[Entrevista] Recorre las islas de Tailandia limpiando el océano y creando conciencia sobre el consumo responsable

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Viajar en forma responsable se ha convertido en la prioridad de muchos viajeros, que al mismo tiempo que exploran nuevos rincones del planeta, buscan también encontrar cierta armonía con el medio ambiente.

Carla Santarelli Grossman viajó en marzo desde Argentina hacia el Sudeste Asiático, en uno de esos viajes tan añorados que, para muchos, pueden resultar completamente reveladores.

Inicialmente, Carla emprendería su viaje Tailandia para acompañar a su maestro en un retiro de Ayurveda y crecimiento personal. Sin embargo, debido la pandemia, el retiro se canceló y aún así, Carla sintió que en Tailandia la esperaba una experiencia más trascendental.

“Teniendo pasaje en mano, era la oportunidad perfecta. Yo soy muy de lanzarme a la aventura, me gusta viajar improvisando, ligera y libre”, nos cuenta.

View this post on Instagram

Hace meses tengo a la vista el libro que @dafneschilling me regaló: DOCE ESTACIONES DEL ALMA. Sin embargo, la vorágine y las excusas no me dejaron arrancarlo hasta hoy. Les quiero compartir un fragmento que me encantó: Johann Goethe dijo: "La magia es simplemente creer en tu mismo; si eres capaz de hacer esto, puedes hacer que suceda cualquier cosa", y parte del poder de la intención es creer y confiar en eso que sembrás en vos. Podés hacer muchas cosas por modificar tus días, llenarte de clases, libros y talleres para alimentar el alma, pero si no empezas a generar un compromiso de cambio con vos mismx, ese cambio no servirá de nada. Me resonó porque en mis talleres y clases hablo mucho sobre el poder de la intención y sobre ser responsables de nuestras vidas. Pero el tema es dónde me interpela ese párrafo a mi… a vos… . Necesito que el día a día no me lleve puesta, no quiero comer tan rápido ni con tanta ansiedad, pienso que me haría mucho bien hacerme más automasajes, y que me gustaría dar talleres por el mundo, que quiero tener más tiempo libre y ser capaz de disfrutarlo, amaría volver a tener hobbys y hacer deporte, sé que me haría muy bien volver a mi relación inestable con la meditación, y tengo la certeza de que quiero ayudar más. Pienso, también, que ésta lista de intenciones me la repito muy seguido, y sin embargo cambio muy poco mi rutina del caos, pero no me juzgo. Me la puedo repetir millones de veces más. Cada cambio, aunque ínfimo, es un cambio, y no quiero dejar de atesorarlo. Demasiado nos machaca la vida, como para aparte, automachacarnos… . Nos abrazo, con las imperfecciones, frustraciones, y también la fuerza. Nos abrazo desde la aceptación de las debilidades de la humanidad, que no por eso nos hacen menos poderosxs. Nos abrazo queriendo saber ver en vos, alguien a quien también la vida se ha llevado por encima, cada une a su modo, con su historia, nadie más, nadie menos. Cuál es tu COMPROMISO DE CAMBIO? Te animás a escribirlo abajo? Tal vez inspirás a otre en el cambio. #inspiration #lifechanging #ayurveda #lifestyle #selflove

A post shared by Carla Santarelli Grossman (@elcontactosana) on

Fue justamente en la isla tailandesa de Koh Samui, en donde un día Carla salió a recorrer playas vecinas y la cantidad de plásticos que encontró en el mar la impactaron de tal manera que comenzó a recogerlos y a atarlos en su kayak con las redes de pescadores que encontró allí.

En un destino como Tailandia, en donde la problemática del plástico es realmente preocupante, son muchas veces los mismos visitantes como Carla quienes, indignados ante la falta de un sistema de reciclaje sólido, se animan a ir más allá y dejar una huella a su paso.

Carla, que hace años practica la filosofía del consumo responsable, continuó con la limpieza de playas en la isla de Koh Tao, en donde se encuentra actualmente.

¿La movida contagia?

Claro que sí, es realmente fascinante. Cuando voy a alguna playa, en general llevo bolsas de consorcio conmigo y la gente se suma, acercándome montones de basura. De la misma manera, cuando me ven arrastrando bolsas repletas de residuos también se acercan a ayudarme.

Es importante entender que cuidar el medio ambiente es una responsabilidad de todos. Yo no soy ninguna heroína por estar levantando basura, vos también podés hacerlo.

Recuerdo que el verano pasado, en Uruguay, estaba levantando basura en la playa y se acercó un hombre y me dijo “Pará que te ayudo”. Automáticamente me salió del alma la frase “No, no me ayudás a mi. Te ayudas a vos, al medioambiente. Pero no lo hagas por mi”.

¿Cuál es el objeto contaminante que más encontrás en el océano?

El objeto que más encuentro acá en Tailandia son botellas de plástico, sin lugar a dudas. También hay una cantidad inexplicable de redes de pescadores, encendedores y mucho telgopor.

Hoy justamente fui con un grupo de una escuela de buceo a limpiar las profundidades del mar. Llegamos hasta unas playas a las cuales no podés acceder si no vas en barco y entre las piedras encontramos mínimo medio metro de telgopor. Yo me preguntaba, “¿hace cuánto está ahí?”. Es realmente muy triste.

En base a tu experiencia, ¿crees que hubo un decaimiento de la contaminación plástica a partir de la pandemia?

Por supuesto, por lo menos en donde estoy ahora, en la isla de Koh Tao, fue así. Desde hace ya 3 meses que acá ya no hay muchos turistas y los pocos que estamos, le estamos poniendo el alma: no hay día que no salga a la calle sin bolsas de consorcio.

Hace poco ví que acá en la isla hay una movida iniciada por los mismos locales y decidí sumarme. Necesitamos actuar cuanto antes para que el sistema se regenere en forma urgente.

Y viajando, ¿también podemos practicar un consumo responsable?

Si, claro. Tenemos que empezar a tomar más dimensión, ser más conscientes sobre lo que consumimos y aprender a rechazar o reutilizar los productos, también durante un viaje.

Hace poco, a través de mi cuenta de Instagram lancé un challenge en el que desafiaba a las personas a registrar cuánta basura generaba en una semana. En ese momento, yo estaba viajando desde Koh Samui a Koh Tao, y transporté una bolsa llena de basura con todas las botellas de plástico que consumía, sorbetes e incluso máscaras de snorkel.

Es realmente impactante cargar con tu propia basura porque implica verla de frente y tomar mucho más conciencia.

Tailandia
Carla Santarelli Grossman

Vinculando tu experiencia personal con la problemática medioambiental actual, ¿qué hábitos de sustentabilidad crees que debemos adoptar?

Personalmente, lo que más me preocupa es que el ser humano vive en esta vida pensando que no hay un mañana. Es importante darnos cuenta de que hay un otro: debemos olvidarnos de que somos el centro del mundo y también hacerlo por las generaciones futuras.

Y con respecto a la contaminación a nivel general, creo que lo más importante, más allá de la conciencia a la hora de no generar basura, es dar el paso hacia el veganismo. La industria cárnica es causante de la deforestación, contaminación y consumo de aguas, producción de gases de efecto invernadero, sufrimiento y abuso. Mientras que para cultivar un kilo de maíz se necesitan 1.500 litros de agua, para un kilo de carne se precisan 15.000 litros de este líquido. Si querés realmente hacer un cambio radical, el veganismo es el camino o reducir drásticamente el consumo animal (siempre acompañando el proceso por un especialista).

En un curso de conocimiento de la vida marina en el que participé nos comentaban justamente que el sistema está completamente desequilibrado: el ser humano está haciendo atrocidades con la Tierra.

Por eso, tenemos que empezar a tomar conciencia en todos los ámbitos de nuestras vidas: no abusar de la electricidad o del uso del plástico, reducir, reutilizar, reciclar y rechazar. Sino somos máquinas de hacer basura.

En conjunto con todo esto va muy de la mano el amor propio. Es como cuando dicen que si tu espacio físico está desordenado es un fiel reflejo de tu desorden mental: de la misma manera, yo quiero rodearme de un espacio saludable que me represente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Brasil: El Cristo Redentor de Río de Janeiro volvió a rendir homenaje a las víctimas del COVID-19​

La proyección sobre la emblemática estatua que se encuentra situada en el cerro del Corcovado en Río de Janeiro fue realizada durante la noche del miércoles, con un mensaje compuesto por luces y traducido en varios idiomas.

El principal punto turístico de Brasil decidió acompañar nuevamente al mundo con el mensaje “Todos juntos para cada vida“, en especial para rendir homenaje a las más de 60.000 muertes que se han registrado en el territorio brasilero.

Río de Janeiro
El Cristo Redentor de Río de Janeiro volvió a rendir homenaje a las víctimas del COVID-19

Dicha iniciativa también fue acompañada por un acto religioso en el Santuario del Cristo Redentor, encabezado por el obispo de Río de Janeiro, el cardenal Orani Joao Tempesta. También contó con la participación virtual del Papa Francisco, quien leyó un mensaje para todos los participantes. No obstante, por la presencia de fuertes vientos y lluvias, debieron trasladar la celebración a una iglesia de la zona.

Anteriormente, el Cristo Redentor de Río de Janeiro lució una máscara proyectada en su rostro para concientizar a la población de la importancia de su uso durante la pandemia. También se habían proyectado imágenes de banderas que registraban casos de Covid-19 y de médicos en conmemoración a su gran labor durante estos tiempos difíciles.

Esto último se debe a que el Cristo Redentor se encuentra cerrado al público a mediados de marzo y, desde aquella fecha, su imponente figura Art Decó ha servido para exhibir mensajes de solidaridad.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO