Descubriendo Islandia, un viaje a lo profundo de los sueños

2 min


“Señores pasajeros, Les habla el capitán, siendo las 23:47 horas nos encontramos próximos a aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Keflavik”

Cuántos meses había estado deseando este momento, cuántos documentales me habían desvelado por noches imaginando algún día poder llevar mi cámara a esta isla situada al borde del Ártico donde mi imaginación ya la había recorrido por completo.

Darle la vuelta a Islandia más que un viaje, fue un sueño… un sueño que luego se volvió una meta y un día con los pies en la tierra se volvió realidad. Ahí estaba, totalmente solo, luego de cuatro vuelos, tratando de entender que todo esto era cierto.

Por muy loco que parezca por semanas había estado mandando mails a gente del otro lado del mundo, compartiendo mi trabajo y organizando junto a compañías y agencias filmar un proyecto. Pero algo en el reloj no coincidía con lo que estaba sucediendo.

Un atardecer increíble se hacía presente a medianoche, el cuerpo ya cansado pedía a gritos ir a dormir, pero la cámara y el entusiasmo hacían su ultimo esfuerzo para mantenerse de pie ante tanta luz y así poder retratar dicho evento.

No voy a decir que fue fácil, pero sí que valió totalmente la pena. Un mes entero en el cual el sol apenas rozaba el horizonte impidiendo que casi no oscureciera; donde 1600 kilómetros a dedo, en bici, en barco o caminando no solamente me llevaron alrededor de cada paisaje y esquina de la isla, sino también a encontrarme con personalidades e historias inolvidables.

Como aquel día llegando al sur, cuando tuve el honor de conocer a Reynir, un hombre de 84 años que era considerado “eterno”, ya que según los locales el tiempo no lo afectaba
debido a su sabiduría. Cruzamos caminos por casualidad, y creo que al instante uno se da cuenta la personalidad que tiene en frente.

Recorrimos las costa sur con su perro y su camioneta, cruzando playa, montañas y glaciares. Entre historias de vikingos, antepasados y cuestiones geológicas de cómo la erupción de un volcán había creado todo lo que estábamos viendo, cada palabra que
pronunciaba en su difícil inglés se transformaba en algo que luego se repetiría por siempre.

Definitivamente lo importante no son los lugares, sino lo que vivimos en ellos. Viajar no pasa por las distancias sino por las que experimentamos estando en movimiento. Salir de la comodidad de uno nos lleva a volver a encontrarnos con cuestiones que parecían olvidadas, volver a recordar de que estamos hechos y dispuestos, una cuestión de perspectiva para valorar tanto lo propio como lo ajeno.

Sentí que en un mes había vivido más que los últimos 4 años, y tal vez esa es la magia de viajar, poder recordar lo importante que es estar hoy acá.


¿Te gusta? Compártelo con tus amig@s!

Gon Granja

Gon Granja es un fotógrafo y realizador audiovisual especializado en turismo y aventura. Nacido en Córdoba, Argentina sus trabajos normalmente se ven inspirados por la naturaleza, la experiencia de viajar y las actividades al aire libre. Lleva recorriendo más de 15 países alrededor del globo, trabajando con marcas y empresas de diferentes ciudades.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comentarios

Selecciona el tipo de publicación
Historia
Cuéntanos tus experiencias con fotos, videos y links!
Lista
Los clásicos listados de Internet
Video
Youtube, Vimeo o Vines