in

Después de casi 20 años, una terminal JFK abandonada reabre como hotel y está increíble

Trans World Airlines fue una vez el ícono de los días de la gloria de mediados del siglo para la aviación. En 1962, Eero Saarinen diseñó un icónico centro de vuelo Jet Age TWA en una terminal del aeropuerto JFK (New Yotk) que elevó el nivel de lo que se esperaba que fuera una terminal de aeropuerto: incluso fue declarada un hito de la ciudad de Nueva York en 1994. En 2001, finalmente no pudo mantenerse al día con el auge de la industria aérea moderna y TWA se declaró en bancarrota siendo adquirido por American Airlines, y permaneciendo cerrado al público desde entonces.

Todo esto cambió: desde el 14 de febrero, los huéspedes pudieron comenzar a hacer reservas en el nuevo Hotel TWA, que se inaugurará formalmente el 15 de mayo. Si quieres estar entre los primeros, apúrate: las reservas de alguna de sus 512 habitaciones recordará la expectativa de Coachella o de Fyre Festival (aunque creemos no defraudará a nadie…)

“Van a volar de los estantes”, dice Tyler Morse, CEO de MCR y Morse Development, acerca de las habitaciones disponibles..

“No puedo decir cuántos correos electrónicos recibimos, todos intentan conseguir un lugar! Estamos tratando de que sea un proceso justo y equitativo, pero va a ser una locura”.

Servicios como nunca vistos

El edificio original será esencialmente el nuevo centro de comando del hotel, y se han agregado alas para acomodar las habitaciones adicionales, que comienzan en USD$ 249 / noche y se han diseñado para que coincidan con el estilo retro original de los años 60, incluyendo los teléfonos rotativos antiguos.

El hotel TWA contará con seis restaurantes, ocho bares, tiendas (aún no todas elegidas – marcas y retails que se anunciarán dentro de las próximas seis o siete semanas-), ventanas de piso a techo con vista a las pistas, un Jet Age y decoración y mobiliario retro-cool.

Un museo, un gimnasio de 3,000 metroscuadrados, una terraza y piscina con vista panorámica en en la azotea de 3.500 mets cuadrados, cafeterías, un restaurante del legendario chef franco-estadounidense Jean-Georges Vongerichten, y un increíble monorrail a las terminales JFK.

Un bar de cócteles en un avión fuera de servicio.

El golpe de gracia es un aeroplano Lockheed Constellation retirado en 1958 – “Connie” – el modelo que rompió el récord de velocidad transcontinental en 1946 que funcionará como bar de cócteles.

Este avión en particular, Connie N8083H, comenzó a volar con pasajeros de TWA en 1958, solo para ser reemplazado por un modelo más nuevo solo dos años después. Después de algunos años más como un avión de carga TWA y luego como un avión piloto de Alaska, Connie N8083H se vendió por USD$ 150. Después de quedars abandonado en una zanja en Honduras, finalmente fue vendido a un narcotraficante en los EE. UU. que terminó yendo a prisión por evasión de impuestos.

En una subasta, Connie fue finalmente restaurada con las piezas originales y ahora disfrutará de una nueva vida como espacio de coctelería. El avión es uno de los cuatro Connies restantes

Un proyecto que tomó una eternidad llevar a cabo

“Cuando llegamos al edificio, estaba lleno de asbesto, de pintura de plomo, todas las ventanas eran de vidrio no templado”, dice Morse. “Así que ha sido un proceso muy reñido, un trabajo de amor”.

La construcción, en su inusual intersección de la preservación histórica y las regulaciones aeroportuarias, ha involucrado a 22 agencias gubernamentales, 178 firmas consultoras diferentes y más de 7,000 personas que trabajan casi todo el día durante los últimos cuatro años.

Un aeropuerto sostenible

MCR también construyó su propia planta de energía en la azotea: el hotel tendrá la certificación LEED y será completamente independiente de la red eléctrica. “Es como tener un Tesla en tu techo”, dice Morse. “Es particularmente limpio porque somos un antiguo edificio histórico y también somos el edificio más ecológico de la ciudad de Nueva York”.

Si te preocupa el ruido que pudieras tener al dormir junto a una pista de aterrizaje, tranquilo: el hotel también tendrá el coeficiente de transmisión de sonido más alto de los EE. UU., Lo que significa que ha sido insonorizado como ningún otro sitio. El muro cortina de vidrio de cinco pulgadas de espesor es el segundo más grueso jamás fabricado, superado solo por el de la Embajada de los Estados Unidos que se está construyendo ahora en Londres.

“Tiene una calificación STC más alta que un hotel Four Seasons”, dice Morse. “Será la habitación de hotel más silenciosa en la que hayas estado”.

Escrito por Santiago Cravero Igarza

Director Creativo y de Contenidos en Intriper.com.

Qué piensas?

0 points
Upvote Downvote

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

Estos conejos gigantes trata a la nueva bebé como si fuera suya

Arregló una propuesta de matrimonio para su amigo en la primera cita