Durante toda la pandemia, estos dos gemelos de 73 años se han reunido en la frontera que separa Noruega y Suecia para poder platicar

frontera que separa Noruega y Suecia
Redactora Social
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Dos gemelos de 73 años se han encontrado en un puente que une Noruega y Suecia todos los fines de semana durante la pandemia, y cada uno se mantiene en su lado de la frontera debido a las restricciones pandémicas.
No se les ha permitido invitarse a sus casas desde hace un año debido a COVID-19. Pero todas las semanas, sea cual sea el clima, Ola y Pontus Berglund permanecen bien detrás de una línea delgada pero infranqueable en el suelo, trayendo sillas de campamento, termos, sándwiches y mucho buen humor.

«No se nos permite cruzar la frontera. Tengo que quedarme a un metro de mi lado y él tiene que retroceder un metro de su lado”, explica Ola, mientras las pequeñas banderas noruegas y suecas que han pegado al puente ondean con el viento.

“Así que básicamente tiene que haber dos metros entre nosotros”, dice, empujando su silla hacia atrás, consciente de repente de que está demasiado cerca.

A sus pies, pintado en el camino, hay una simple línea blanca, las palabras “Norge” y “Sverige” a cada lado.

«La pandemia no nos ha detenido»

La pandemia ha detenido las visitas semanales de los gemelos idénticos a sus casas.

Ola vive en Halden, en el sureste de Noruega, donde se mudó hace casi 40 años por amor, mientras que Pontus vive a media hora en coche en la ciudad de Stromstad, en el suroeste de Suecia.

En cambio, se juntan en el viejo puente de Svinesund que se extiende a horcajadas sobre un fiordo entre los dos países.

Frontera Que Separa Noruega Y Suecia
Foto de Petter BERNTSEN / AFP

Han celebrado sus cumpleaños 72 y 73 de esta manera el 20 de abril.

«Es muy extraño, pero se ha convertido en una necesidad, una necesidad urgente, porque solíamos vernos todas las semanas y queríamos continuar con eso», dice Pontus desde el lado sueco.

«La pandemia no nos ha impedido vernos y para nosotros, eso es una victoria».

Si bien las restricciones locales han cambiado a lo largo de los meses a medida que evoluciona la situación del virus, la frontera se ha mantenido cerrada.

El cierre ha enfurecido a los noruegos, muchos de los cuales poseen casas de verano en Suecia, donde la vida es más barata, hasta tal punto que demandaron al estado noruego para que levante la cuarentena obligatoria requerida cuando regresen a casa.

«Una fiesta pequeña»

Los pocos automovilistas que utilizan el puente suelen sonreír o saludar a los dos caballeros de barba gris que están sentados en sus sillas.

Ola, un ex asistente de enfermería que ahora pasa su tiempo haciendo escenografías para un teatro, y Pontus, un artista y ornitólogo aficionado, se han convertido en celebridades locales, y algunas personas conducen hasta cinco horas solo para tomar su fotografía.

Frontera Que Separa Noruega Y Suecia
Foto de Petter BERNTSEN / AFP

“Eso no es muy importante para nosotros. Lo importante para nosotros es poder reunirnos y hablar de lo que queramos ”, dice Ola, luciendo una pajarita roja para conmemorar el Día del Trabajo el 1 de mayo.

Desde su posición privilegiada, los dos, en ocasiones, se han encontrado en el papel de contrabandistas benevolentes, como el día en que entregaron un cachorro nacido en Suecia a su nueva familia en Noruega.

Ese es su mejor recuerdo, dicen.

En más de un año, solo se perdieron tres veces de su cita semanal, debido a la obstinada policía que no los dejaba entrar al puente.

De lo contrario, se han mantenido en su horario durante las tormentas de nieve y las olas de calor, simplemente vistiéndose adecuadamente para el clima.

Antes del lanzamiento de la vacuna, muchas personas mayores informaron haber sentido una sensación de aislamiento durante la pandemia, como resultado de tener que protegerse del virus.

“Cada reunión ha sido una pequeña fiesta”, dice Pontus, quien está divorciado. “Para mí, que vivo solo, es muy importante ver a Ola. Sin eso, estaría deprimido «.

¿Extraña abrazar a su hermano?

«Sí», dice con una risa contagiosa. «Así que a veces me abrazo, ya que somos idénticos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *