Cruzar el océano Atlántico en velero: la odisea durante 74 días para reencontrarse con su familia en Mar del Plata

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Sin dudas, historias para rememorar cuando acabe este maldito virus habrá muchas. Y sí, definitivamente antes que cruzar el océano Atlántico navegando, hubiera sido muuucho más sencillo tomar un vuelo desde Portugal hacia Argentina. Luego, una vez arribado en la ciudad de Buenos Aires hubiera realizado una conexión mediante la Ruta 2 que lleva a la ciudad balnearia de Mar del Plata y fin del asunto.

Hubiera sido mucho más sencillo pero, tratándose de un contexto de pandemia de coronavirus en donde rigen al pie del cañón las restricciones aéreas y de tránsito entre personas, nada es tan sencillo en estos tiempos que corren. Sin embargo, la ausencia de sencillez es quizás lo que inunda a esta historia de condimentos dignos de una verdadera hazaña heroica.

Recapitulemos: esta anécdota tiene como protagonista a Juan Manuel Ballestero, un hombre marplatense de unos 47 años que experimentó una insólita travesía en solitario durante 74 días a medida que cruzaba el océano Atlántico a bordo de su velero.

Seguro te preguntarás qué necesidad había de cruzar el océano Atlántico y enfrentarse a semejante odisea. Y la respuesta no es otra más importante que el mismísimo amor que se siente por una familia. Del otro lado del charco, desde la localidad de Mar del Plata, esperaba ansioso Carlos, un hombre de unos 90 años y padre de Juan Manuel.

Quienes atestiguaron el encuentro han indicado que ni la presencia de barbijos en sus rostros logró opacar el grito de alegría y las lágrimas que no tardaron en salir.

En una entrevista con el medio argentino La Nación, Juan Manuel afirmó con la emoción corriendo por sus venas: “Era quedarme como cobarde en una isla sana o jugármela para ver mis viejos”. En efecto, desde mediados de marzo tomó la decisión de zarpar desde Porto Santo, en Portugal.

cruzar el océano Atlántico

El objetivo era llegar a destino y reencontrarse con su familia. En especial, estar presente para la celebración del Día del Padre, que en Argentina se celebra el tercer domingo de junio.

hasta salió mi historia en The New York Times, la está leyendo hasta Donald Trump (se ríe). Sé que cuando tomé la decisión fue un instante donde pensé que se acababa todo. Que el virus se llevaba miles de vidas en los mejores países de Europa. Y creí que hasta la Argentina no paraba. Así que armé el barco y salí de Porto Santo, donde ya te pedían distancia en la playa. Era quedarme como cobarde en una isla sana o jugármela para ver mis viejos.

Diálogo de Juan Manuel con el medio argentino La Nación

Consultado acerca de la posibilidad de volver a repetir la experiencia de cruzar el océano Atlántico, Juan Manuel enuncia: “Lo volvería a hacer las veces que fuera necesario”. Por lo pronto, con su llegada a la ciudad de Mar del Plata deberá someterse a un aislamiento, una medida un poco insólita tratándose de que estuvo más de 70 días solo en el océano. Sin embargo, posiblemente también se le realice el test para saber si es positivo en Coronavirus. En caso de ser negativo, Juan Manuel podrá disfrutar tan pronto como sea posible de las comidas y los buenos ratos de anécdota con sus padres.

Si quieres conocer más curiosidades como estas, ¡síguenos en Instagram!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO