Según estudio, los elefantes marinos hacen siestas cortas de no más de 10 minutos para protegerse de los depredadores

elefantes-marinos-siestas-cortas-1
Editora / Travel Content Editor
¡Valora esto!

Un estudio con participación de la Universidad de California (EE.UU.) que publica Science analizó los comportamientos de sueño de elefantes marinos del norte (Mirounga angustirostris) siguiendo una tendencia particular para la especie. Los animales salvajes tiene diversas estrategias para conjugar la necesidad de dormir cada día con el riesgo de depredación y los elefantes marinos son una muestra de ello.

Tal parece que en el reino animal algunas especies duermen apenas un par de horas al día: en el caso de los elefantes marinos del norte se produce durante los siete meses que están en mar abierto y se ha conocido gracias a una nueva herramienta de monitorización remota para detectar el sueño en el mar.

El sistema registró de forma no invasiva la actividad cerebral, la frecuencia cardíaca y el movimiento espacial tridimensional de los elefantes marinos en un entorno de laboratorio y entre ejemplares salvajes en la bahía de Monterrey, en California.

Según estudio, los elefantes marinos hacen siestas cortas de no más de 10 minutos para protegerse de los depredadores
Según estudio, los elefantes marinos hacen siestas cortas de no más de 10 minutos para protegerse de los depredadores.

Esta especie de foca emprende viajes para buscar alimento en el océano que duran siete meses y alcanzan más de 10.000 kilómetros. Curiosamente, según comprobó el equipo especialista, los elefantes marinos hacen siestas cortas, de unos 10 minutos, durante las que mantienen la respiración y se sumergen varios cientos de metros, en profundidades a las que no suelen llegar sus depredadores.

En estas inmersiones, las focas pasan de un estado de adormecimiento a un sueño de ondas lentas (SWS), fase en la que mantienen una postura erguida, que acaban perdiendo cuando entran en la fase REM.

En esta segunda fase, caracterizada por el movimiento ocular rápido, las focas se giran boca abajo en lo que el estudio describe como una «espiral de sueño», tras lo que despiertan y vuelven a la superficie. Se trata de una estrategia que permite a los animales entrar en un sueño REM completo, pero a profundidades que reducen el riesgo de depredación.

Este patrón de sueño se mantiene los siete meses que pasan en mar abierto; el resto del año están en las playas, durante la época del cría, cuando sus costumbres cambian radicalmente y duermen hasta diez horas diarias.

Los datos de inmersión muestran que los elefantes marinos bucean constantemente, por eso el equipo pensaba que debían estar durmiendo durante lo que se llama inmersiones a la deriva, cuando dejan de nadar y se hunden lentamente, “pero realmente no lo sabíamos», dijo Daniel Costa, uno de los firmantes del estudio de la Universidad de California. «Ahora, por fin podemos decir –destacó- que definitivamente duermen durante esas inmersiones, y también descubrimos que, en general, no duermen mucho en comparación con otros mamíferos», agregó.

De hecho durante esos meses en el mar compiten por el récord de menos sueño entre todos los mamíferos, actualmente en manos de los elefantes africanos, que parecen dormir solo dos horas por día según sus patrones de movimiento.

Los elefantes marinos son muy vulnerables ante predadores como los tiburones y las ballenas asesinas cuando están en la superficie de aguas oceánicas abiertas, por eso solo pasan un par de minutos respirando fuera entre sus inmersiones.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También
Te puede interesar