El primer museo subacuático del Mediterráneo abrió sus puertas en Chipre

museo subacuático del Mediterráneo
Redactora Social
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

93 esculturas del artista británico Jason deCaires crearán un arrecife artificial que aumentará la biodiversidad y el atractivo del turismo de buceo de la zona.

No fue una sorpresa para los lugareños de la ciudad costera de Ayia Napa en Chipre cuando su alcalde Christos Zannetos abandonó su camisa y zapatos por un aqualung y aletas para sumergirse en las aguas de la playa de Pernera. El propósito de esta aventura estaba lejos de ser recreativo, ya que el alcalde estaba inspeccionando un museo que exhibe esculturas sumergidas antes de su inauguración oficial el 31 de julio.

93 obras del artista británico Jason deCaires Taylor, inspiradas en la interacción entre el hombre y la naturaleza, muchas de ellas con temas de la mitología griega, han sido instaladas en el Museo de Escultura Subacuática de Ayia Napa (Musan), catalogado como el primer museo subacuático del Mediterráneo.

El autor, un ecologista famoso por sus obras de arte que sirven como arrecifes artificiales, está detrás del primer parque de esculturas submarinas del mundo, el Parque de Esculturas Submarinas de Molinere Bay, creado en 2006 y catalogado entre las 25 Maravillas del Mundo por National Geographic.

Según lo informado por el Correo de Chipre, el alcalde Zannetos estuvo acompañado en su recorrido submarino por el ministro de Transporte, Yiannis Karousos, y el propio Taylor, quienes comprobaron el estado de las esculturas antes de la gran inauguración.

Las esculturas, realizadas con materiales marinos como piedras, rocas y conchas, se han colocado en un arenal, a 200 metros de la costa, a profundidades de entre seis y 10 metros, para atraer una variedad de criaturas marinas. El museo dijo en un comunicado que espera que la biodiversidad de la zona se enriquezca pronto y que surja un increíble bosque submarino, el primero de su tipo en el mundo.

Además de preservar y enriquecer la biodiversidad de Ayia Napa, el municipio espera atraer turistas buceadores a través del museo submarino. Las proyecciones son de más de 50.000 visitantes anuales durante todo el año, ya que la temperatura de las aguas chipriotas es apta para el buceo durante todo el año.

Las obras de arte de Taylor son esencialmente arrecifes artificiales, formados por esculturas cuidadosamente fabricadas. Cada escultura se crea con cemento de grado marino duradero, no tóxico, de pH neutro, libre de contaminantes dañinos, que se convierte en una parte integral del ecosistema local. La textura rugosa del cemento alienta a las larvas de coral a adherirse y prosperar en sus grietas, mientras que los pliegues de la ropa forman rincones donde se instalan peces y crustáceos.

Para maximizar el impacto ambiental positivo, Taylor a menudo coloca sus esculturas lejos de los arrecifes existentes, a menudo en áreas de bancos de arena yermos. Esta táctica da un impulso a la biodiversidad, pero también desvía a los buceadores descuidados de los delicados ecosistemas y frágiles corales de los arrecifes existentes.

Durante las últimas décadas, la Tierra ha perdido más del 40 por ciento de sus arrecifes de coral naturales. El Instituto de Recursos Mundiales advierte que el 90 por ciento de los arrecifes de coral estarán en peligro para el 2030 y todos ellos para el 2050. En este espantoso telón de fondo, Taylor dice que sus museos submarinos son fundamentales para fomentar el cuidado y la comprensión de los ecosistemas marinos en peligro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *