El sueño de Diego Rivera de una ‘Ciudad de las Artes’ en México se convierte en realidad 80 años después

Museo Anahua Calli
Foto: Museo Anahua Calli
Redactora Social
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

Diego Rivera creó muchas obras maestras, pero imaginó una obra magna que nunca llegó a lograren su vida: una ciudad de arte, donde los practicantes mexicanos de todas las edades y disciplinas pudieran ir a estudiar, exhibir y celebrar el arte de su diversa herencia cultural. .

Esposo y mentor de Frida Kahlo, Rivera es famoso por su uso del cubismo en grandes murales públicos como «La historia de México», «La alegoría de California» y «El hombre en la encrucijada», encargado por los Rockefeller, pero fue después de una carrera larga e histórica que compró un terreno en un suburbio de la Ciudad de México para construir su utópica Ciudad del Arte.

Ahora, 65 años después de su muerte, la Ciudad de las Artes de Rivera finalmente ha cobrado vida.

La Ciudad de las Artes, un complejo de 6,000 metros cuadrados al sur de la capital, se centra alrededor de un museo inspirado en un templo azteca construido con roca volcánica del volcán Xitle que entró en erupción en el año 400 aC, en el que se encuentra la colección personal de Rivera de más de 50,000 artefactos prehispánicos alojados.

En 1941, de regreso de un viaje a San Francisco, Rivera emprendió la construcción del Museo Anahuacalli, que buscaba generar una continuidad entre el arte moderno y la estética precolombina.

Inaugurado en 1964 como la pieza central de su Ciudad de las Artes imaginada, ahora finalmente está rodeado por 13 estructuras adicionales que se construyeron durante seis años a un costo de más de un millón de dólares, completando el esquema original de Rivera.

Los espacios incluyen galerías, espacios de actuación, talleres y nuevas oficinas, todos construidos por uno de los estudios de arquitectura más reconocidos de la Ciudad de México, Taller de Arquitectura, “para reunir al artista de la escuela y la academia con el alfarero, con el tejedor , con el cestero, con el cantero, con todo lo que sea expresión pura del pueblo de México”, según palabras del propio Rivera.

“La idea es que, como en las ciudades precolombinas, las edificaciones poco a poco conecten y permitan la relación entre las partes. Los edificios están construidos con muros de piedra volcánica… [y] celosías; atmósferas livianas que ya existían en el edificio principal de Diego”, dijo a El País Mauricio Rocha, arquitecto jefe del proyecto. “Además, con las nuevas tecnologías que utilizamos, parece que los edificios navegan en una especie de mar de lava”.

Las inauguraciones de las nuevas áreas, incluido el espacio experimental La Piedra, se llevaron a cabo en octubre del año pasado para coincidir con el festival del Día de los Muertos, y albergaron un festival de la tierra que se centró en la cerámica y otras instalaciones y conciertos al aire libre.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.