Bárbara y Victoria trabajan juntas como azafatas de una aerolínea en Argentina. Conversamos con ellas y les preguntamos de todo sobre su trabajo y lo que pasa en el aire: desde la seguridad hasta la comida, pasando por las anécdotas y los pasajeros más raros que vieron en vuelo. Esto nos contaron…

¿Les molesta que les digan azafatas y no TCP?

No, ya que no todos saben cómo se debe decir, y además es más simple que decir Tripulante de Cabina de Pasajeros (o sus siglas TCP). Pero a algunas sí les molesta, ya que creen que son menospreciadas si son llamadas así. ¿Saben qué es una azafata  realmente? Una criada de la Reina, que se ocupa de las joyas y vestidos. Nada que ver con el avión, ¿no?

¿Qué es lo primero que miran o piensan cuando suben los pasajeros?

¡Se mira todo! De pies a cabeza disimuladamente para ver si traen algún objeto extraño o sospechoso y para observar el comportamiento y actitud de cada pasajero, y poder advertir y prevenir cualquier situación que se llegara a presentar. Hacemos un  escaneo visual inmediato a cada uno de los pasajeros que suben, sin descuidar de saludar a uno por uno con una sonrisa.

¿Cuáles son los pasajeros más molestos?

Los pasajeros que ensucian el avión, definitivamente. Que dejan basura o que hacen desastres con la comida y la dejan tirada por los asientos y pasillos. También los que hacen jugar al bebé con las cartillas de seguridad y revistas, y las rompen en pedacitos y las dejan así en el piso.

¿Es común que se hagan bajar pasajeros del avión si tienen una conducta inapropiada? ¿En qué casos puede pasar?

No es común, no pasa seguido por suerte. Pero sí tenemos procedimientos a  seguir en caso de “pasajeros disruptivos”, que son  aquellos que por su comportamiento o presunta intoxicación, son advertidos  reiteradas veces, y en caso de no corregir su actitud, el pasajero es bajado del vuelo con previa autorización del comandante y coordinación con los servicios de seguridad pertinentes.

¿Tienen para contar alguna anécdota graciosa en vuelo?

Sí, claro! La más graciosa fue en un  vuelo corto a Córdoba. Un pasajero vomitó tanto  (al punto de hacer una montaña de vómito) que lo apodamos “El Exorcista”. Manchó todo el asiento de adelante, los asientos cercanos  y el pasillo, así que para el servicio teníamos que ir esquivando y tratando de no tocar nada. Tuvimos que darle una bolsa y guantes para que trate de juntar lo de la montaña por lo menos. Su asiento quedó inhabilitado para el siguiente vuelo, y el pasajero y la novia morían de vergüenza y nos pidieron mil perdones. Lo lindo de esto es que me enteré que la novia del exorcista se va a especializar en Derecho Aeronáutico y eso me da mucha felicidad.

¿Cuáles son las cosas más raras que vieron hacer a los pasajeros?

Una señora mayor infló un chaleco salvavidas para usarlo de almohada y estar más cómoda. Claro que está totalmente prohibido hacer eso, pero según ella lo necesitaba porque estaba mal de la espalda. Al finalizar el vuelo se realizó el informe correspondiente, como siempre que ocurre alguna situación fuera de lo común.

¿Pueden dormir en los vuelos largos? ¿Dónde lo hacen?

Sí, en vuelos internacionales la tripulación tiene turnos de descanso, los cuales son de cumplimiento obligatorio por normativas de seguridad aérea. Cuando unos descansan, otros quedan “de guardia”, y viceversa. Hay aviones que tienen un sector separado de la cabina de los pasajeros, llamado “crew rest”, con camas. Pero en aviones más pequeños que no cuentan con este sector, se utiliza la última fila de asientos, la cual tiene cortinas para poder aislar la zona.

¿Qué pasa si alguien ocupa un asiento que está vacío pero no es el suyo?

No pasa nada. Si el asiento está vacío puede usarlo cualquier pasajero, a menos que por un  tema de “peso y balanceo” los pasajeros deben respetar los asientos que les fueron asignados.

¿Se puede repetir la comida?

No se puede repetir la comida porque se sube la cantidad  justa de servicios. Una por pasajero. Pero si llegara a sobrar porque alguien no quiso su servicio,  y las “azafatas” son buena onda, quizás podrías tener suerte y comer doble.

Hay pasajeros que se llevan las mantitas del avión…

No se pueden llevar las mantitas, ni las almohadas, o auriculares, ya se todo se vuelve a reacondicionar para usar en los siguientes vuelos. Por las dudas aclaro que tampoco se pueden llevar las cartillas de seguridad y menos que menos los chalecos salvavidas!

¿Qué es lo que más les gusta de ser azafatas?

Quedarme de “posta” en otra provincia o país. Tengo la suerte de poder conocer lugares a los que nunca se me hubiera ocurrido ir, y recorrer y ser turista en el tiempo que me quedo en ese lugar.

También está bueno cuando en los vuelos pasan  cosas inesperadas, como que una orquesta sinfónica se ponga a tocar durante el vuelo y sea un momento único y emocionante, que sucede a 12.000 metros de altura.


¿Te gusta? Compártelo con tus [email protected]!

Luz de Sousa Quintas

Soy periodista y viajera frecuente. Escribo relatos y experiencias sobre mis viajes en @lulideviaje

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

Selecciona el tipo de publicación
Historia
Cuéntanos tus experiencias con fotos, videos y links!
Lista
Los clásicos listados de Internet
Video
Youtube, Vimeo o Vines