoy queremos inaugurar nueva sección con este artículo. ¿Qué cosas podemos evitar hacer en algunos lugares y por qué?

Ya sabes que somos veganos y como tales intentamos ser viajeros respetuosos y responsables con los otros animales, las personas y los lugares que visitamos. Por eso es que aquí queremos dejarte algunos consejos para ser un turista responsable visitando Tailandia (aunque se puede adaptar, salvando las distancias, a todos los lugares que visites).

No montes elefantes, no los bañes y asegúrate que ese santuario realmente lo sea.

Cuando llegamos a Chiang Mai una de las “actividades” que más nos recomendaban era visitar un santuario de elefantes, incluso amigos veganos que habían ido y les había gustado.

A decir verdad, había algo en todo lo que veíamos y escuchábamos que nos hacía ruido:¿Por qué un animal debe ser bañado todos los días cuando la gente quiere?

¿No era estresante tanto contacto y con tanta gente (grupo mínimo de 10 personas nos informaron en un lugar) para animales que habían sido rescatados de la explotación humana? ¿Por qué todos teníamos que vestir iguales? eso nos sonaba a adiestramiento y eso nunca puede ser bueno.

View this post on Instagram

Lo que importa es la foto y nuestras contradicciones. Por favor leer hasta el final. Cuando visitamos Chiang Mai (norte de Tailandia) hace algunos meses, montar elefantes y/o visitarlos en “santuarios” era de las actividades que más nos ofrecían. Nosotros nos vimos tentados y comenzamos a buscar un “santuario” que cumpliera con nuestras expectativas. Cuanto más nos informamos, buscamos, preguntamos menos seguros estábamos de que fuera una actividad que llegáramos a disfrutar. Los seres humanos solemos ser víctimas de muchos sentimientos, pero dos muy perjudiciales para los otros: nuestro ego y nuestra ignorancia. Visitar algunos de estos falsos santuarios sin tener la información, era ignorancia, pero hacerlo conociendo la situación o cuestionando algunas prácticas hablaba de nuestro ego y de eso no siempre podemos escapar. El aumento del turismo desde el año 2000 en Tailandia hizo que los “santuarios” se propagaran como la peste y se necesitarán más elefantes porque la demanda le hace lugar a la oferta. Sobre todo, de elefantes bebés a los cuales es más fácil “adiestrar”. Los elefantes, en general, no se reproducen en cautiverio por lo cual para cumplir con esa demanda el tráfico ilegal de elefantes bebés es clave. Mucha gente viaja a este lado del mundo soñando con montar (una de las prácticas más perjudiciales para la salud de este animal), tocar, bañar y darle de comer a un elefante. Por suerte hoy en día circula en Internet mucha información al respecto, informarnos sobre los lugares que visitamos y las actividades que queremos realizar es parte de ser un turista responsable. En las historias destacadas queda más información sobre este tema. Esta foto nos la envió una amiga que está en Chiang Mai, luego de hablar sobre las condiciones en las que viven estos elefantes que vio mientras paseaba por la selva. . . . #elefante #DerechosAnimales #Animales #Animalista #AnimalesSalvajes #animanaturalis #activismo #liberacionAnimal #ProteccionAnimal #ChiangMai #Tailandia #Asia #turismoResponsable #viajeros #parejaViajera #argentinosPorElMundo #PorElMundo #mochilaVegana #vegano #yesbioguia

A post shared by Alex & Pablo (@mochilavegana) on

En los últimos años el turismo en Tailandia creció de forma vertiginosa y esta es una de las actividades más demandadas. Por ello se generaron algunos falsos refugios, que solo intentan sacar provecho de la demanda.

Los elefantes que viven en santuarios reales suelen ser rescatados de centros turísticos donde son utilizados para pasear a la gente, de zoológicos y cualquier otro lugar que los esclaviza, incluso “santuarios”.

Si te sirve te compartimos nuestra conclusión sobre este tema:

Nos interesan los animales y nos gusta colaborar con organizaciones que rescatan y cuidan de ellos, pero nos parece que el contacto incluso con animales que son salvajes, pero ya no pueden vivir libres no debería ocurrir. Nuestra recomendación es que evites este tipo de experiencias, pero si aun así lo vas a hacer: busques información, investigues, hables con otros viajeros, etc.

FAADA es una asociación que brinda asesoramiento y divulga acciones en defensa de los animales, en su web tienen una sección que habla de turismo responsable y allí pueden encontrar algunas recomendaciones e incluso la experiencia de algunos turistas sobre este tema.

Resultado de imagen para turismo responsable tailandia

Evita comprar botellas de agua.

Evita el plástico todo lo que puedas. Tailandia como otros países de la zona tienen graves problemas con el tratamiento de los residuos sumado a que el plástico es uno de los mayores contaminantes que se encuentran en el océano.

Para ello te recomendamos que viajes siempre con una botella o termo para recargar. En la mayoría de los aeropuertos hay zonas donde cargar tanto agua fría como agua caliente pasando migraciones.

En Tailandia se pueden encontrar máquinas expendedoras de agua filtrada por muy pocos baht (moneda oficial) por todos lados. No generamos más plástico y se ahorra plata.

Resultado de imagen para turismo responsable tailandia plastico

Ojo con algunos tours

Visitar a las “mujeres jirafas” es uno de los tours que inundan Chiang Mai. Llamadas así por el aspecto que dejan los anillos que se ponen en sus cuellos, estas mujeres pertenecen a la etnia Karen, originariamente de Birmania (actual Myanmar) que escaparon hacia Tailandia durante la guerra civil entre los 80/90.

La práctica de llevar anillos alrededor del cuello lejos está hoy de ser una tradición para convertirse en una atracción turística. Muchas niñas son obligadas a llevar estos anillos porque constituyen ingresos económicos para sus familias. Al no ser ni birmanos ni tailandeses están en un vacío jurídico que no le permite salir de ese refugio (no tienen documentos) y por lo tanto no pueden generar ingresos de otro modo.

Como turistas responsables debemos reflexionar sobre estos lugares, si verdaderamente ayudamos con nuestra visita o perpetuamos zoológicos humanos y quien se beneficia realmente de esa situación.

Resultado de imagen para tailandia tours mujeres jirafa

Ojo con el regateo excesivo y la compulsión de comprar cosas por debajo de su valor

Hemos caído en esto nosotros también. Cuando recién llegamos a Tailandia muchas cosas nos parecían muy baratas, demasiado. Al principio compramos sin pensar mucho en que había detrás de ese producto a tan bajo precio. A medida que fuimos conociendo gente, leyendo, viendo documentales nos dimos cuenta que estábamos siendo parte de una cadena de producción, explotación y consumo que no nos gustaba.

Averiguar el origen de eso que estamos por comprar es una buena iniciativa, si es de materiales locales, si ese producto no generó sufrimiento de ningún tipo, si la persona que lo hizo se va a quedar con las ganancias o hay mil intermediarios, son todas cosas que podemos reflexionar y la última pero no menos importante: ¿Realmente necesito comprarme eso?

El regateo entra en estas preguntas, si el producto que vamos a comprar ya está en un precio que es justo para todas las partes ¿Por qué seguir haciéndolo? ¿A quién le estamos regateando? ¿El regateo es necesario siempre?

No te olvides de…

Evitar el uso de sorbetes, pajitas, pitillo y/o bolsas plásticas. Una de las principales causas de contaminación marina.

Los sorbetes son innecesarios, tiene una vida útil de 10,15 minutos y tardan entre 100 y 1000 años en descomponerse. Si todavía no viajaste e igual queres usar un sorbete podés comprar uno de metal, si ya estás en viaje podés decidirte a evitar usarlos o comprar uno en lugares específicos. 

Las bolsas plásticas también se pueden evitar y reemplazarlas por las de telas que usamos para hacer las compras en nuestra casa.

Hicimos hincapié en no participar en actividades que maltraten y exploten a los elefantes porque es una de las más difundidas. Pero existen muchos otros animales que son víctimas del turismo irresponsable. Antes de acceder a pagar o ser partícipe de alguna actividad que involucre animales reflexionar si no fomentamos un negocio que los explota cada vez más.

Si se quieren ver un poco más,  acá te dejamos el link a las historias destacadas de Instagram.

Escrito por mochilavegana

Somos Alex y Pablo una pareja vegana, que pisando los cuarenta nos propusimos el desafío de viajar durante un año, tomando el concepto de “slow travel”, cuya idea central es viajar lento. Esto nos permite conectar con la gente y las culturas locales, además de conocer sitios turísticos.

Para cumplir con este proyecto la forma que encontramos es realizar trabajos freelance. Desarrollo de software, aplicaciones web y administración de redes sociales.

Con que te vas encontrar en Mochila Vegana?

Relatos de viajes, experiencias, historias, tips, fotos. También vamos a compartir las recetas de las comidas típicas de los lugares que visitamos, si no son veganas, las “veganizaremos”.

Qué piensas?

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

Este aguacate gigante es el nuevo hotel en donde todos quieren hospedarse

Viajar solo: ¿un acto de valentía o un gesto de rebeldía?