Couchsurfing: la aventura de aprender a confiar en los demás

5 min


¿Cuántas veces de chicos nos han enseñado a no hablar con extraños, a no confiar en alguien desconocido e incluso a no aceptar ni un caramelo de un tercero? Seguramente miles. Pero… ¿qué te dirían si ahora comentás que vas a ahorrarte algunas noches de hospedaje durmiendo en la casa de un completo extraño? Ya puedo imaginar sus caras.

Hay que reconocer que no es algo nuevo, pero sí que en este último tiempo se está haciendo más eco de la hospitalidad que reciben los viajeros por parte de locales o incluso de otros viajeros.

Viajar hacia otras ciudades o países (viajar a vivir la ciudad, no ir de vacaciones) se volvió una experiencia sumamente maravillosa y enriquecedora (la cual recomiendo hacer al
menos una vez en esta corta vida) y la tecnología acompaña, cada vez más.

Por un lado tenemos a los nómades digitales, esas personas que tienen un trabajo remoto el cual pueden realizar desde cualquier parte del mundo a través de una computadora. Por el otro, los que trabajan de lo que el camino les va ofreciendo o tienen sus propias producciones. En cualquiera de las dos opciones, una de las formas para ahorrar alojamiento es Couchsurfing, la aplicación que cada vez gana más adeptos.

“Hacer Couchsurfing” significa que distintas personas a lo largo de todo el mundo ofrecen un cuarto, un sillón o un lugar donde poner la carpa a viajeros que pasen por esa ciudad y no tengan donde dormir. La ayuda es desinteresada por lo que es sin costo. ¿Es acaso esta modalidad la predilecta por excelencia de hospitalidad y compañerismo que existe? La respuesta, avalada por distintos viajeros, parece ser afirmativa.

Pero no todo se traduce en “no pagar” sino que elegir esta temática va más allá de no gastar unos dólares: cuando decidís quedarte en la casa de una persona que vive en la ciudad que estás conociendo, significa que vas a estar compartiendo -al menos gran parte del tiempo bajo esas cuatro paredes- con esa persona y puede ser una buena manera de conocer de otra forma la ciudad ya que incorporarás también las visiones de ese local, haciendo aún más rico tu paso por ese lugar.

Incluso a veces se podrá ofrecer para mostrarte un poco de aquellos lugares escondidos o no turísticos y eso es sin duda una de las mejores cosas que te pueden pasar.

El hecho de no pagar con dinero no quiere decir que el host tenga que servirte la comida y que no puedas tener una atención como por ejemplo, regalarle una foto, una pulsera, un recuerdo, una comida típica de tu país, un libro, una botella de vino, etc.

El gesto es en forma de agradecimiento y obviamente acá no entra en juego el dinero… esta “relación” va más allá de eso. Se trata de intercambiar experiencias y sumar nuevas visiones de sus respectivos lugares.

Sí. Puedo sentir como a medida que vas leyendo te parece genial todo lo que te estoy
contando y ya estás viendo de qué forma lo podés implementar en tu próxima aventura pero una duda -no menor- te asalta… ¿Qué tan seguro es?

Como todo, depende del sentido común y de tu propia intuición. Couchsurfing se maneja a
través de perfiles, donde –en este caso los anfitriones- informan su nombre, de dónde son,
qué están buscando, por qué participan del programa, cuánto tiempo pueden hospedar a una persona y dónde (habitación, sofá, un espacio para poner la carpa), fotos, qué idiomas hablan, etc.

Mientras más completo esté, más información tendremos de nuestro próximo anfitrión.
Otra información muy importante que podemos encontrar en el perfil de un posible host, son las calificaciones. Allí viajeros que ya se han quedado comparten su experiencia para toda la comunidad y en base a eso vos decidís si quedarte ahí o no.

Te repito, depende del sentido común e intuición de cada uno. Si hay algo que te parece raro, mejor seguir buscando. Si una persona tiene excelentes opiniones pero a vos hay algo que no te gusta, seguí buscando. Son muchas opciones las que hay en cada ciudad y de seguro vas a encontrar la que mejor se adapte a vos. Recordá que para lo que otro fue muy bueno, para vos puede no serlo.

Otro de los tips súper importantes a tener en cuenta, es tener siempre un plan B. Supongamos que ya quedaste con el host perfecto, pero a última hora te cancela. En ese caso, podés llamar a ese otro anfitrión que tenía disponibilidad o quedarte en el hostel que viste que quedaba cerca.

Por otro lado, si tuviste algún problema más serio, Couchsurfing tiene disponible un equipo de seguridad listo para ayudarte. Y obviamente, no olvides compartir tu experiencia con la comunidad: si te canceló, si te hospedó, y cómo fue la estadía. Recordá que gracias a tus comentarios, también estás ayudando a otros viajeros y a hacer más dinámica la comunidad.

¿Couchsurfing sólo sirve para alojarse?

La respuesta es no. Si no te sentís cómodo aún para quedarte en la casa de un desconocido o quizá si el tema del alojamiento ya lo tenés resuelto, Couchsurfing brinda otras herramientas que nos pueden servir a la hora de llegar a una nueva ciudad.

Una de estas son los eventos. Durante el mes se realiza al menos una reunión que puede ser una fiesta, un bar, ir a un show, una práctica de idiomas ¡hay de todo y para todos los gustos!

En esta sección podrás conocer todo lo que hay para hacer con otros viajeros en las fechas
que vas a estar en la ciudad. Ideal si lo que estás buscando es conocer gente nueva y
descubrirla con un local.

Hablando de locales… otra herramienta que nos pone a disposición el gran Couchsurfing que llegó para quedarse, es la posibilidad de iniciar una conversación con los lugareños o ingresar a un grupo específico para hacer algún tipo de consulta. Por ejemplo, recomendaciones de transporte, moneda, información útil, zonas turísticas, buscar gente para charlar o ir a dar un paseo. O sea, ¡información de la ciudad en la que estés de primera mano! 😉

Y por último, ¿te gustaría saber cuáles son los mejores lugares para salir? ¿o cuáles son las actividades que recomiendan los lugareños? Genial, porque también hay una sección para estos datos, llamada favoritos.

Como verás, Couchsurfing es mucho más que alojamiento. Es una red para hacer nuevos
contactos, entablar nuevas relaciones y conocer cada rincón especial de una ciudad… esos que no salen en las guías. Y por qué no, nuevos amigos en cada parte del mundo.


¿Te gusta? Compártelo con tus amig@s!

Carolina Tesauro

Viajar por sobre todas las cosas. Fanática de escribir y leer. Compulsiva tomadora de fotos. ¿Mi web? conozcamoselmundo.com

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

Selecciona el tipo de publicación
Historia
Cuéntanos tus experiencias con fotos, videos y links!
Lista
Los clásicos listados de Internet
Video
Youtube, Vimeo o Vines