El lado B de los viajes del que muchos prefieren no hablar

4 min


Hace cuatro años que viajo casi a tiempo completo. Pero la verdad es que el camino no fue nada fácil. Te pueden pintar que esta forma de vida es genial y todo es color de rosa, pero como todo, hay un “lado B” del que muchos no hablan.

Mi vida era normal o aceptable desde la visión de la gran mayoría de la sociedad. Tenía un trabajo genial en un hotel cinco estrellas. Después de 10 años de experiencia en hotelería (la carrera que elegí y amo) por fin estaba bien parada, en un puesto que quería, con posibilidad de viajar y el futuro era prometedor. Mi familia ya apostaba a eso pero yo… yo estaba queriendo algo más.

Quería descubrir el mundo. Quería ser libre. Quería viajar, todo el tiempo posible.

La decisión más difícil: dejar todo atrás

Cuando se la conté a mi familia no lo podrían creer. Yo, tan aplicada, “la chica 10” en la facultad, en pleno desarrollo profesional, en un buen puesto, ¿renunciando a todo? Sus miedos e inseguridades eran justamente suyos, pero no míos. Yo estaba decidida. Quería irme y sin fecha de vuelta.

Por eso, presenté la carta de renuncia y el primero de enero de 2014 ya estaba rumbo a Brasil, emprendiendo mi gran sueño. Ese primer viaje desde que renuncié “a la vida formal” fue totalmente transformador.

Ese fue el mejor y el peor año de mi vida, al mismo tiempo. Me fui con mi mejor amiga a recorrer la costa de Brasil y a vivir el mundial bien de cerca. Impensado para la forma de vida que llevaba antes.

Mientras todo era aventura y felicidad, llegó el llamado que nadie quiere escuchar cuando estás tan lejos…

Hace más de cuatro años tomé la decisión de dejar el “trabajo formal” y dedicarme a viajar e ir trabajando por el mundo. Al principio haciendo temporadas, y más tarde, ya de manera freelance gracias a mi blog y las oportunidades que éste me presenta. Fue una decisión difícil. Soy una apasionada de la hotelería y amaba mi trabajo. Nunca dejé de trabajar en servicio o con clientes. Me gusta lo que hago y me gusta reinventarme. Animarme a más… Gracias a mi trabajo actual puedo viajar libremente, decidiendo los destinos y las fechas según nuestras ganas y oportunidades. El viaje a Aruba fue el último reconocimiento a mi esfuerzo y me da fuerzas para seguir y confiar en mi y en lo que hago. ¡Gracias a todos los que me bancan desde el día uno! ¡Gracias a los que llegan de casualidad y se quedan acá, viajando conmigo! ❤️ . . ¡Felíz Día del Trabajador! 🙌 . . #workday #work #myjob #freelance #tourism #travelblogger #blogging #blogger #bloggergirl #OneHappyIsland #Aruba #igersargentina #beach #beachlovers

Una publicación compartida de Travel Blogger Blog de Viajes (@viajeydescubra) el

El lado B de los viajes: el peor momento

Por Skype mi familia me contó que mi mamá estaba internada en terapia intensiva y que creían que tenía que volver. No voy a meterme mucho en ese tema porque es una de las partes más duras de mi vida, pero sí contarles que me tocó despedir a mi mamá en abril de 2014. Abrí mi corazón contando ese momento en mi blog.

Mi gran compañera, la que me dió las alas, la que me apoyó para que viaje y cumpla mis sueños, a pesar de extrañarme y preocuparse horrores, como toda madre. Gracias a ella me fui a vivir y trabajar en Walt Disney World (Estados Unidos) cuando tenía sólo 20 años. Esa experiencia me abrió la cabeza y sabía que tenía que viajar, que había mucho por descubrir.

Vivir viajando

Sé que dejar mi vida formal atrás fue la mejor decisión de mi vida. Fue el click que necesitaba para amigarme conmigo, aceptarme como soy y amarme de verdad.  Aprendí que siempre se puede. Los sueños están para cumplirlos, sea lo que sea. El mío es viajar y descubrir el mundo pero puede que tu sueño sea trabajar en la televisión o ser voluntaria en África. Hay que dar el primer paso y luego el próximo. Poco a poco, todo se va dando.

Hace cinco años, meses antes de renunciar, abrí mi blog de viajes: viajeydescubra.com y fue otra de las mejores decisiones de mi vida. Hoy el blog representa una fuente de ingreso y mi carta de presentación. Trabajo y viajo gracias a él. Hoy soy “freelance”, trabajando en cualquier lugar donde tenga internet. 

Los viajes siempre están presentes en mi vida. Ya conocí 34 países y voy por más. Me encanta moverme lento.

Trabajé en muchas ciudades para poder instalarme y vivir la cultura “desde adentro”. Viví en Orlando, con sólo 20 años, y trabajé en Walt Disney World, un flash. Fui niñera en Menorca, España, en mi primer viaje sola durante 6 meses por Europa. Trabajé desde aquel 2014, durante cinco veranos, en Florianópolis, vendiendo excursiones en la playa.

El año pasado recorrí en pareja Europa y cumplimos el sueño de Tailandia y China, uno de los destinos más diferentes y más intensos de mi vida viajera.

Ahora sueño con descubrir Japón de punta a punta y Nueva Zelanda y Australia, ¿por qué no? ¡El mundo está ahí para que cumplamos nuestros sueños.


¿Te gusta? Compártelo con tus amig@s!

Flor Zaccagnino

Argentina, viajera y soñadora. Tengo 30 años y hace 4 decidí vivir viajando y contar mis experiencias en mi blog. ¡Te invito a compartir tus viajes y soñar conmigo!

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comentarios

Seleccionar formato
Cuestionario Trivia
Serie de preguntas con respuestas correctas e incorrectas que intentan verificar el conocimiento
Historia
Texto formateado con objetos insertados y visuales
Lista
Los clásicos listados de Internet
Video
Youtube, Vimeo o Vines