Descubriendo Islandia, un viaje a lo profundo de los sueños

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

“Señores pasajeros, Les habla el capitán, siendo las 23:47 horas nos encontramos próximos a aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Keflavik”

Cuántos meses había estado deseando este momento, cuántos documentales me habían desvelado por noches imaginando algún día poder llevar mi cámara a esta isla situada al borde del Ártico donde mi imaginación ya la había recorrido por completo.

Darle la vuelta a Islandia fue más que un viaje, fue un sueño… un sueño que luego se volvió una meta y un día con los pies en la tierra se volvió realidad. Ahí estaba, totalmente solo, luego de cuatro vuelos, tratando de entender que todo esto era cierto.

Por muy loco que parezca por semanas había estado mandando mails a gente del otro lado del mundo, compartiendo mi trabajo y organizando junto a compañías y agencias filmar un proyecto. Pero algo en el reloj no coincidía con lo que estaba sucediendo.

Islandia

Un atardecer increíble se hacía presente a medianoche, el cuerpo ya cansado me pedía a gritos ir a dormir, pero la cámara y el entusiasmo hacían su ultimo esfuerzo para mantenerse de pie ante tanta luz y así poder retratar dicho evento.

No voy a decir que fue fácil, pero sí que valió totalmente la pena. Un mes entero en el cual el sol apenas rozaba el horizonte impidiendo que casi no oscureciera; en donde 1600 kilómetros a dedo, en bici, en barco o caminando no solamente me llevaron alrededor de cada paisaje y esquina de la isla, sino también a encontrarme con personalidades e historias inolvidables.

Como aquel día llegando al sur, cuando tuve el honor de conocer a Reynir, un hombre de 84 años que era considerado “eterno”, ya que según los locales el tiempo no lo afectaba debido a su sabiduría. Cruzamos caminos por casualidad, y creo que al instante uno se da cuenta la personalidad que tiene enfrente.

Islandia

Recorrimos las costa sur con su perro y su camioneta, cruzando playa, montañas y glaciares. Entre historias de vikingos, antepasados y cuestiones geológicas de cómo la erupción de un volcán había creado todo lo que estábamos viendo, cada palabra que pronunciaba en su difícil inglés se transformaba en algo que luego se repetiría por siempre.

Definitivamente lo importante no son los lugares, sino lo que vivimos en ellos. Viajar no pasa por las distancias sino por las que experimentamos estando en movimiento.

Salir de la comodidad de uno nos lleva a volver a encontrarnos con cuestiones que parecían olvidadas, volver a recordar de que estamos hechos y dispuestos, una cuestión de perspectiva para valorar tanto lo propio como lo ajeno.

Sentí que en un mes había vivido más que los últimos 4 años, y tal vez esa es la magia de viajar, poder recordar lo importante que es estar hoy acá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...
Países Bajos: Ámsterdam utilizará flores para impedir que los ciclistas aten las bicicletas a los puentes

Países Bajos: Ámsterdam utilizará flores para impedir que los ciclistas aten las bicicletas a los puentes

Ámsterdam es uno de los mejores lugares del mundo para andar y recorrer en bicicleta. Sin embargo, el problema es dónde se dejan esas bicicletas, ya que perjudican a la estética del paisaje. Teniendo en cuenta esto, la ciudad decidió tomar ciertas medidas para que evitar que el paisaje sea obstruido y lo hizo colocando diferentes plantas y flores en los canales en los que solían haber demasiadas bicicletas. De esta manera, se motiva a los ciclistas a que busquen nuevos lugares para dejarlas.

Países Bajos: Ámsterdam utilizará flores para impedir que los ciclistas aten las bicicletas a los puentes
Foto de Leif Niemczik en Unsplash

Teniendo en cuenta la cantidad de bicicletas estacionadas en las barandas de los puentes, los peatones ya no entran en las veredas y caminan por la calle” dijo un vocero del concejo municipal. “Esto genera situaciones inseguras“. Para evitar estas situaciones no solo habrá más espacio en las veredas para las personas que anden caminando, sino que las bicicletas podrán ser estacionadas en otro sector. De acuerdo a lo que fue anunciado, los estacionamientos para vehículos cederán espacio para que los ciclistas puedan dejarlas allí sin interrumpir el paso.

Que la cantidad de bicicletas en la vía pública de Ámsterdam sean muchas es algo que no llama la atención, teniendo en cuenta que la ciudad cuenta con 767 kilómetros de carriles exclusivos para bicicletas, también conocidos en algunos lugares como bicisendas. Además, teniendo en cuenta el contexto actual de pandemia por coronavirus, más personas decidieron optar por este medio de transporte por sobre autos o transporte público, ya que es una alternativa más saludable.

Países Bajos: Ámsterdam utilizará flores para impedir que los ciclistas aten las bicicletas a los puentes
Foto de Serhat Beyazkaya en Unsplash

Según informó el sitio de noticias The Guardian, la distancia recorrida en promedio en bicicleta por los ciudadanos de Ámsterdam aumentó casi un kilometro en el último tiempo. Paso de ser 3.4 kilómetros en Septiembre de 2019 a 4.1 kilómetros en Julio de del corriente año. Se estima que más de un tercio de ese incremento se debe a que las personas evitaban el transporte público por la crisis de COVID-19 y los riesgos que implica ciertos espacios- Según informaron, alrededor de la mitad de ese tercio aseguró que continuará utilizando este medio de transporte incluso cuando sin las restricciones por pandemia.

Para más noticias como esta ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO