El lado B de los viajes del que muchos prefieren no hablar

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Hace cuatro años que viajo casi a tiempo completo. Pero la verdad es que el camino no fue nada fácil. Te pueden pintar que esta forma de vida es genial y todo es color de rosa, pero como todo, hay un “lado B” del que muchos no hablan.

Mi vida era normal o aceptable desde la visión de la gran mayoría de la sociedad. Tenía un trabajo genial en un hotel cinco estrellas. Después de 10 años de experiencia en hotelería (la carrera que elegí y amo) por fin estaba bien parada, en un puesto que quería, con posibilidad de viajar y el futuro era prometedor. Mi familia ya apostaba a eso pero yo… yo estaba queriendo algo más.

Quería descubrir el mundo. Quería ser libre. Quería viajar, todo el tiempo posible.

La decisión más difícil: dejar todo atrás

Cuando se la conté a mi familia no lo podrían creer. Yo, tan aplicada, “la chica 10” en la facultad, en pleno desarrollo profesional, en un buen puesto, ¿renunciando a todo? Sus miedos e inseguridades eran justamente suyos, pero no míos. Yo estaba decidida. Quería irme y sin fecha de vuelta.

Por eso, presenté la carta de renuncia y el primero de enero de 2014 ya estaba rumbo a Brasil, emprendiendo mi gran sueño. Ese primer viaje desde que renuncié “a la vida formal” fue totalmente transformador.

Ese fue el mejor y el peor año de mi vida, al mismo tiempo. Me fui con mi mejor amiga a recorrer la costa de Brasil y a vivir el mundial bien de cerca. Impensado para la forma de vida que llevaba antes.

Mientras todo era aventura y felicidad, llegó el llamado que nadie quiere escuchar cuando estás tan lejos…

Hace más de cuatro años tomé la decisión de dejar el “trabajo formal” y dedicarme a viajar e ir trabajando por el mundo. Al principio haciendo temporadas, y más tarde, ya de manera freelance gracias a mi blog y las oportunidades que éste me presenta. Fue una decisión difícil. Soy una apasionada de la hotelería y amaba mi trabajo. Nunca dejé de trabajar en servicio o con clientes. Me gusta lo que hago y me gusta reinventarme. Animarme a más… Gracias a mi trabajo actual puedo viajar libremente, decidiendo los destinos y las fechas según nuestras ganas y oportunidades. El viaje a Aruba fue el último reconocimiento a mi esfuerzo y me da fuerzas para seguir y confiar en mi y en lo que hago. ¡Gracias a todos los que me bancan desde el día uno! ¡Gracias a los que llegan de casualidad y se quedan acá, viajando conmigo! ❤️ . . ¡Felíz Día del Trabajador! 🙌 . . #workday #work #myjob #freelance #tourism #travelblogger #blogging #blogger #bloggergirl #OneHappyIsland #Aruba #igersargentina #beach #beachlovers

Una publicación compartida de Travel Blogger Blog de Viajes (@viajeydescubra) el

El lado B de los viajes: el peor momento

Por Skype mi familia me contó que mi mamá estaba internada en terapia intensiva y que creían que tenía que volver. No voy a meterme mucho en ese tema porque es una de las partes más duras de mi vida, pero sí contarles que me tocó despedir a mi mamá en abril de 2014. Abrí mi corazón contando ese momento en mi blog.

Mi gran compañera, la que me dió las alas, la que me apoyó para que viaje y cumpla mis sueños, a pesar de extrañarme y preocuparse horrores, como toda madre. Gracias a ella me fui a vivir y trabajar en Walt Disney World (Estados Unidos) cuando tenía sólo 20 años. Esa experiencia me abrió la cabeza y sabía que tenía que viajar, que había mucho por descubrir.

Vivir viajando

Sé que dejar mi vida formal atrás fue la mejor decisión de mi vida. Fue el click que necesitaba para amigarme conmigo, aceptarme como soy y amarme de verdad.  Aprendí que siempre se puede. Los sueños están para cumplirlos, sea lo que sea. El mío es viajar y descubrir el mundo pero puede que tu sueño sea trabajar en la televisión o ser voluntaria en África. Hay que dar el primer paso y luego el próximo. Poco a poco, todo se va dando.

Hace cinco años, meses antes de renunciar, abrí mi blog de viajes: viajeydescubra.com y fue otra de las mejores decisiones de mi vida. Hoy el blog representa una fuente de ingreso y mi carta de presentación. Trabajo y viajo gracias a él. Hoy soy “freelance”, trabajando en cualquier lugar donde tenga internet. 

Los viajes siempre están presentes en mi vida. Ya conocí 34 países y voy por más. Me encanta moverme lento.

viajes

Trabajé en muchas ciudades para poder instalarme y vivir la cultura “desde adentro”. Viví en Orlando, con sólo 20 años, y trabajé en Walt Disney World, un flash. Fui niñera en Menorca, España, en mi primer viaje sola durante 6 meses por Europa. Trabajé desde aquel 2014, durante cinco veranos, en Florianópolis, vendiendo excursiones en la playa.

El año pasado recorrí en pareja Europa y cumplimos el sueño de Tailandia y China, uno de los destinos más diferentes y más intensos de mi vida viajera.

Ahora sueño con descubrir Japón de punta a punta y Nueva Zelanda y Australia, ¿por qué no? ¡El mundo está ahí para que cumplamos nuestros sueños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Colombia está tomando medidas para reducir sus emisiones de CO2 mediante la transición a energías renovables

Un verdadero ejemplo: Colombia está tomando medidas para reducir sus emisiones de CO2 mediante la transición a energías renovables. En 2018, Iván Duque Márquez se convirtió en el presidente más joven de la historia de Colombia, un país de más de 50 millones de habitantes en la parte más septentrional de Sudamérica. Desde aquel entonces, la capacidad eólica y solar del país se ha sextuplicado según ha explicado el presidente Iván Duque.

Sin dudas Colombia es un país que tiene que equilibrar sus ciudades en crecimiento con el mantenimiento cuidadoso de los hábitats naturales. Como parte de la Cumbre sobre el Impacto del Desarrollo Sostenible del Foro Económico Mundial, el Presidente Duque ha analizado cómo se está gestionando en su territorio la transición a la energía limpia y por qué considera que las ciudades son fundamentales para proteger la biodiversidad.

A continuación, compartimos un fragmento de entrevista publicada por el World Economic Forum sobre un diálogo íntimo con el presidente Iván Luque:

¿Cómo aborda Colombia la cuestión de la biodiversidad?

A veces pienso que es demasiado fácil pensar en la biodiversidad como una cuestión de lo que ocurre en la selva o lo que ocurre en las sabanas o lo que ocurre en los parques nacionales. Pero tenemos que reconocer que la protección de la biodiversidad comienza con el tema de los hábitos humanos cotidianos. Y estos tienen lugar en las ciudades.

Así que tenemos que pensar en la sostenibilidad en las ciudades como una parte importante de la protección de la biodiversidad. Y eso tiene que ver con la forma en que una ciudad maneja sus desechos. Cómo maneja la energía, el agua y el saneamiento. Cómo una ciudad maneja el transporte y cómo una ciudad maneja la calidad de su aire.

También cómo una ciudad puede crear hábitos de consumo sostenibles. Creo que es importante que los ciudadanos de las ciudades sean conscientes de sus responsabilidades, no sólo en la forma en que reducen, reutilizan, reciclan y consumen energía, sino también en la forma en que sus acciones pueden contribuir a proteger la biodiversidad.

¿Qué medidas está tomando Colombia para la transición energética?

Aunque Colombia representa sólo alrededor del 0,4% de las emisiones globales de CO2, debemos adaptarnos y contribuir a los esfuerzos internacionales para reducir los efectos del cambio climático. Una parte importante de eso es nuestra estrategia de transición energética.

Colombia está tomando medidas para reducir sus emisiones de CO2 mediante la transición a energías renovables
Colombia está tomando medidas para reducir sus emisiones de CO2 mediante la transición a energías renovables

Cuando nuestra administración comenzó, la generación solar y eólica era sólo algo cercano al 0,5% de la matriz energética colombiana. En los últimos dos años, hemos expandido eso hasta alcanzar más del 10%. Hemos multiplicado por seis la capacidad instalada de energía eólica y solar y tenemos una agenda adicional para llegar al 20% antes de 2030.

¿Cómo está trabajando usted para proteger el mundo natural?

Nuestra estrategia para combatir la deforestación es una combinación de zanahoria y palo. Estamos luchando contra las actividades ilegales que destruyen la selva tropical. Al mismo tiempo, estamos construyendo soluciones basadas en la naturaleza. En los últimos dos años, hemos sido capaces de reducir la tasa de deforestación en un 19%.

¿Estoy satisfecho con eso? No, porque tenemos que hacer mucho más. Y es por eso que también estamos conectando esa agenda con la iniciativa “Un billón de árboles” del Foro Económico Mundial. La contribución de Colombia será plantar 180 millones de árboles para agosto de 2022. Hasta ahora, estamos por encima de los 30 millones y vamos a llegar a 50 millones a finales de este año.

Alrededor del 35% de nuestro país es territorio amazónico y más del 50% es selva tropical. Pero también tenemos ciudades que tienen una estrecha relación con la naturaleza. Queremos que esa relación sea sostenible, que tenga un impacto positivo y que involucre a nuestros ciudadanos urbanos en la protección de la biodiversidad.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO