El proyecto de restauración de pastos marinos más grande del mundo es un éxito: plantaron 900 hectáreas y crecieron hasta cubrir 3,500

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Lo que comenzó como un experimento, se convirtió en el mayor éxito de su tipo. Un proyecto de restauración de pastos marinos en el sureste de Virginia está demostrando la capacidad de recuperación de los ecosistemas marinos cuando se les da la oportunidad de recuperarse.

Un grupo de científicos marinos y voluntarios esparció más de 70 millones de semillas de hierba marina en una parcela de 200 hectáreas en el extremo sur de la costa este de Virginia (Estados Unidos). Dirigido por el Instituto de Ciencias Marinas de Virginia y con la ayuda de The Nature Conservancy, el proyecto ha crecido a más de 3.600 hectáreas, lo que lo convierte en la restauración de pastos marinos más grande del mundo.

En perspectiva, este proyecto emblemático de praderas de pastos marinos frente a la costa de Gales usó 750.000 semillas para crear una pradera de dos hectáreas.

Durante los 20 años que llevó crear el mega ecosistema de 3.600 hectáreas en Virginia, los científicos han podido ver el proceso desde la infancia hasta la edad adulta. Han estado documentando cada detalle, cada paso del camino, a fin de sentar las bases del conocimiento para la restauración generalizada de pastos marinos en todo el mundo. Esto es importante porque los pastos marinos no son solo un buen hogar para los peces; también puede ayudar al planeta.

Si bien a veces se hace referencia cariñosamente a la selva amazónica como los ‘pulmones del mundo’, la combinación de masas de materia vegetal en descomposición y malas condiciones del suelo significa que su potencial de almacenamiento de carbono es en realidad menor que el de otros ecosistemas forestales, como la Taiga en Rusia, por ejemplo.

sanc0067

De hecho, más que cualquier bosque terrestre en su potencial de absorber CO2 y nitrógeno de la atmósfera son los ecosistemas marinos costeros como manglares, bosques de algas marinas, marismas y praderas marinas.

Según el artículo 10 Reasons to Hope de WWF, los pastos marinos pueden capturar carbono 35 veces más rápido que incluso las selvas tropicales, pero como actualmente cubre solo el 0,2% del lecho marino, el potencial para utilizar más pastos marinos como compensación de carbono es esencialmente ilimitado.

En las lagunas costeras de Virginia, donde los científicos han estado trabajando, no ha habido pastos marinos desde la década de 1930, cuando una enfermedad y un huracán los aniquilaron.

Desde que el equipo ha estado sembrando semillas de pastos marinos, han notado una resistencia sorprendente en el ecosistema. Aunque una ola de calor marina destruyó varios prados en el curso de su investigación, solo les tomó tres años recuperarse en la vida vegetal, mostrando su sorprendente resistencia.

La resiliencia es su (y nuestra) gran fortaleza en un clima cambiante, ya que se ha descubierto que los lechos de pastos marinos maduros secuestran 1,3 veces más carbono y 2,2 veces más nitrógeno en sus raíces y el suelo que los rodea que los lechos de pastos marinos jóvenes.

Seagrass

3.000 toneladas métricas de carbono, el equivalente a las emisiones de 653 automóviles conducidos durante un año, y 600 toneladas métricas de nitrógeno fueron secuestradas cada año por las praderas del proyecto en la marca de los 20 años.

Había forma y función en los lechos de pastos marinos, medida por la calidad del agua y la vida animal. “Fuimos testigos de una disminución sustancial en los niveles medios de turbidez durante los meses de verano desde que se inició la restauración dentro del prado”, explica el estudio.

A la pérdida de las praderas de pastos marinos le siguió el abandono de la zona por parte del ganso brant y la pesca comercial de vieiras.

“En mis primeros años aquí, no había pastos marinos y no los había durante décadas”, dijo Karen McGlathery, ecóloga costera de la Universidad de Virginia en Charlottesville a Science News. “Hoy, hasta donde puedo nadar, veo prados frondosos, rayas, algún que otro caballito de mar. Es bonito.”

En el futuro, los pasos que lograron este éxito espectacular podrían replicarse, dicen los investigadores, en otras áreas del país donde una vez florecieron exuberantes ecosistemas de pastos marinos, como la Bahía de Biscayne en Florida.

“A medida que el mundo se asienta en la era del Antropoceno y las agencias reguladoras de todo el mundo buscan conservar y recuperar valiosos servicios de los ecosistemas, nuestro estudio proporciona un ejemplo positivo de que las restauraciones marinas exitosas son posibles en las escalas que contribuyen directamente al bienestar humano”. lee el estudio.

“Aborda los entregables clave para el Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración de Ecosistemas (2021-2030) y el Decenio de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible, incluida la recuperación de un hábitat marino amenazado, la conservación de la biodiversidad, la provisión de hábitat y el secuestro de carbono”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

Una de las mejores mesas de la casa en un restaurante de la ciudad de Nueva York es (o era) también una habitación de hotel. ¿Cómo? En medio de reglas estrictas para cenas en interiores y un menor número de viajeros debido a la pandemia, Le Crocodile, un restaurante francés del Wythe Hotel en Williamsburg, ha optado por una solución innovadora y oportuna para los tiempos que corren.

Se trata de la posibilidad de acceder a una experiencia de restaurante totalmente privada dentro de una habitación de hotel vacía. Si bien la iniciativa tiene su sustento en propiciar espacios seguros y garantizar el menor contacto posible entre personas desconocidas, también ha servido como una estrategia para compensar las pérdidas comerciales debido a la ausencia de turistas internacionales en la Gran Manzana.

Así, por una cifra de cien dólares por persona, los comensales obtienen la habitación durante toda la noche para disfrutar de comida y bebidas francesas. Por lo pronto, según ha trascendido, las habitaciones privadas están completamente reservadas la mayoría de los fines de semana. No obstante, Le Crocodile todavía tiene su comedor interior principal y su jardín al aire libre con asientos limitados y mesas distanciadas físicamente según lo dictado por las pautas del estado neoyorquino.

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada
Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

El propietario del restaurante y chef de este hotel de Nueva York, Aidan O’Neal, dice que se le ocurrió la idea de reemplazar las camas por mesas de comedor, pero al principio nadie pensó que fuera una buena idea. Revisaron la idea nuevamente en el verano y ahora todas las habitaciones del segundo piso del hotel se han convertido en comedores.

Conoce Wythe Hotel: cómo es por dentro el hotel de Nueva York que convirtió sus habitaciones en comedores

El Wythe Hotel ocupa una antigua fábrica centenaria, tiene 70 habitaciones y está situado en el litoral de Brooklyn. Se ha conservado su carácter industrial y algunas habitaciones tienen paredes de ladrillo visto.

hotel de Nueva York

Todas las habitaciones cuentan con techos altos (casi 4 metros) de madera originales, ventanas y suelo de hormigón con calefacción. Algunas habitaciones ofrecen vistas al perfil urbano de Nueva York, y otras dan a los barrios de Brooklyn y Williamsburg.

hotel de Nueva York

El hotel tiene un restaurante en la planta baja, Le Crocodile, y un bar en la 6ª planta, el Lemon’s. El Lemon’s ofrece platos pequeños, y Le Crocodile sirve desayunos, almuerzos y cenas a base de platos americanos. Para las comidas, se utilizan ingredientes de origen local. Hay un comedor privado.

hotel de Nueva York

La parada de North Williamsburg del ferry de East River está a 644 metros del alojamiento, t el Music Hall de Williamsburg se encuentra a 483 metros del Wythe Hotel.

Si quieres conocer más curiosidades como esta, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO