Descubren un “desconocido” idioma en el Sudeste Asiático, hablado solamente por 200 personas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Niclas Burenhult y Joanne Yager, dos lingüistas de la Universidad de Lund en Suecia, descubrieron un lenguaje, hasta el momento desconocido, hablado por comunidades ubicadas en la península de Malasia, en el Sudeste Asiático.

Se trata del idioma “Jedek”, solamente hablado por unas 280 personas que viven a lo largo del río Pergau, en Sungai Rual. Lo más increíble es que se cree que fuera del área local, la lengua está totalmente indocumentada.

Los investigadores dieron con el Jedek mientras visitaban varias aldeas recopilando datos lingüísticos de diferentes grupos que hablan lenguas aslianas. “La documentación de lenguas minoritarias en peligro es importante, ya que proporciona nuevos conocimientos sobre la cultura humana”, explicó en un comunicado Joanne Yager, estudiante de doctorado en la universidad sueca.

Linguists Discover Previously Unknown Language Spoken in Malaysia

Si bien mucha gente ya había visitado y estudiado esta comunidad previamente, todavía la variedad lingüística no se había descubierto hasta el momento. Burenhult, el profesor que recolectó el primer material de los parlantes del jedek, explicó:

“No es un lenguaje hablado por una tribu desconocida en la selva, como podría imaginarse, sino en una villa estudiada antes por antropólogos. Como lingüistas tenemos un conjunto distinto de preguntas y encontramos algo que no vieron los antropólogos

Esta “nueva lengua” pertenece a una familia de lenguas austroasiáticas. Además, los valores de la comunidad se ven reflejados en su lenguaje. Por ejemplo, en Jedek no hay verbos que denoten propiedad (como comprar, vender o prestar) pero sí son muchas las palabras para describir actos que implican el intercambio, la cooperación y el compartir.

“Nos dimos cuenta de que una gran parte de la aldea hablaba un idioma diferente. Utilizaban palabras, fonemas y estructuras gramaticales completamente nuevas para nosotros. Algunas de estas palabras sugirieron un vínculo con otras lenguas, habladas en lugares lejanos de la Península malaya”.

En la actualidad, se contabilizan hasta 6,000 idiomas distintos, pero el 80% habla uno de los principales. Por otro lado, el resto se comunica en una de los 3,600 lenguas más pequeñas de las que se tiene registro.

“Seguinos en Instagram para conocer más historias como esta”

View this post on Instagram

Donde siempre debieron estar 🙏🏻♥️

A post shared by Intriper (@intriper) on

Cómo llegar y por qué visitar las cuevas Batu: el colorido santuario hindú en Malasia

Sudeste

Las famosas cuevas Batu se encuentran situadas exactamente a unos 13 kilómetros de Kuala Lumpur, la capital de Malasia. Para los visitantes a esta región, las Torres Petronas han de llevarse todas las miradas y fanatismo. No obstante, este santuario también ha de captar la atención y generar la admiración de un templo en pleno entorno natural. En efecto, toman tal nombre a partir del cercano río Batu.

Visitadas anualmente por un estimativo de 1,5 millones de fieles devotos y un aproximado de 1 millón de turistas, las imponentes cuevas de Batu consisten en cavernas ubicadas en el distrito de Gombak. A juzgar por la historia ancestral, se estima que estas cuevas se han formado hace 400 millones de años.

Rodeadas de acantilados montañosos y formas con piedra caliza, las cuevas Batu representan uno de los atractivos turísticos más valorados por los viajeros. Se trata de un santuario hindú, religión ampliamente practicada en el Sur de Asia. Las Cuevas de Batu se han convertido en el templo más conocido fuera del territorio de la India.

Continuar leyendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Nueva Zelanda probará por primera vez en el mundo la transmisión de energía inalámbrica de largo alcance

EMROD, una empresa emergente de Nueva Zelanda, ha desarrollado la primera transmisión de energía inalámbrica de largo alcance y alta potencia del mundo como alternativa a la tecnología de línea de cobre existente.

La tecnología Emrod funciona utilizando ondas electromagnéticas para transmitir energía de forma segura y eficiente de forma inalámbrica a grandes distancias. El prototipo recibió algunos fondos del gobierno y fue diseñado y construido en Auckland en cooperación con Callaghan Innovation.

Ha recibido una nominación al premio Royal Society, y la segunda empresa de distribución de electricidad más grande de Nueva Zelanda, Powerco, será la primera en probar la tecnología Emrod.

La compañía fue fundada por el empresario tecnológico en serie Greg Kushnir, quien estaba decidido a encontrar una tecnología que pudiera reducir los costos de distribución de energía, evitar cortes y respaldar la energía renovable.

“Tenemos una gran cantidad de energía eólica, solar e hidráulica limpia disponible en todo el mundo, pero existen desafíos costosos que conlleva la entrega de esa energía mediante métodos tradicionales, por ejemplo, parques eólicos marinos o el estrecho de Cook aquí en Nueva Zelanda que requieren cables submarino que son costosos de instalar y mantener ”, dijo el Sr. Kushnir.

“Quería encontrar una solución para mover toda esa energía limpia desde donde es abundante a donde se necesita de una manera rentable y ecológica.

“Los métodos de generación y almacenamiento de energía han progresado enormemente durante el último siglo, pero la transmisión de energía se ha mantenido prácticamente sin cambios desde que Edison, Siemens y Westinghouse introdujeron por primera vez redes eléctricas basadas en cables de cobre hace 150 años”.

Cuando el Sr. Kushnir investigó formas de transmitir energía de forma inalámbrica a grandes distancias, le sorprendió lo poco que se había hecho en el campo.

“Todo el mundo parece estar obsesionado con la idea de que la energía llega a los consumidores como electricidad a través de cables de cobre y sabía que tenía que haber una mejor manera”.

Kushnir se acercó al distinguido científico neozelandés Dr. Ray Simpkin de Callaghan Innovation, quien dirigió un estudio de viabilidad y trabajó en el prototipo. Callaghan Innovation respaldó a Emrod con una subvención de investigación y desarrollo y secundó a su científico principal para trabajar en el prototipo que cambia las reglas del juego.

Al reducir significativamente los costos de infraestructura, la tecnología de Emrod tiene la capacidad de apoyar a comunidades remotas como en África y las Islas del Pacífico al brindar acceso a energía barata y sostenible para alimentar escuelas, hospitales y economías.

“Las estadísticas son bastante convincentes. Estamos hablando de un aumento potencial del 50% en el consumo de energía sostenible, hasta un 85% de reducción en los cortes y hasta un 65% de reducción en los costos de infraestructura eléctrica debido a la solución Emrod ”, dijo Kushnir.

Emrod entregará el próximo prototipo a Powerco en octubre y pasará de dos a tres meses realizando pruebas de laboratorio y capacitando al personal de Powerco antes de pasar a una prueba de campo.

“El sistema que estamos construyendo actualmente para Powerco transmitirá solo unos pocos kilovatios, pero podemos usar exactamente la misma tecnología para transmitir 100 veces más potencia a distancias mucho más largas. Los sistemas inalámbricos que utilizan la tecnología Emrod pueden transmitir cualquier cantidad de corriente de potencia que transmitan las soluciones cableadas ”, dijo Kushnir.

La seguridad del prototipo también es una prioridad para Emrod, que está utilizando una banda de frecuencia industrial, científica y médica (ISM) no ionizante para transmitir energía.

La compañía se ha estado comunicando con el regulador Radio Spectrum Management (RSM) continuamente desde el principio y manteniendo los más altos estándares de seguridad.

“El proceso riguroso que estamos llevando a cabo tiene como objetivo demostrar que la tecnología es segura con niveles de potencia más altos a mayor escala. También ayuda a crear pautas de mantenimiento para empresas como Powerco que utilizarán nuestros dispositivos ”, dijo Kushnir.

“Hemos elegido esta frecuencia ampliamente utilizada y bien regulada porque existe una larga historia de uso seguro entre humanos y sus pautas de seguridad científicamente probadas, que son aceptadas internacionalmente.

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO